Levantarse ante los retos de la vida

  • Hits: 886
A Marla, cuando apenas comienza el 2019, un accidente automovilístico, daña parte de su familia. Carlos pierde a su madre primero y, después, a su padre.

El negocio, recién iniciado por Víctor sufre su primer descalabro y lo deja sin aliento. Estas familias se sienten sin fuerza, con muchas limitaciones y poco dinero.

Expongo ejemplos que les trastoca los días a ellos y pudieron sucederle a otros, sin embargo, acudo a dos frases optimistas: “Después de la tormenta viene la calma o, Por muy oscura que sea la noche, le sigue el amanecer”.

Con eso quiero decir que no vale sumirse en las desgracias, lamentarnos o compadecernos de la mala suerte y no hacer nada, para revertir la situación. Si nos levantamos y nos crecemos, enfrentamos los golpes, no nos declaramos derrotados ni dejamos de ver la lucecita al final del túnel.

¿Quién no tiene dificultades en la existencia? Unos más que otros, pero todos pasamos malos momentos, lo importante es cómo asumimos los reveces. Es totalmente negativo sufrir y quedarnos inermes repasando las desgracias.

Debemos ser positivos y ver el vaso medio de agua, porque quien persevera triunfa. A propósito, recuerdo el cuento de las dos ranitas que cayeron en un recipiente lleno de gordo de leche. Inmediatamente sintieron que se hundían.... Al principio, las dos patalearon, para llegar al borde del recipiente pero era inútil....

Una de ellas dijo: —No puedo más. Es imposible salir de aquí...Ya que voy a morir, no veo para qué prolongar este dolor... qué sentido tiene morir agotada por un esfuerzo estéril. Dicho esto, dejó de patalear y se hundió con rapidez.

La otra rana se dijo: ¡No hay caso! Nada se puede hacer para avanzar. Sin embargo, ya que la muerte me llega, prefiero luchar hasta mi último aliento....

Y siguió chapoteando siempre en el mismo lugar. De pronto, de tanto patalear... el gordo se transformó en mantequilla. La rana dio un salto y llegó hasta el borde del pote. Alegremente regresó a su casa.

La capacidad humana de afrontar situaciones difíciles se le llama resistencia, es la habilidad para resurgir de la adversidad, saber adaptarse, sobreponerse, recuperarse e incluso salir fortalecido aprovechando estas circunstancias negativas, a partir de una situación de riesgo, y transformarla en éxito individual, social y moral.

Dijo Gilbert Chesterton: “Sin lluvia no habría arcoíris” y Albert Einstein: “Dentro de la dificultad yace la oportunidad”.
 
 Hilda Pupo Salazar
Author: Hilda Pupo Salazar
Periodista especializada en temas de educación y valores. Autora de las columnas Página 8 y Trincheras de ideas.
Más artículos de este autor

Escribir un comentario