Planificar nuestras metas

  • Hits: 1463
Concluye el 2018 y podemos hacer un balance en nuestras vidas, de estos 12 meses. Para unos alegrías, momentos buenos, prosperidad y amor, pero para otros tristezas, luto, espacios desagradables, metas no cumplidas o derrotas.

Por eso, ante un nuevo año es hora de trazarnos las metas colectivas e individuales para los próximos 365 días, en las cuales la prosperidad, tranquilidad y desarrollo no pueden faltar.

Si no planificamos los propósitos es igual que subirse a un auto de alquiler y no dar la dirección, dejar nuestro destino personal en
manos de otros.

Propongámonos mayor armonía en el hogar, unidad familiar, paz, avances en los negocios, acopiar más dinero y felicidad, como deseo globalizador.

Todos sabemos que la felicidad es muy difícil de alcanzar si hay falta de salud en algunos de los miembros de nuestro grupo
consanguíneo, de ahí el papel central de tal aspecto en nuestro propósito.

Los momentos felices en nuestras existencias pueden ser muchos o pocos, pero le hay fórmulas para alcanzar ese estadio en la
existencia: Conoce quieres son amorosos contigo, busca la felicidad dentro de ti, persigue tus sueños, piensa cada noche tres cosas buenas y agradables para el venidero día, transforma las preocupaciones en ocupaciones, no dejes de sonreír y aléjate de personas negativas, tóxicas o chismosas.

También, entre los requisitos están: paz más seguridad, familiares y amigos que nos amen, lucha por la buena salud mental, define un propósito en la vida y trata de alcanzar una esperanza para el futuro.

Reflexionemos sobre esta anécdota: Un poco antes de que la humanidad existiera y refiriéndose a los hombres, se reunieron varios duendes para hacer una travesura. Uno de ellos dijo: “Debemos quitarles algo, pero, ¿qué les quitamos?”.

Después de mucho pensar uno dijo: “¡Ya sé!, vamos a quitarles la felicidad, pero el problema va a ser dónde esconderla para que no la puedan encontrar”.

Las proposiciones incluyeron en la cima más alta del mundo, en el fondo del mar o en un planeta lejano a la tierra, pero no se pusieron de acuerdo, se analizó el asunto y concluyeron: “La esconderemos dentro de ellos mismos, estarán tan ocupados buscándola fuera, que nunca la encontrarán”.

Todos estuvieron de acuerdo y desde entonces ha sido así: el hombre se pasa la vida buscando la felicidad fuera de sí, sin saber que la trae consigo. Miren que enseñanza: No triunfa quien no tuvo momentos difíciles, sino quien los tuvo, los enfrentó y no se rindió.
 
Dijo el inventor alemán, Frederick Keonig: Tendemos a olvidar que la felicidad no viene como resultado de obtener algo que no tenemos, sino más bien de reconocer y apreciar lo que tenemos. Feliz 2019.
 
 Hilda Pupo Salazar
Author: Hilda Pupo Salazar
Periodista especializada en temas de educación y valores. Autora de las columnas Página 8 y Trincheras de ideas.
Más artículos de este autor

Escribir un comentario