La música y los niños

  • Hits: 2327
Hacia finales de los ‘90 del siglo pasado y primeros años de la nueva centuria, la música popular cubana se convirtió en especie de punta de lanza contra la mujer. Hubo exponentes del género antagónicos a aquella práctica burda, pero sobresalían los temas cargados de estrofas y estribillos que desacreditaban y proferían a las féminas las más diversas y ominosas injurias.
Ante los reclamos de las cubanas en diferentes tribunas, las críticas en los medios de prensa y la intervención de instituciones como la Federación de Mujeres Cubanas, se consiguió neutralizar en gran medida tan lamentable tendencia, aunque permanece la ofensiva contra los creadores de video clip que promocionan a la cubana como simples objetos sexuales.

Otra tendencia enrarece, desde hace más tiempo del supuesto, a parte de la música que llega o se compone aquí e incluso cuando circula por circuitos no oficiales alcanzan popularidad notable. Se enmarcan generalmente entre el reggaetón, el rap, el trap y la llamada fusión con textos al parecer signados por el aborrecimiento a la humanidad y la desobediencia ante todo lo que regule sus actos.

Lo perjudicial de estas creaciones radica en que se utilizan incluso para animar festejos infantiles, donde los adultos escogían aquella ¿música? a través de la cual se profiere todo tipo de grosería, se recurre al sexo y al desamor de la manera más indecorosa y se deprecian valores, como amistad y honestidad, por sólo citar algunos ejemplos.

Tamaña irresponsabilidad de aquellas personas sin la justificación que se alegaba tiempo atrás, como la no existencia de música infantil, pues la hay y diversa, y llegan por las mismas vías que estas anti-música, por lo que existe la posibilidad de una selección mejor de lo que ofrecemos a nuestros muchachos.

Cantautores y creadores de música para estas edades los tenemos cerca. En Holguín contamos con una Lidis Lamorú. Pero también tenemos a Liuva María Hevia, Kiki Corona, a la sin par Teresita Fernández, además de consagrados en la música popular, como Haila María Mompié.

Existe también la discografía con los temas finalistas y ganadores en los Festivales de la Canción Infantil Cantándole al Sol, donde hay para escoger géneros y modalidades.

Cuba tiene la virtud de ser una isla musical, donde abundan las agrupaciones y exponentes de excelencia, donde coexisten géneros nacionales y foráneos diversos; hay para elegir y desechar lo áspero, lo banal y la violencia que también acompaña a aquellas propuestas.

Sobre los efectos de la música en los seres humanos se ha escrito suficiente.Según el género y la intensidad causa efectos positivos o negativos.

Una canción o simple melodía sirve de estímulo a las emociones y funciones orgánicas, pero para que este efecto se dé positivamente debe cumplir ciertos requisitos, como su gusto en el oyente y que las circunstancias de la escucha sean adecuadas.

Existen estudios que justifican su introducción en la educación en edades preescolares, debido a la importancia en el desarrollo intelectual, auditivo,sensorial, del habla y motriz de los infantes.Como resultado de sus efectos el niño es capaz de integrarse activamente en la sociedad porque la música le ayuda a lograrautonomía en sus actividades habituales, asumir el cuidado de sí mismo y del entorno y ampliar su mundo de relaciones.

La música tiene el don de acercar a las personas. El niño que vive en contacto con esta aprende a convivir de mejor manera con otros niños, estableciendo una comunicación más armoniosa. A esta edad la música les encanta, mejora su capacidad de aprendizaje potenciando su memoria, pero puede ser nociva cuando sus textos vienen cargados de excitación.

Los niños y los adolescentes están particularmente expuestos a la influencia de la música por cuanto se encuentran en una fase de sus vidas en la que se adquieren hábitos, actitudes y comportamientos que contribuyen a formar o deformar su personalidad en desarrollo. Corresponde a los adultos, en especial a padres y madres, guiarlos en su relación habitual con este medio para que obtengan de él aquellos beneficios que puede proporcionarles y evitarles los innegables perjuicios que también ocasionan.

Escribir un comentario

Comentarios  

# Joel rodriguez milord 27-01-2018 06:48
Sería bueno calzar ese comentario con un detalle más. Hoy el Festival de la canción infantil, en activo desde el año 1976, peligra en su continuidad por ser huérfano de instituciones. El CPM ya no lo considera como evento suyo y, además, la globalización del "Sol" amenaza, incluso su nombre. Qué puede hacer la prensa para preservar (de entrada) un hecho cultural nacido en Holguín, de tanta importancia
Responder
# Joel rodriguez milord 27-01-2018 07:02
Interesante
Este año no hubo premio de la ciudad en música dentro de la semana de la cultura hoilguinera.
Quién asume la responsabilidad por ello?
!Ciertamente, no los compositores y músicos!
¿Quién?
Responder