Reuniones enlatadas

  • Hits: 2310
Fueron por lana y salieron trasquilados, porque simular es también mentir y la mentira tiene patas cortas. Pero ni siquiera el acto de mostrar una realidad construida fue lo más preocupante, sino involucrar en ello a un grupo de personas para las que debieran ser paradigmas de presupuestos éticos.

Sucedió en una asamblea a la que asistí. Creí enterrados irreversiblemente aquellos encuentros formales, con fines determinados donde se orientaban a los participantes hasta el énfasis a poner en cada palabra o expresión.

No me refiero a las necesarias planificación y organización de toda convocatoria que lleve implícita la concurrencia de grupos de personas para debatir temas de interés colectivos o la solución de problemas comunes y trascendentes, si no a esta manera dañina y engañosa de preparación.

Las intervenciones se limitaron a relatorías de experiencias positivas, válidas para exponer, de no haber sido por las claras pretensiones de ocultar hechos o circunstancias causantes de dificultades, algunas muy serias, en el escenario laboral y que también se llevaron al informe de manera impalpable.

Las preguntas directas y certeras de algunos miembros de la presidencia dejaron muy mal parados a quienes recitaban de memoria sus edulcorados parlamentos y que ante las interrogantes dirigidas mostraron desconcierto y hasta desconocimientos de temas con los que debieron estar familiarizados.

Ellos, los de la presidencia en condición de invitados, dieron a aquel encuentro el rumbo necesario, provocaron que los participantes refirieran temas que corroen el quehacer de aquella entidad, como los incumplimientos de planes físicos y mercantiles, incremento del delito en áreas laborales, insuficiencias en la calidad de los servicios, inestabilidad de la fuerza laboral e irregularidades en el pago de salarios, entre otros temas que exigían, además de reflexión, el compromiso para sus soluciones.

Cada cubano está diplomado en reuniones. Desde pequeños participamos, organizamos, planificamos, animamos… encuentros de este tipo como miembros de las organizaciones pioneriles, estudiantes… por lo que nos resulta fácil advertir cuándo se trata de reuniones “enlatadas”, como la calificó una colega.

El discurso allí empleado nada tiene que ver con los análisis objetivos, veraces, directos, profundos, solubles y comprometidos que necesitamos para contribuir al esclarecimiento de situaciones y a la solución de los problemas que nos imposibilitan ser más diestros en lo que hacemos. Desviar la atención de un asunto en el lugar y momento adecuado para su análisis es engañoso.

Revolución es… no mentir jamás, ni violar principios éticos… reza en el magistral Concepto de Revolución salido de la pre claridad de Fidel y que refrendamos como continuadores firmes de su legado. Con situaciones como estas se traiciona esa herencia imprescindible y nos hacemos daño, mucho daño.

Escribir un comentario

Comentarios  

# Redel 03-04-2018 16:23
Pero es que casi todas las rreuniones son asi por eso tenemos tantos problemas.
Responder