Velasco es también Soya

  • Hits: 515
soya velasco 1Velasco, territorio del holguinero municipio de Gibara, es conocido como el Granero de Cuba. Fotos: Cortesía de Evelio García
 
Velasco, territorio del holguinero municipio de Gibara, es conocido como el Granero de Cuba, por la calidad y variedad de granos que se cultivan en sus predios.
Es por ello que Evelio García Sánchez, Ingeniero Agrónomo desde hace aproximadamente 20 años, dedica su trabajo al cultivo y promoción de siembra de la soya, considerada como uno de los cinco granos sagrados y esenciales para la existencia de la civilización China.

Allá muy lejos del pueblecito velazqueño, en Recreo, donde escasea el agua y las tierras son ligeramente onduladas pero con bajos tenores de sales, posee García su pequeña finca. En esta tiene sembrada una pequeña parcela de la semilla que, según comenta, “contiene entre 18 y 21 por ciento de aceite y entre 38 al 42 de proteína bruta.

soya velasco 2 Reynaldo León conoció que demasiada exposición a la luz afecta a la planta.
 
“El aceite se utiliza para fabricar barnizados, colas, esmaltes, grasas industriales, lubricantes, tintas, margarina, mayonesa, lecitinas (complemento dietético) comestibles y aceite refinado para cocinar. El residuo sólido o `torta`, resultante del proceso de extracción del aceite, se destina a la alimentación humana y animal, fabricación de carne, harina, emulsiones, fertilizantes, adherentes y proteínas”.

En el otro extremo del pueblo encontramos la casa de Nelson Rodríguez Peña, Ingeniero Agrónomo que trabaja en la Unidad de Extensión, Investigación y Capacitación Agropecuaria de Holguín (UEICA-H). En su patio vemos, además de muchos pollos, una serie de máquinas utilizadas en la elaboración de piensos.

soya velasco 3 Hoy se trabaja en velasco por lograr variedades adaptables a todas las épocas del año, pues la soya puede cultivarse en primavera, verano e invierno.
 
"Aquí tengo una máquina para el secado del grano, otra para la extracción del aceite en frío, dos molinos y una mezcladora”. Luego, Rodríguez, investigador de la importancia del grano en la alimentación animal (pollos) comentó: “Todos los piensos no requieren las mismas cantidades de soya y aceite. Si el objetivo a cumplir con la ceba de los animales es obtener masa y no grasa se echa menos aceite”.

En otros municipios de la provincia de Holguín cultiva el grano en menor cuantía, tales como Banes, “Rafael Freyre”, “Urbano Noris”; el poblado holguinero de San Andrés y “Calixto García”.

Velasco es una de las zonas donde más se cultiva, son muchos los productores que la tienen incorporada a sus producciones, aunque en pocas cantidades y destinadas, casi siempre, para el auto consumo.

Reinaldo León es un ejemplo de quien un día se asustó cuando al observar su cultivo lo encontró casi seco en una parte. La razón, un bombillo cerca del campo. Preocupado, buscó al especialista para que le explicara las causas: “Su crecimiento depende de la duración del día pues es una planta fotosensible.

La extremada exposición a la luz produce daños como el secado de la planta y la incorrecta maduración del grano”, asegura Evelio García.

“Se desarrolla bien en temperaturas entre 10-40 0C, las óptimas entre 21-27 0C. y los períodos lluviosos deben coincidir con la germinación, floración y llenado del grano. La cosecha debe coincidir con período seco”, agrega el García Sánchez.

Hoy trabajan por lograr variedades adaptables a todas las épocas del año pues la soya puede cultivarse en primavera, verano e invierno; siendo este último el más óptimo para la cosecha, así asegura Nelson Rodríguez.

Aumentar el cultivo y el conocimiento de esta oleaginosa es una meta, pues nuestro país se encuentra en el proceso de sustituir importaciones. Cuba importa grandes volúmenes de este producto para elaborar los disímiles alimentos que del grano se obtiene. Muchos de los suelos donde vivimos poseen las condiciones propicias para su desarrollo.
 
Con un poco de inteligencia, empeño y trabajo lograrán inmensas cosechas que pueden utilizar como materia prima.

Escribir un comentario