Elegida delegada a Congreso de los Comités de Defensa de la Revolución

  • Hits: 841
entrevistadelegada2Los vecinos de la zona 129, circunscripción 98, acogieron la noticia como un gran acontecimiento para el Consejo Popular Naranjal, del municipio de Mayarí. Fue su abuela Serafina Pilar , quien recibió vía telefónica, la información que se propagó rauda, como aroma del buen café, que se cuela por aquella familiar comunidad.
 
Horas después el semanario ¡ahora! generalizaba para todo el territorio holguinero que la joven Anyelis Ricardo Proenza era elegida como única delegada directa de esta provincia al IX Congreso de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) por celebrarse en septiembre próximo.

Madre de Letty Elizabeth, una pequeña de cuatro años de edad; hija y nieta amantísima de los suyos, hacendosa, contadora de la Empresa de Comercio y Gastronomía en Mayarí, miembro del Comité Municipal de la UJC y organizadora de su CDR. Esta es Anyelis, una muchacha de 20 años que, como casi todas las de su edad, gusta y encuentra espacio para la lectura, escuchar música, bailar, compartir entre amigos y en familia y declamar, que es su pasatiempo preferido.

Tras recibir la credencial para el cónclave de la mayor organización de masas del país, de manos de Betty Oria, del secretariado nacional de los CDR, la cederista más popular de Naranjal expresó: “Tengo ahora la responsabilidad de trasmitir en la cita las inquietudes del pueblo, para que la organización siga adelante, renovada y comprometida con su misión fundacional de defender la Revolución desde cada cuadra”.

Pero quisimos conocer más sobre las razones que la hacen sobresalir como una líder en su comunidad.
“La razón está en la labor que se realiza con los jóvenes. Ese es mi principal logro, vincularlos al trabajo cederista, darles tareas y responsabilidades para hacerlos sentir parte de una organización que nos necesita para continuar defendiendo desde el barrio todas las conquistas puestas en nuestras manos.

“Crecí en un hogar de gente comprometida con la Revolución. Mi abuela fue fundadora de la FMC y una de las primeras encargadas de la juventud en el municipio de Mayarí. Provengo de una familia campesina a la que le quemaron las tierras por ayudar a los rebeldes. Por todo eso desde niña me inculcaron el amor a la patria y por eso trato, desde mi posición, de aportar siempre un poquito más a los CDR, interactuar con los más viejos para que me aporten sus memorias y conocimientos”.

La defensa de la identidad nacional, el patriotismo y el antimperialismo son temas esenciales que llevarán a debate los asistentes al IX Congreso. Si tuvieras oportunidad de intervenir cuál escogerías.

-“Hablaría de todos vinculándolos al papel de los jóvenes en la coyuntura que vive el país en la actualidad, cuando se precisa de mucha firmeza, de unidad, de conocimiento de nuestra historia y el papel que está llamada la juventud a desempeñar por mantener nuestro socialismo.

“Pero para eso necesitamos que se nos vea como protagonistas verdaderos de nuestro tiempo, que se confíe en nosotros. Los mayores quieren continuar abarcándolo todo, no por egoísmo, sino para garantizar que todo salga bien, pero deben delegar, darnos la oportunidad de mostrar que también somos capaces, responsables y entusiastas”.

-¿Qué le cambiarías a los CDR para que resulten más a tono con los tiempos y atractivos para los jóvenes?

“Conseguir que no continúe viéndose como una organización destinada sólo a hacer reuniones y cobrar la cotización. Debemos humanizarla un poco más, verla como una gran familia, como ese núcleo que no aparta a nadie en el barrio, que vincula lo mismo al descarriado que al más integrado, ahí es donde está uno de sus retos, en saber atraer a las personas.

“Se crearon con el propósito de la vigilancia revolucionaria, pero es necesario verla ahora como esa organización que va más allá, a la preservación de la sociedad y todas sus conquistas desde el barrio que es donde está su núcleo y late su corazón.

Anyelis incluye la nómina de los 18 delegados del país, que asistirán por vía directa a la magna cita de los cederistas cubanos. Todo un suceso para los vecinos de Naranjal ,que avalaron su conducta y resultados laborales, prestigio, relaciones con la comunidad y aportes para consolidar la unidad de ese barrio, que siente orgullo de tenerla dentro de esa gran familia que allí son los CDR.

Escribir un comentario