A 17 años de aquel primero de Junio

  • Hits: 1109
fidel holguin lluvia
 
Este primero y dos de junio se cumplieron 17 años de la visita 46 de Fidel a Holguín. Transcurría el año 2002 y sucedía, en esta parte oriental, unas de las tribunas abiertas efectuadas en el país, dedicada, esa vez, a la lucha contra el bloqueo yanqui y las calumnias y amenazas a Cuba de W. Busch, entonces presidente del imperio.
 
Cuando el Líder de la Revolución habló al pueblo, un fuerte aguacero acontecía y más de 400 mil personas de esta provincia y vecinas llenaron la Plaza de la Revolución Mayor General Calixto García Iñiguez. Fidel comenzó recordando aquel 20 de mayo del siglo pasado, día fatídico en la historia por el nacimiento de la república mediatizada.
 
W. Busch escogió el 20 de mayo para hablar mal de Cuba y, atrevidamente, citó a Martí.
 
En su discurso en Holguín, Fidel exclamó: “No sea tonto, Señor W. , respete la inteligencia de las personas capaces de pensar. Lea algunas de las 100 mil cartas que nuestros pioneros le enviaron. No insulte a Martí. No invoque en vano su sagrado nombre. Deje de buscar frases, de ocasión, para sus discursos.
 
Casi al terminar su oratoria dijo: “El bloqueo criminal que nos promete endurecer multiplica el honor y la gloria de nuestro pueblo, contra el cual se estrellarán sus planes genocidas. Se lo aseguro”.
 
A modo de conclusión expresó: “Compatriotas: Frente a peligros y amenazas, ¡Viva hoy más que nunca la Revolución Socialista!”.
 
Ese día recorrió varios centros en horas de la tarde como el clínico-quirúrgico Lucia Iñiguez y orientó continuar su construcción, la Plaza de la Marqueta, entonces en ruinas, donde departió con el equipo de béisbol de Holguín, que luego logró, por primera y única vez, el título de campeón de Cuba. El día 2, temprano en la mañana, antes de retirarse, visitó el hotel Rio de Oro, en el polo turístico holguinero.
 
A casi dos décadas de aquel suceso, el imperio recrudece el cerco estadounidense a la isla caribeña, con la activación del capítulo III de la Helms Burton, como una de las últimas artimañas para asfixiarnos económicamente.
 
La ley garrote, con este título, pretende el reclamo de los antiguos dueños o sus descendientes de propiedades en este país, que fueron nacionalizadas en 1959.

Con la pretensión de ahuyentar a los inversores, al amenazar que en un terreno en conflicto, podía perderse el dinero invertido en caso de demostrar que donde se levanta la obra de naciones extranjeras, pertenece a ciudadanos estadounidenses o cubano-americanos.

Se está ante un engendro jurídico inexplicable y que afecta a terceros países. Los especialistas de Derecho coinciden que no hay forma de aplicar en Cuba lo legislado en Estados Unidos. Ellos podrán querer, pero nosotros somos quienes decidimos en esta Tierra.
 
Vivimos momentos complejos con la mayoritaria llegada de la derecha al poder en América Latina, con un enredado cambio en la geopolítica del mundo y el cuatrerismo trata de imponerse.
 
Donald Trumps, sentado en la silla oval de la Casa Blanca, significa el peligro mayor, porque Estados Unidos renunció ya a siete convenios internacionales desde que llegó a la presidencia como el Tratado de Paris, el nuclear con Irán, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, la Unesco, Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, entre otros.
 
Amenazó con salir de la OTAN y la Organización Mundial del Comercio. Tiene, entre sus prioridades, atacar militarmente a Venezuela, acabar con Cuba y Nicaragua, le hace la guerra comercial a China, sanciona a Rusia, mandó tropas al Medio Oriente, tensa la situación con Irán y desea levantar un muro con la frontera mexicana.
 
Todo un desequilibrado con poder y lo más triste es que con tales cerebros rigiendo el mundo asoma la Tercera Guerra Mundial.
 
A 17 años de aquella histórica visita a Holguín volvamos a recordar al Comandante en Jefe: “Compatriotas: Frente a peligros y amenazas, ¡Viva hoy más que nunca la Revolución Socialista!”.
 
Rodobaldo Martínez Pérez
Author: Rodobaldo Martínez Pérez
Máster en Comunicación Social, autor del blog Holguín Ahora.
Más artículos de este autor

Escribir un comentario