Grandeza del Sí

  • Hits: 693
referendo rodobaldo 1
 
No es de extrañar que ante el triunfo mayoritario del Sí, para aprobar la última Constitución Cubana, validada por el pueblo el domingo 24 de febrero, los discrepantes de la Revolución empezaran a desacreditarla y a acudir a las más inverosímiles mentiras, para calificarla de “fraude” y “show”.
 
Ante los resultados del Referendo, lo cual significa apoyo al proceso actual en el país, defensa de las conquistas desde hace 60 años, salvaguarda de la soberanía y probada democracia, las respuestas de los grupos opuestos y sus amos del Norte eran hasta esperadas, porque así escondían su frustración de pensar el rechazo de las mayores cifras a la Obra de Enero.
 
La calumnia fue un sentimiento natural ante “el no sucedió como ellos esperaban” y es hasta risible las historias inventadas para justificarlas. Díaz- Canel refutó, en su cuenta de Twitter, las declaraciones irrespetuosas del gobierno de Estados Unidos, sobre la aprobación de nuestra Carta Magna. Así dijo: “EE.UU carece de moral para cuestionar el Referendo en Cuba”.
 
Los yanquis habrán podido averiguar todas las lecturas de este final del proceso constitucional contrario a sus aspiraciones de decir que la mayoría de los cubanos están en contra del Socialismo.
 
Entre quienes se inmiscuyeron, sin ningún derecho, estuvo la Organización de Estados Americanos (OEA), tal como está acostumbrada en asuntos del Continente. El colmo del cinismo fue la celebración, el pasado 12, en la sede de ese organismo regional de una conferencia de expertos sobre el nuevo proyecto de Constitución en el Archipiélago.
 
En dicha reunión, el secretario general de la OEA, habló de una “dictadura” en Cuba y al carácter no democrático del proceso constitucional”. El presidente estadounidense, Donald Trump, expresó, en Miami, su deseo de cambiar el sistema político en Cuba.
 
En este caso particular, irrazonable por demás, para complacer actitudes ideologizadas de Washington, la OEA asume el papel de evaluadora de actividades legales y legislativas que son competencia política interna de los Estados, con el marcado propósito de desacreditar a los gobiernos contrarios a sus intereses.
 
Falta de respeto en mayúscula, igual a que usted dejara entrar al vecino a su casa y lo dejara disponer.
 
Nos acusan de falta de democracia, pero la discusión del Referendo, en Cuba, contó con la participación de más de ocho millones 940 mil ciudadanos, los cuales hicieron más de un millón de intervenciones, mientras en el proyecto de Constitución se modificó el 60 por ciento de sus 229 artículos.
 
Otro de los que añadieron su opinión injerencista fue el asesor de Seguridad de la actual administración norteamericana, John Bolton, quien la trató de descalificar mucho antes de conocer los resultados.

Según escribió Bolton: “El referendo constitucional de hoy es otro engaño del régimen cubano para encubrir su represión y tiranía” y “Estados Unidos respalda los llamados del pueblo cubano por la libertad y la democracia”.

El tal Bolton volvió a confundirse nuevamente con las informaciones de quienes, aquí podrían, con un gran por ciento de abstención, dañar el #YoVotoSí, por tanto, el resultado de que, cinco millones de cubanos ya habían acudido a las urnas al filo de las once de la mañana le pudo ocasionar esa rabia mediática.

Y esa preocupación de Bolton y compañía es porque con ese Sí refrendamos la continuidad de la Revolución Cubana y el Socialismo. Porque como expresan otros colegas: “En su concepto de democracia no caben ni el progreso social, ni la solidaridad, ni la integración latinoamericana, si no es bajo la égida del histórico dueño del patio trasero latinoamericano”.
 
Rodobaldo Martínez Pérez
Author: Rodobaldo Martínez Pérez
Máster en Comunicación Social, autor del blog Holguín Ahora.
Más artículos de este autor

Escribir un comentario

Comentarios  

# Gabriel 03-03-2019 23:17
Hola a todos. Me gustaría conocer la votación por municipios, así como publicaron en nuestro Granma referente a la votación por provincias. Si antes lo hicieron por favor diganme. Gracias. Gabriel
Responder