Sonreir

  • Hits: 948
reir vida
 
Una lectora me escribe y dice estar llena de problemas: no la acompaña la salud, hijos desconsiderados, padres enfermos, esposo adicto a la bebida, sin casa propia más compañeros de trabajo tóxicos.

Pese a todas esas dificultades ella, siempre trata de reír, busca a amigos para hacer chistes y porque les agrada es compañía. Algunos la critican por esa forma de ser divertida, no entienden la alegría con tantos conflictos. La vida, como escuela, no le pide que sea fuerte, se lo exige.

Ella confiesa: “me quieren triste o abatida, por mis desgracias, será envidia?” La envidia es un sentimiento o estado mental, en el cual existe dolor o desdicha, por no poseer uno mismo lo que tiene el otro, sea en bienes, cualidades superiores u otra clase de cosas tangibles e intangibles, son expresiones de inseguridad.

Los sentimientos negativos van en contra de la felicidad y de una existencia emocionalmente sana. Características comunes de esas personas: sarcasmo o burla de quien dice algo, para dar entender lo contrario.

La forma más habitual de esa ironía combina un mensaje agresivo con uno amable. Como cuando alguien dice: “Qué lindo vestido, lástima que hayas engordado” o “Hiciste un buen trabajo, aunque hayas tenido tantas fallas”. La supuesta sinceridad se convierte en agresión y grosería.

También, la solidaridad mezquina es otro rasgo y corresponde a esas personas entrometidas, que buscan conocer las intimidades o asuntos personales de los demás.

Con la información que consiguen, arman enredos que pueden generar mucha confusión en el entorno. Están siempre pendientes de la vida los demás, dan consejos sin que se los pidan, alertan a todo el mundo sobre sus posibles enemigos y terminan creando malestares innecesarios. Lo que las mueve es envida pura y simple.

Se fijan en tu ropa, en tu auto, en tu pareja, en tus estudios, en tu trabajo, están pendientes de todo lo tuyo. Cuando menos lo esperas, lanzan un comentario orientado a minimizar el valor de lo que tienes y exaltar lo propio. Dicen cosas como: “Me enteré que tuviste un problema con tu novio, qué pena. Yo jamás tengo dificultades con el mío”.

Los logros y satisfacciones ajenos le recuerdan sus vacíos e insatisfacciones, de ahí la importancia de la amiga lectora de saber reír constantemente.

Podemos reflexionar con: “La envidia es el homenaje que la mediocridad le rinde al talento.” Jackson Brown, mientras para Víctor Hugo: "La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano." Horacio: "Sin amor y sin risas nada es agradable."
 
 Hilda Pupo Salazar
Author: Hilda Pupo Salazar
Periodista especializada en temas de educación y valores. Autora de las columnas Página 8 y Trincheras de ideas.
Más artículos de este autor

Escribir un comentario

Comentarios  

# Mariellis 03-06-2019 13:24
Exelente artículo. La risa nos hace felices a nosotros y a la gente que nos rodea y es activador de áreas corticales encargadas de las relaciones a nivel social, por eso, mejora nuestras relaciones sociales.
Sonreír es una forma de convivencia y fomenta el estado de ánimo positivo y, por ello, generamos optimismo.
Por esta razón a sonreir sin importar las opiniones ajenas.
Responder