Millonaria y bien

  • Hits: 900
madres dia cronic
 
Sin botijas milenarias, lotería, hacer de mula en la aduana y hasta sin “fe” exterior me hice millonaria. En tan solo nueve meses forjé la mayor de las fortunas. Se me puso al frente la “bolsa de valores” y no quedaba otra que ajustarse a la “tasa de cambios”; los “movimientos financieros”; velar el aumento de la “tasa de interés”, aunque se incrementara la “inflación”; contabilizar la “contracción monetaria”; chequear el “estado de la cuenta”; en fin: desarrollar la empresa para que llegara a feliz término y cosechar el éxito.

A la hora del “negocio” había que estar serena, muchas en ese momento están en el “mercado”, esperando las condiciones óptimas para lanzarse al “salón de la fama”. Como principiante se tienen dudas y temores, pero “algo” adentro te dice que va a salir y bien. Entonces, cuando sale, te das cuenta que acertaste al apostarlo todo, que eres extremadamente rica y como tal ya no se te llamará solo por tu nombre, profesión… ahora serás: Mamá.

La muñeca de los juegos infantiles ya llora de verdad y tras el único dolor deseado, con una mezcla de temblor, sangre y lágrimas descubres que es el momento cumbre, que tan solo por ese instante vale la pena vivir.

Ya nada será igual, sino mejor. Y aunque dejar de dormir, lavar pañales, preparar biberones, sacar cólicos… no parece romántico, extrae lo mejor de sí.

Sin haber afinado jamás una nota, darás conciertos de nanas. Inventarás un nuevo cuento las mil y una noche. Harás de comediante, bufón, payasa... buscando una sonrisa y te descubres guruguru, currucuchu: esclava presa de la onomatopeya.

Usain Bolt se queda atrás en la carrera por socorrer o evitar caídas. En tu bolso no faltarán medicamentos, toallitas húmedas, juguetes...y hasta el más mínimo detalle que responda a un "por si acaso".

Nada como la sorpresa diaria: un diente, una palabra, un gesto, una respuesta, una imitación o su surf entre profesiones: de momento hace un labial sobre tela (sábana en este caso) que deja pequeño al mayor abstraccionista, como pretende cambiar la configuración al teléfono, tomar como piscina un cubo o formar esculturas de las figuras o adornos recién deshechos.

Con su llegada las cosas cambiaron de color y de concepto. Desde ese octubre a mi arsenal de poetas no hace falta preguntarle qué es poesía, aunque tiene la pupila azul; hoy no reparo el acabado del artista, pues solo ella reduce el universo a “un quiero” y menos me importa la ropa o la fiesta, igual la vestiré de caricias. De mis renglones es el amor y es el verso.

Después de esa experiencia, ante la mirada tierna de quien duplica el instinto maternal, solo queda el abrazo por comprender la historia de hace veintitantos años atrás, donde la mejor de las "productoras" me dio el protagónico de su película.

¿Cuánto vale tener como despertador en las mañanas un tierno -"mimi", que en la ecuación del día el paréntesis sean sus brazos, que diga "mamá mía" y se de en el pecho, que extienda las manos cual abanico para expresar que te quiere "gaaande" y luego te abrace con todas sus fuerzas? Porque no hay moneda que compre esas razones, aunque tenga los bolsillos de periodista, soy millonaria y bien.
 

Escribir un comentario

Comentarios  

# lety 09-05-2019 11:38
Yenni sinceramente.... gracías muchas gracías por escribir tan pero tan lindo te juro que me hiciste llorar, cuanta sinceridad .Tengo una niña de 15 años y así mismo es, me vi reflejada en todo lo que escribiste y le doy todos los días gracías a dios por tener a mi MADRE y a mi HIJA .suerte para ti saludos.
Responder