Coincidencias históricas

  • Hits: 854
Cinco palmas fidelFoto: Cubadebate
 
La historia de Cuba muestra la conducta que en los momentos difíciles sabemos crecernos y convertir los reveces en victoria.
En la madrugada del domingo 11 de octubre de 1868 un grupo de mambises salió hacia el poblado de Yara, paro los acontecimientos no fueron favorables para los nuestros.
 
En total desorganización retrocedieron en un primer momento y luego se retiraron del combate.Así terminó el primer hecho de armas durante la Guerra de los 10 Años, en el que cayeron los primeros soldados cubanos y españoles.

Cuenta la tradición oral que al quedarse solo Céspedes, con un puñado de patriotas, un desalentado le insinuó la rendición. "Aún quedamos doce hombres -replicó Carlos Manuel-, bastan para hacer la Independencia de Cuba".

A menos de un mes del Fracaso de la Fernandina, Martí celebró su 42 cumpleaños. Fue su última conmemoración en vida y sucedió en momentos trascendentales de la labor patriótica dedicada a la independencia de su país, en medio del descalabro reciente de la expedición con pertrechos para la Revolución.

“Se asegura el concurso inmediato de los valiosos recursos ya adquiridos y la ayuda continua e incansable del exterior, de que los
firmantes son actores o testigos y de que con su honor dan fe en la certidumbre de que la emigración entusiasta y compacta tiene hoy la voluntad y capacidad de contribuir a que la guerra sea activa y breve.”
 
Fue ese, parte del texto de aquel documento enviado por Martí a Juan Gualberto Gómez, delegado del Partido Revolucionario Cubano en la Isla, para la orden de comenzar la lucha de forma simultánea, no antes de la segunda quincena de febrero.

Con el encautamiento de los recursos bélicos de las tres embarcaciones destinadas a Cuba se perdieron de un golpe la mayor
parte de todo lo recaudado por el Maestro en la preparación de la guerra, pero no puede obviarse que la fe lo acompañó durante toda su vida.

Otros hubieran aconsejado aplazar el movimiento dados los imprevistos surgidos en los mismos inicios, en cambio el Apóstol comienza la titánica tarea de recaudación de fondos, a última hora, para no modificar el comienzo de la contienda y, cuando el 6 de febrero, llega a Cabo Haitiano recibe 2 mil pesos resultado de una colecta urgente hecha por Gonzalo de Quesada en la Florida a nombre de la Delegación.

Gracias a las constantes motivaciones de José Martí su Revolución no aborta en ciernes, porque aún, en medio de días tan trágicos, angustias, desvelos y contratiempos, nunca tuvo una frase de desaliento.

Cómo se sentiría en aquel enero, cuando lo de la Fernandina. “La cobardía, o más, de un hombre inepto, se nos clavó de arrancada en la obra grande” Se trataba del coronel López Queralta, propuesto por Serafín Sánchez para que dirigiera la expedición, así catalogó esa desgracia y también aseguró: “Sé padecer y renovar”.

No era fácil comprender a alguien que ve derrumbado todo su plan de alzamiento a pocos días de comenzar la guerra y conservar tantas convicciones: “Nos rodean y ayudan hoy mayor respeto y mayor fe que nunca”, dice a José Dolores Poyo.

También le escribe a Máximo Gómez: “Pero hemos salvado más: la disciplina y el respeto de la Isla, asombrada de este esfuerzo,- y el cariño de las emigraciones…”. Más adelante le confiesa: “Yo no miro lo deshecho, sino lo que hay que hacer”.

Esa voluntad se mantiene después de todos los infortunios sufridos para incorporase a la manigua junto a Máximo Gómez, e incluso pasada la tormentosa travesía en embarcación, con un mar enfurecido que le arrancó el timón, desembarca por Playitas de Cajobabo y escribe en su Diario de Campaña: “Dicha grande".

La historia de Cuba está llena de ese asombroso optimismo. Se recuerda la noche del 18 de diciembre de 1956, cuando se encuentran Fidel y Raúl luego de la dispersión de Alegrías de Pío, "¿cuántos fusiles traes?", pregunta Fidel, "cinco", responde Raúl. "¡Y dos que tengo yo son siete! ¡Ahora sí ganamos la guerra!”.
 
 
 Hilda Pupo Salazar
Author: Hilda Pupo Salazar
Periodista especializada en temas de educación y valores. Autora de las columnas Página 8 y Trincheras de ideas.
Más artículos de este autor

Escribir un comentario