Historia de un fósil

  • Por Elizabeth Velázquez Rodríguez
  • Visto: 4696
Leer más...Un buen día Miguel despertó y, como nunca, fue consciente de sus 89 años. El espejo le devolvía unos ojos llorosos y marchitos. La edad le pesaba y se aferraba a sus huesos como hierro fundido. Era un fósil. Así lo llamó ayer su nieto Jorgito, simplemente porque le pidió que bajara la música. “¡Qué muchacho ese, caray!” Ya no le teme a la oscuridad, ni llora para que lo lleve al parque o le haga un cuento antes de dormir. Ahora le grita que se vaya para un museo, donde están las “cosas de la prehistoria”.

Martí en las entrañas

  • Por Hilda Pupo Salazar
  • Visto: 5079

En enero de 1880 llega José Martí a Nueva York, Estados Unidos. Pronto descubre los grises de aquel país, que lo había deslumbrado en un inicio  y nos lega su ideario antiimperialista.
Una de esas manchas fue el carácter invasor de tal territorio, por lo cual alerta a Cuba y la América y otra lo erróneo de ponerse de espalda al resto de las naciones,  con su proceder equivocado, como “una lección inequívoca de que Estados Unidos va por un lado y el mundo por otro”.
En tal frase caben  varios actos actuales, frutos de la presente política del Imperio, bajo la administración de Donald Trump,  la cual aísla, cada vez, más a ese territorio por algunas de sus determinaciones totalmente inexplicables.
Una de esas acciones ocurre el pasado Octubre, cuando en la ONU  votan contra el bloqueo yanqui contra Cuba. En la sala principal del organismo internacional, con 191 países a favor de archipiélago frente a las negativas del Norte e Israel,  acentua la soledad del gobierno norteamericano.
También, el sentimiento martiano resulta congruente con la insólita decisión de EE. UU de   retirarse del Acuerdo de Paris, un protocolo de los estados, para rechazar el cambio climático a través de un comportamiento racional.
Entre los principales responsables del cambio climático, llamado por Trump “invento chino” está Estados Unidos por sus emanaciones a la atmósfera, por tanto, su postura resulta peligrosa.
La primera potencia mundial contribuye  próxima al 15 por ciento de las emisiones de carbono mundiales,  además es una fuente significativa de financiamiento y de tecnología en países subdesarrollados que llevan adelante esfuerzos para luchar contra la subida de las temperaturas.
La salida del compromiso entorpece que el resto del mundo alcance las metas en el marco del pacto: mantener el alza de la temperatura global por debajo de los 2ºC.
  Los países  firmantes del acuerdo se comprometen a reducir sus emisiones de carbono, además de limitar la cantidad de gases de efecto invernadero emitidos por la actividad humana a niveles que puedan absorber naturalmente los árboles, el suelo y los océanos, comenzando, en algún punto, entre los años 2050 y 2100.
Acordaron  revisar, cada cinco años, la contribución de cada país a recortar las emisiones de carbono y permitir a los países ricos ayudar a las naciones más pobres con "financiación climática" para adaptarse al cambio climático y cambiar a las energías renovables
Otro  de esos actos inexplicable es la determinación de Estados Unidos de retirarse de la UNESCO, caso insólito, que acentúa un proceder ignorante del presidente, quien, con su política de: “Los norteamericanos primero” es como si dijera: los demás no me importan
La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura,   (Unesco),  nace el 16 de noviembre de 1945 con el objetivo de contribuir a la paz y a la seguridad en el mundo, mediante la educación, la ciencia, la cultura y las comunicaciones.  Estados Unidos figura entre los fundadores. Y qué decir de la decisión de trasladar a Jerusalén la embajada en Israel.

