Ausencias

  • Hits: 1375
avion1
 
Cuando uno crece se da cuenta de las cosas. Que las tumbas son más que cruces y mármoles. Que los velorios son más que coronas y ataúdes. Que los muertos son más que cadáveres y cenizas. Que los entierros son más que llanto y adioses. Que los cementerios son más que sitios de paz.

Cuando uno crece se da cuenta de las ausencias, el dolor, las heridas. Cuando uno crece comprende el significado de los hechos, de las tragedias. Y entonces, con el rostro confuso, los ojos cuarteados, el aliento perdido, no puedes levantar la cabeza, no quieres seguir, te paralizas, te derrumbas, aunque muchos te abracen y te sostengan.
 
Un año después, con una sola sobreviviente, es inevitable no recordar, no sentir, no llorar frente a miles de gente, familias que se partieron en pedazos. Y aunque uno prefiera pensar que eso nunca pasó, aunque muchos todavía no se acostumbren, las fotos, las miradas, el gesto mudo, las lágrimas, el silencio, queda, se palpa, invade.
 
Es difícil escribir estas líneas, cuando detrás sabes que hay demasiados recuerdos. Es un riesgo asumir esta columna, cuando no puedo olvidar el abrazo a una de mis grandes amigas porque perdió a su padre, cuando escuchaba en las calles, en las guaguas, en los vecinos, todo lo que dejó el desastre.
 
Meses después en la Isla no se hablaba de otra cosa. Toda Cuba se agarraba de las manos y se sostenía en la esperanza, en su fuerza. Los periodistas, con el corazón apretado, contaban las historias de los vivos y los muertos.
 
Los fotógrafos, temblaban cuando ajustaban el lente. Fueron días en que no faltó la solidaridad, el apoyo de todos. Días en que la Patria vistió de negro.
 
Pero llegó el tiempo en que nos levantamos, llegó la hora de salir adelante, seguir el camino aunque nos falte mucha gente. Es bueno quedarse con la sonrisa de mamá, las caricias de la abuela, el beso de los hijos, las locuras de papá. Alimenta el alma recordar los momentos felices.
 
“A los héroes se les recuerda sin llanto”, cantaba Sara González en las tribunas. Hoy, me subo y pronuncio estas palabras llenas de fe y aliento, que después de un año no tapará el vacío, pero tienen el reto de mirar por dentro, de sostener, de confiar en aquellos que viven y cargan con esta tragedia, de subir la cabeza, pasar la mano por el hombro, de gritar, si es necesario.
 
Este es un texto que sangra, y si leerlo duele, escribirlo mata. Pero si no hay luz prendo la vela, porque las palabras, eso sí, aguantan mucho, dicen verdades, son nuestro escudo, nuestra razón. Han pasado 12 meses, y jamás se olvida la caravana de fuerzas, el rescate inmediato, las oraciones y promesas de los más creyentes.
 
Ya no importa el culpable, el desajuste, el modelo de avión. Las historias están grabadas, y quedarán escritas para quien quiera escucharlas. Y con el nudo en la garganta, cerrando los ojos, apretando la voz, me quedo en silencio, ese silencio que alivia y rinde tributo. Aunque eso no sea suficiente.
Jorge Suñol Robles
Author: Jorge Suñol Robles
Periodista, hasta cuando duermo. Escribo porque las palabras pueden construir caminos y describir realidades, pueden cambiar el mundo. Melómano excesivo. Cubano, de pies a cabeza.
Más artículos de este autor

Escribir un comentario

Comentarios  

# Pavel Rodriguez Rodriguez 19-05-2019 11:42
Suñol, gracias por este artículo, creo que en nuestra provincia no quedó nadie que no sintiera y sienta como propia la tragedia, como bien dices ahora hay que mirar adelante con el recuerdo de los que ya no están
Responder
# omar estevez morales 23-05-2019 17:59
Hoy leo este artículo y recuerdo esos tristes momentos, pero sabemos que pese al dolor hay que seguir para a delante y ante cada circunstancia de la vida decir #FuerzaCuba.
Responder
# Adrian IO 28-05-2019 00:54
Usted con las palabras claves como siempre. Ya hace un año y parece como si hubiera sido ayer. Acá donde vivo perdimos a tres en ese vuelo. Tres familias que nunca volverán a ser las mismas. Pero hay que seguir viviendo. No hay de otra. Saludos.
Responder