Los hijos se parecen más a su tiempo que a sus padres

  • Hits: 1799
A esta redacción digital llegan las más disímiles opiniones sobre la crianza de los hijos, los altos precios y la escasez de diversos recursos, por citar ejemplos.
 
Es un error ponerse a criticar, separado del contexto, para el analizar cualquier hecho, porque varía en cuanto a comportamiento, incluso el cruel bloqueo económico-comercial y financiero impuesto por Estados Unidos contra Cuba, con más de 50 años.

No es lo mismo ese engendro cercano al Primero de Enero de 1959, que cuando se introdujo la Helm-Burton ni en el segundo mandato de Obama a la presidencia de Donald Trump.

No puede compararse la educación de los descendientes antes, a un escenario copado de nuevas tecnologías, cada vez más información y mucha independencia. Ahora hay demasiada influencia en los muchachos (as) desde el mismo grupo y los padres tienen diferentes posiciones, respeto a la realidad de hoy.

Hay en la cotidianidad una especie de competencia determinada por el poder monetario y ahí caben desde las bodas, los cumpleaños, la ornamentación de las casas, los autos y la adquisición de mercancías.

Cuando Fidel Castro, en mayo del 2000, sintetizó el concepto de Revolución empezó por el “sentido del momento histórico” y no fue pura casualidad, sino el valor de la trascendencia del tiempo, para el examen de un suceso.

La situación internacional actual repercute en Cuba y, no quiero obviar, las importantes condiciones subjetivas antes muchos contextos, pero en la actualidad del mundo hay causas objetivas que no pueden soslayarse. Es totalmente errado ponerse a comparar determinado hecho en el pasado y en el presente.

El mismo acto de criar a la prole es diferente, incluso pocos años atrás y es que las características de la época son distintas y tanto niños, adolescentes o jóvenes, como los progenitores y el hogar no se parecen en nada. Bien lo dice la frase que los hijos se parecen más a su tiempo que a sus padres.

Debo insistir que la falta de control, negligencia, irrespeto, dejadez, intolerancia, peloteo, burocracia, injusticia, ineficacia, haraganería, irresponsabilidad, ociosidad, desconsideración o la falta de carácter son atemporales, pertenecen a cualquier momento y hay que combatirlas, siempre.
 Hilda Pupo Salazar
Author: Hilda Pupo Salazar
Periodista especializada en temas de educación y valores. Autora de las columnas Página 8 y Trincheras de ideas.
Más artículos de este autor

Escribir un comentario

Comentarios  

# Agustín Garcells 21-01-2018 19:41
Hildita, me encantó el último párrafo, el cierre del trabajo es potente. Un abrazo.
Responder
# ada 22-01-2018 05:19
hilda siempre te recuerdo fuimos companeras de studio en la secundaria,, y lo comento con mi esposo que es Americano,, . besos desde la distancia,,,siempre tan disciplinada
Responder