Lecciones del 2017

  • Por Isis Sanchez Galano
  • Visto: 5026
Le he dado veintisiete vueltas al sol y es maravilloso ver que sigo mi vida como una adolescente cuando la dejan ir sola por primera vez a una fiesta: frenética, bailadora, gritando. A veces no tengo remedio, pero las cosas no se dan siempre como planeamos, ¿verdad?, así que trato disfrutar el viaje y aplaudir las diferencias que nos hacen únicos.
Adoro a los que me acompañan -esto lo corroboré por más de dos décadas consecutivas-. He cambiado de reparto, ropa y zapatos, pero mis amigos son mi constante. No importa si están lejos o cerca, ellos -los que se saben nombrados-, siempre me están esperando. Porque los grandes frutos obtenidos no son por sortilegio de seres iluminados, ni obras unipersonales, muy por el contrario, son el resultado del apoyo y la confianza de ese puñado de gente que te quiere.
Confieso que las tareas hogareñas me quedan grandes: no se lavar y limpiar el mismo día -a pesar de que mis congéneres lo hacen ver fácil-; odio la cola en los mercados, las cuentas económicas para “sobrevivir” la semana y las libras de más que me ha “retribuido” la cocina. Mas, ¡no hay como el techo propio! Punto.
No puedo decir que por mi profesión me he “encasillado”, cada día descubro diversos y fantásticos matices; sin embargo, cuando concluye la jornada laboral, me siento más puesta a prueba que cuando en duodécimo grado, inexperta y soñadora, elegí este oficio, al que muchos llaman “el mejor del mundo”.
El Periodismo me ha hecho analizar noticias que estremecen, porque es como si algunos caminaran dando “Trump-adas” a cada paso: “Estados Unidos se retira del Acuerdo de París”; “El mandatario de la Casa Blanca reconoce a Jerusalén como capital de Israel”; “Se recrudece el bloqueo contra Cuba”...
Otras, simplemente, te devuelven la esperanza: “Venezuela sigue firme en la construcción de su futuro”; “Inauguran viviendas en Holguín para damnificados por el huracán Irma”…
Este año reconfirmé una certeza y una postura de vida: “haz lo que las tripas te pidan”, pues, sin hacer caso a lo que digan, chatear en Facebook es divertidísimo -¡que viva Zuckerberg!-; ningún trago da el placer de una cerveza fría y aunque muuuuuuuuchas me parecen lo peor, las canciones de reggaetón me encantan.
Reafirmé, también, que uno controla muy poco su destino: el amor puede llegar inesperadamente; esa persona que creías tan indiferente a ti, puede ofrecerte momentos inefables, o una acción, tan simple como tocar un anillo, puede trastocarlo todo.
Lo cierto es que puedes planificar hasta las comillas, pero al final es la vida la que se encarga de que esos proyectos se cumplan o no. Esto me ha hecho padecer, porque - y que den fe mis conocidos- me gusta organizar las cosas y, a veces, no puedo. Lo positivo es que una vez que te dejas llevar por la corriente, siempre hay algo que surge y te sorprende. Por ello, es válido transitar con buena onda, pues la energía que se le suelta al universo, es la que se te devuelve.
En fin... fue un año de crecer y avanzar, espero que hacia el lugar correcto. Soy una persona más fuerte y confiada. Tengo una familia hermosa que venero. Y estoy orgullosa de eso. Además, tú y yo…nosotros, seguimos cultivando primaveras.

Tres "bestias" y un leñador

  • Por Calixto González Betancourt
  • Visto: 8192
Matanzas comenzó el play off semifinal igual que terminó el calendario regular: Una “maquinaria” acoplada y sin fisuras, que en el primer duelo no dejó resquicios al actual campeón, Granma, en un estadio Victoria de Girón con el clamor de miles de seguidores, ilusionados con la idea de que esta vez el desenlace será diferente.

Revolución cubana entra a sus 60 años

  • Por Rodobaldo Martínez Pérez
  • Visto: 9083
 Con el estreno, en 2018, del año 60, la Revolución Cubana continúa como fenómeno histórico engendrador de amor u odio, pero ante el cual nunca pueden estar indiferente.