/   ISSN 1607-6389
Actualizado: Dom, 19 Feb 2017 - 15:14

DESCARGAR
Edición Impresa

Gibara acoge “El Huésped”

El-huesped-9-588x441.jpgPocos jóvenes de la década del 60 del siglo XX, podrían presumir de aparecer en un audiovisual cuando no existían en esa época las modernas y cómodas cámaras compactas digitales o los teléfonos celulares. Sin embargo, algunos habitantes de entonces del pueblo de Gibara, una ciudad colonial al norte del oriente de Cuba, preservaron sus imágenes en celuloide.

Gibara siempre tuvo un atractivo especial a los ojos de las cámaras cinematográficas. Fue el director de cine Eduardo Manet, quien primero la descubrió y cedió a los encantos de sus playas, arquitectura y su gente cuando filmó la película “El Huésped”, cuyo rodaje culminó en 1967.

La película narra la historia de un capitán de la aviación que llega una mañana de invierno de 1963 a Gibara. Un chofer de taxi lo lleva a la casa de huéspedes de Elena, dama de la antigua burguesía gibareña. Al principio Elena y los huéspedes lo tratan con frialdad, pero la situación cambia al enterarse de que es un capitán de la aviación civil estadounidense, que llegó a Cuba para el intercambio de medicinas contra mercenarios de Playa Girón.

Varios secretos y leyendas se tejen en torno al filme y su creador. La cinta permaneció inédita por 49 años y no fue hasta 2014 que los gibareños pudieron disfrutar de las dotes histriónicas de sus antecesores en la gran pantalla. Muchos se emocionaron al recordar y ver la imagen de quienes ya no están, como Ernesto San Juan Torralbas, hijo de Ernesto San Juan Velázquez, quien vio a su padre en una de las escenas ejerciendo su oficio de barbero, junto al reconocido actor Enrique Almirante. Torralbas siente orgullo por ver perpetuado en la gran pantalla a su progenitor y el negocio familiar que se ha transmitido por cuatro generaciones.

También se comenta que Raquel Revuelta, quien asumiera uno de los roles protagónicos no estuvo satisfecha con su actuación.

Sin embargo, lo que más conmoción causó entre los gibareños sobre este largometraje, es que su director fue quien le presentó Gibara a Humberto Solás. Él reconoció en la villa una enorme locación para el rodaje de su película interminable: el Festival Internacional de Cine Pobre. Solás se convirtió en una especie de dios sobre la tierra para los gibareños y el evento en el mayor impulsor del desarrollo socioeconómico y cultural de la villa.

En la 12 edición del evento, Gibara acoge nuevamente a “El Huésped” como homenaje a Eduardo Manet, “su conquistador cinematográfico”, por los 50 años del rodaje del filme que la descubrió para Solás y el mundo.

Eduardo_Manet_.jpgEl_Huesped_.jpgYSC_1544.JPG


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or