No defraudarlo jamás

  • Hits: 3003
Entre más aspectos materialicen, en la vida cotidiana, del concepto de Revolución, definido por Fidel en el año 2000, donde resume magistralmente toda su Obra de Enero de 1959, constituye el mejor homenaje al Comandante en Jefe.

En estos 60 años de victoria, a la cual dedicó su fructífera vida, logró una transformación radical del país en materia de educación, salud pública, deporte, cultura, hidráulica, vivienda, entre otros sectores, e hizo realidad los sueños de los mejores hijos de la Patria desde el 10 de Octubre de 1868.

Nunca podrán desligarse los aniversarios de su desaparición física (este es el segundo) de los preceptos, nacidos, precisamente, para referir de forma sintética lo que debemos defender, para no resultar destruidos.

Cuidar la Revolución, diría Fidel en pocas palabras, el hombre creador de la Obra que, consideró vital preservarle la unidad del pueblo en la sociedad, luchar por nuestra independencia, desinterés, modestia, sueños de justicia, cambiar lo que deba ser cambiado y tener sentido del momento histórico.

Lo importante de tratar a los demás como seres humanos y emanciparnos por nosotros mismos. Desafiar poderosas fuerzas dentro y fuera, no mentir jamás ni violar principios éticos la incapacidad de aplastar la fuerza de la verdad más la audacia, inteligencia y realismo en la lucha.

Vivimos momentos complejos con una izquierda acosada por una derecha aupada por el imperio yanqui y en estas circunstancias adquiere primacía la batalla política, para reforzar nuestra ideología como arma de defensa, porque tratan de asfixiarnos y demostrar la superioridad del sistema capitalista, por diversas vías y con la facilidad de las nuevas tecnologías.

Ese trabajo político requiere de total inteligencia, atemperado a la realidad presente, cuando algunos piensan en el triunfo personal solo fuera de Cuba, por tanto, no cabe otra interrogante ¿ Qué protegemos? y entre las respuestas está el precio de ser dignos, más perfeccionar el país.

Precisamente la dignidad fue atacada por el ultraderechista Bolsonaro, presidente electo de Brasil, al valorar, de manera despectiva, la labor de los galenos cubanos integrantes del programa Mais Medicos, iniciado con el gobierno de Dilma Rousseff.

El bloqueo yanqui a Cuba, ahora más reforzado, sigue siendo un freno, porque no se puede planificar avances dependiendo de mercados, que pueden o no abrirse a las demandas del Archipiélago. Basta que sean productos norteamericanos, incluso proveniente de filiales en terceros países, para estar vedados para Cuba.

Por eso, Fidel, por su vasta experiencia, insistía tanto en proveernos de nuestras riquezas. Uno de los sectores ungidos de tales imperativos es la agricultura, porque cuánto podíamos ahorrar si cosecháramos nacionalmente lo que traemos del exterior.

En esa realidad, uno de los acontecimientos más trascendentales sucedidos en Cuba, después de 1959, resulta la firma, por una gran mayoría del pueblo, del concepto de Revolución y es porque tenemos resumidos el ideal de las conquistas donde más debemos dedicar los esfuerzos.

La rúbrica constituye la ratificación popular para la defensa de la obra patriótica protagonizada por Fidel, dada en un momento clave: su desaparición física y cuando el enemigo presagia el desmoronamiento de Cuba, ante la falta de su principal Líder Histórico.

Defendamos el concepto de Revolución, porque es el cumplimiento del deber cotidiano, el mayor compromiso con ese Gigante, quien solo se nos fue físicamente, es ser fiel a su legado, es la salvaguarda de las conquistas alcanzadas en décadas y ratificarles, al mundo, la confianza de no defraudarlo jamás.
 
Rodobaldo Martínez Pérez
Author: Rodobaldo Martínez Pérez
Máster en Comunicación Social, autor del blog Holguín Ahora.
Más artículos de este autor

Escribir un comentario