El Generalísimo

  • Hits: 556
El 17 de junio del 1905 murió en la Habana Máximo Gómez Báez, quien había nacido en Baní, República Dominicana, el 18 de noviembre de 1836. Por sus conocimientos militares y su valentía fue ascendido rápidamente a Mayor General por el Presidente Carlos Manuel de Céspedes en la guerra de los 10 años y General en Jefe de las tropas revolucionarias cubanas, en la Guerra del 95, cargo dado por José Martí.
Maceo y Gómez conocieron al Maestro en 1882, en Nueva York, al pensar reiniciar la lucha armada en Cuba, acreditada como plan Gómez- Maceo, pero este fracasa por falta de condiciones objetivas y subjetivas.
 
El 11 de septiembre de 1892 , José Martí lo visitó en Montecristi, República Dominicana. Desde Santiago de los Caballeros, el Maestro le escribe proponiéndole el mando del Ejército Libertador de Cuba.
 
"El Partido Revolucionario Cubano viene hoy a rogar a usted que, repitiendo su sacrificio, ayude a la Revolución, como encargado supremo del ramo de la guerra, a organizar, dentro y fuera de la Isla, el Ejército Libertador (...) Yo ofrezco a usted, sin temor de negativa, este nuevo trabajo hoy que no tengo más remuneración que brindarle que el placer de su sacrificio y la ingratitud probable de los hombres..."
 
El 15 de septiembre le contesta a José Martí: "Desde ahora puede usted contar con mis servicios."
En abril de 1895, llegaron Gómez y Martí a Cuba, desembarcando en Playitas de Cajobabo, costa sur de la actual provincia de Guantánamo.
 
Pocas semanas después, luego de constituida la jerarquía militar del Ejército Libertador, con Gómez, como General en Jefe y Antonio Maceo, como Lugarteniente General, caía Martí en Dos Ríos y, a finales de ese mismo año, comenzaría la Invasión a Occidente desde Mangos de Baraguá hasta Mantua, donde llegó Maceo en octubre de 1896.
 
El Viejo o Chino Viejo, como era conocido Gómez por sus íntimos, se llenó de pesar al conocer de la caída en combate de Antonio Maceo y junto a su bravo y querido hijo, Francisco "Panchito" Gómez Toro. Inmediatamente designó como Lugarteniente al experto holguinero Mayor General Calixto García Iñiguez.
 
Ya en 1898 se trasladó a La Habana, para la Quinta de los Molinos, donde fue recibido por una multitudinaria manifestación de simpatía. Al establecerse la Asamblea del Cerro, como Gobierno Provisional, Gómez formó parte de ella, pero se negó a dirigirla, alegando su carácter puramente militar y su condición de extranjero.
 
Pronto entró en contradicciones con los asambleístas. El 12 de marzo de 1899, la Asamblea del Cerro acordó la destitución de Máximo Gómez como General en Jefe del Ejército Libertador y la eliminación definitiva de ese cargo. Gómez, mediante un manifiesto a la nación, expresó: “...Extranjero como soy, no he venido a servir a este pueblo, ayudándole a defender su causa de justicia, como un soldado mercenario… “Nada se me debe y me retiro contento y satisfecho de haber hecho cuanto he podido en beneficio de mis hermanos. Prometo a los cubanos que, donde quiera que plante mi tienda, siempre podrían contar con un amigo."
 
Al conocerse la noticia, las masas populares realizaron manifestaciones de condena a la Asamblea del Cerro y de solidaridad con Gómez. Días después de la destitución de Gómez la Asamblea se disuelve bajo presiones populares, quedando el pueblo de Cuba sin representante.
 
El 2 de abril en carta abierta a Bernarda Toro, Gómez expresa en relación con la situación del país: (...). La actitud del Gobierno Americano con el heroico Pueblo Cubano, en estos momentos históricos, nos revela a mi juicio más que un gran negocio... Nada más racional y justo, que el dueño de una casa, sea él mismo que la va a vivir con su familia, el que la amueble y adorne a su satisfacción y gusto; y no que se vea obligado a seguir, contra su voluntad y gusto, las imposiciones del vecino.
 
La situación pues, que se le ha creado a este pueblo; de miseria material y de apenamiento, por estar cohibido en todos sus actos de soberanía, es cada día más aflictiva, y el día que termine tan extraña situación, es posible que no dejen los americanos aquí ni un adarme de simpatía. "
 
El Generalísimo Máximo Gómez Báez falleció el 17 de junio de 1905, a la edad de 69 años, en La Habana, hace 114 años.
 Hilda Pupo Salazar
Author: Hilda Pupo Salazar
Periodista especializada en temas de educación y valores. Autora de las columnas Página 8 y Trincheras de ideas.
Más artículos de este autor

Escribir un comentario