Eternos inconformes

  • Hits: 823
inconformidad
 
Los eternos inconformes son esas personas que en vez de un príncipe azul, lo quieren gris.

Se quejan de todo: comida, transporte, trámites, servicios, de la casa, dinero, salario, trabajo, amigos, hijos, pareja, vecinos o el barrio y esas constantes protestas influyen en el carácter, son tóxicos por naturaleza.

Es cierto, en algún momento de la vida, todos criticamos algo, pero hacerlo a menudo puede ocasionarnos daños a la salud, específicamente el sistema inmunológico. Esas gentes centran sus pensamientos, casi siempre, en lo negativo como estilo de su existencia.

Un neurólogo expresó que escuchar conversaciones nocivas menoscaba la capacidad de aprender, recordar y hasta como resolver problemas.
 
La meta es intentar vivir de forma positiva para lograr salud física y emocional, de esa manera bajarán los niveles de estrés y el panorama cotidiano conducirá a un buen camino, con soluciones efectivas para conseguir un equilibrio favorable en nuestros días.
 
Reafirma esa postura la comprensión del problema, alejarse de las personas negativas y cambiar la queja por declaraciones tangibles.

Un perfil de los insatisfechos los pinta como tristes, irritables y melancólicos, se comparan constantemente con los demás, anhelando siempre lo que ellos no tienen, no se contentan con nada, debido a su elevado nivel de exigencia y piden mucho a los demás, especialmente a sus familiares y allegados (pareja, amigos).

También no ven el lado bueno de las cosas; suelen tener envidia de lo que los demás poseen, inician actividades, pero no las terminan y sus expectativas suelen ser muy altas e irrealistas.

Son muy categóricos; por ejemplo: las cosas están perfectas o mal, no hay término medio y en otras ocasiones, se establecen metas demasiado cortas o fáciles de conseguir.

Para el escritor británico Aldous Huxley: “La indiferencia es una forma de pereza, y la pereza es uno de los síntomas del desamor. Nadie es haragán con lo que ama”.

Mientras para el diplomático francés Stéphane Hessel: “La peor de las actitudes es la indiferencia, decir “no puedo hacer nada, ya me las arreglaré” y Dan Brown, escritor estadounidense: “En tiempos peligrosos, no hay mayor pecado que la pasividad”.
 
 Hilda Pupo Salazar
Author: Hilda Pupo Salazar
Periodista especializada en temas de educación y valores. Autora de las columnas Página 8 y Trincheras de ideas.
Más artículos de este autor

Escribir un comentario