Botar el sofá

  • Hits: 4779
botar el sofa
 
Un hombre le era infiel a su esposa, con la mejor amiga de ella y tenían el sofá de la sala, para hacer el acto sexual. Cuando la mujer se entera se encoleriza y, su primera reacción, lanza el mueble por la ventana al patio, para eliminar el “nidito de amor”.

Botar el sofá llamamos a esas medidas superficiales, tomadas al creer poder solucionar los problemas con métodos simplistas. También, se le nombra a esa teoría de sustituir las ramas por las raíces “lanzar el nene junto con la palangana y el agua”.

Ahí está la importancia de ir a la esencia de las dificultades a la hora de buscar respuestas, porque cuando no lo hacemos dilatamos los conflictos y podemos crear falsas expectativas a quienes esperan corrección.

Todo inconveniente tiene una parte central y porciones secundarias, si elegimos las segundas inventamos los remiendos y nos alejamos de los remedios definitivos, pero ojo con lo vital.

Una señora vende pastillas bastante cara, otra las compra y dice: “si hubieran en la farmacia, no tenías que adquirirla por fuera”. Para ella ¿será ese el tema fundamental? ¿No se habrá preguntado por qué no hay medicamentos en el país?
¿Encontrará lógico hurtar medicina, porque no hay fármacos, para adquirir?

Los vendedores manipulan las pesas, para aumentar sus ganancias a costa del que necesita, merecen el criterio de: lo hacen para “luchar”, porque la vida está muy difícil.

Así sucede con quienes extraen recursos estatales y revenden a altos montos, amparados en el descontrol. ¿Existirá razón para algo como eso u opinar que lo hacen, porque los salarios están muy bajos?

Si llegamos a confundir el asunto medular de los problemas terminamos justificando lo injustificable y el injusto proceder de culpar a quien no lo merece.

Botar el sofá son respuestas fáciles a los inconvenientes, esas no requeridas de mucha materia gris. Si molesta la música en un centro nocturno y los vecinos se quejan, no optamos por bajarla, sino quitarla.

Vamos a los extremos, no a la satisfacción y nos ganamos una merecida crítica, por ese actuar tan descabellado.
 
 Hilda Pupo Salazar
Author: Hilda Pupo Salazar
Periodista especializada en temas de educación y valores. Autora de las columnas Página 8 y Trincheras de ideas.
Más artículos de este autor

Escribir un comentario

Comentarios  

# Ventura Carballido Pupo 28-06-2018 21:45
Se trata de un fenomeno consustancial, en un gran porciento, con elementos que forman parte, propiamente, de la administracion de los productos. A veces usamos el socorrido ''falta de control''y en la práctica no es asi;en muchos entramados delictivos que minan nuestra sociedad prevalece el ''rio revuelto'' ; no conviene tener controles rígidos, eficientes, ya que eso impide maniobrar con los recursos buscándo vía expedita o camino al mercado informal. Coincido con la autora; se trata de ''tirar el sofa'' para dar ''una explicacion'' o una apariencia que se han adoptado medidas; cosa falsa, incierta, infundada. El alza de ilegalidades, y de corupción adminisrttativa, tienen diferentes modos operandis , utilizado por los los autores, que por lo regular es mediante conciertos de voluntades para con animo de lucro abultar los bolsillos de inescrupulosos. Por ejemplo en la Gstronomía, se usa aquello de que los abastecedores, administradores de unidades, se abstecen, en los almacenes centrales de la empresa, llevan solamente para la unidad las facturas, y el dinero del valor de los productos, y toda la mercancia va a parar al mercado informal. Mucho son los ejemplos que pudiera exponer, para calzar el contenido del bien redactado material de Hilda Pupo Salazar; pero creo que con eso , modestamente, doy en la diana.
Responder
# Ventura Carballido Pupo 28-06-2018 22:56
Por añdidura al anterior, quiero abundar para tratar de hacer química con la forma de pensar de la autora. En este mercado de las medicinas, u otros, hay una mezcla de delito, de violaciones del proceder administrativo, con elementos de corrupciones; no se tatar de conciertos con una dependiente de farmacia en particular, ni de otro que tenga responsabilidad administrativa en almacenes en hospitales o policlínicos, para poder operar y lograr grandes dividendos; obligatoriamente tienen que tener a su lado a personas de la misma calaña, que sean fieles, a los cuales * salpica* y en algunos casos *moja*
Este tipo de directivos empresarial, con menoscabo del control interno, prefiere, el rio revuelto en el control financiero y material, para lograr ‘y aplicar Abuso en el Ejercicio del Cargo; Acaparamiento y especulación; Enriquecimiento Ilícito; el soborno como su arma inobjetable; y su entorno laboral se llena de Indisciplinas laborales y sociales; genera en los grupos organizados Incumplimiento del deber de denunciar, por cobardía o comprometimiento.
El indigno mercado de las medicinas, puede corporificar, la modalidad de corrupción que es un cáncer que nos devora, arruina la legitimidad de las instituciones, genera inmoralidades que, como malos ejemplos, va minando la ética en mucha gente; y golpea duramente las finanzas públicas, es un enigma que compromete por igual a muchos sectores de la sociedad.
Responder