Hechos de solidaridad

  • Hits: 1335
 tornado la habana 01Fotos: Granma, Reuters y AFP
 
El lunes en la mañana me enteré de que los tornados no podían pronosticarse. Hasta ese momento, los más cercanos los veía en documentales y películas de las planicies estadounidenses. Sus espirales caóticas eran “cosa de otro país”.

Pero La Habana fue víctima de uno de ellos, huracanado en sus características y letal. Los habaneros en las entrevistas se mostraban sorprendidos, aturdidos ante la magnitud de un fenómeno que llegó ligado a un frente frío.
 
tornado la habana 02

Los socorristas con los bebés en brazos, del hospital materno Hijas de Galicia, son dignos de admiración. Sus fotos e imágenes fueron noticia, dada la valentía y ternura presentada. Sin embargo, la gente para nada se veía desesperada, incluso aquellas cuyos techos fueron arrancados. La destrucción fue grande, las cifras (todavía inconclusas) así lo confirman. El panorama de desastre resultó una realidad, pues la infraestructura de muchos lugares quedó deshecha.

Lo que sí se podía pronosticar, al 100 por ciento de certeza, es que la protección cubana volvería a ponerse de relieve.
 
Empezando por el propio presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, dando instrucciones entre escombros y postes caídos, programando la recuperación lo más rápido posible, siguiendo el ejemplo de aquel hombre subido en un carro anfibio, en medio de la bravura del río Cauto, cuando El Flora hizo su lazo siniestro, o del otro que fue a Santiago de Cuba, luego del paso del ciclón Sandy, y les levantó aún más la moral a los santiagueros.
 
tornado la habana 3Fotos: Reuter y AFP

Aunque es una práctica común en mi Isla caribeña, nunca dejará de sensibilizar que un dirigente se preocupe por cómo pasarán la noche sus compatriotas, que los trabajadores eléctricos se monten en sus camiones, de tan distante como en Ciego de Ávila, para restablecer el fluido energético capitalino, o que jóvenes soldados se lancen a las calles en pos de limpiarlas y devolverles el tránsito.

También se aprecia a una instalación médica acogiendo a una madre y sus dos hijos, los cuales sufrieron un derrumbe total de su hogar, y alegra sean priorizados por la distribución de papa los municipios más golpeados.

Reconforta saber que el Estado no dejará desamparados, aun con lo común de la afirmación y la obviedad de ese modo de hacer de un sistema al que los críticos suelen atacar desde sus esencias, sin valorar su gran carga humanista.
 
tornado la habana 1

A ayudarnos entre todos hemos aprendido los cubanos en 60 años. La naturaleza volvió a desatar su ira, esta vez de forma inesperada. Mas pensar en eso último detendría el esfuerzo colectivo, el acompañamiento, el empeño por devolver a La Habana más bella, casi 500 años después del asentamiento original.

Setecientos kilómetros al este, un vecino mío decía: “Ojalá que ahora les caiga un temporal de materiales de construcción y puedan resolver sus problemas”.

Y cada uno de nosotros tiene los suyos propios (los problemas), es lógico. Pero a nadie le es ajeno que se pierdan cuatro vidas, que otras estén en estado de gravedad y unas cuantas recibieran lesiones.

Mi barrio estará lejos de 10 de Octubre, Regla, Guanabacoa y San Miguel del Padrón; sin embargo, sentimos nuestros los daños, porque #SomosCuba, como la viral etiqueta de Twitter. Desde Oriente irán recursos a la capital, brazos seguramente. Estamos hechos de solidaridad.
 
 
Nelson Rodríguez Roque
Author: Nelson Rodríguez Roque
Licenciado en Estudios Socioculturales Periodista Deportivo y de temas Históricos y Políticos
Más artículos de este autor

Escribir un comentario