“Amores perros”

Me gustan los perros, aunque quienes me conocen saben que prefiero al gato. Pese a que en mi casa siempre rigió la teoría: animales solo comestibles y de preferencia muertos, fuimos seducidos por un salchicha con ínfulas de señor. Cuando lo robaron, casi hicimos duelo, por eso entiendo a quienes estiman a sus canes de un modo que algunos considerarían exagerado. Cada quien es dueño de sus afectos y nadie está facultado para cuestionarlos.

¿Qué representantes necesita el poder del pueblo?

  • Por Rodobaldo Martínez Pérez
  • Visto: 1525
La constitución de las Asambleas provinciales del Poder Popular y del Parlamento imponen una interrogante: ¿Qué representantes necesitamos en la Cuba de hoy?

Sembrar para recoger

  • Por Hilda Pupo Salazar
  • Visto: 1253
Le dice la mamá a su amiga: “Llama a mi hija por teléfono, hoy discute la Tesis”, pero ¿la joven merecía que alguien levante el auricular, para saber de ella y sus triunfos?

Tuberculosis prevenible y curable

  • Por Lourdes Pichs Rodríguez
  • Visto: 1179
Leer más...
 
 
Juan pensó iba a “coger” un resfriado. Sentía malestar general, pero pasados unos días le sobrevinieron sudores nocturnos y una tos de “perros”, decía. Perdió el apetito y estaba siempre cansado. Ya no pudo más y fue al médico de familia, quien tras reconocerlo indicó una radiografía de tórax y un esputo para confirmar el diagnóstico. Juan tenía tuberculosis (TB).

Te lo entrego con cerebro y todo

  • Por Liset Prego Díaz.
  • Visto: 1417
Un puño levantado fue elocuente amenaza para llamar al orden. Ante su imagen la fila volvió a ser recta y se hizo silencio. El arma la esgrimía una joven docente, los amenazados: educandos que aún llevaban pañoleta azul y asistían al matutino de cierta escuela.