Razones para festejar

  • Hits: 769
 Poco más de 72 horas restan para que culmine el año 2018, otro capítulo de este siglo 21 que deja atrás un sendero marcado por logros, avances y también rezagos, porque así de rica es la obra humana.
 
Si bien faltó contar con días de 25 horas como alegan algunos amigos, a quienes el Dios Crono debió donarle extras para hacer todo lo que pretendían en sus jornadas, el calendario pasará la página pronto y no vale lamentarse por lo que no fue, más si es posible replantearse metas a corto, mediano y largo plazo.

Desde ya muchos tienen definida sus aspiraciones para el año número 19 con la alegría de sobrevivir a cada comentario malicioso y místico que devino de aquel presagio expandido acerca del fin del mundo cuando arribáramos al año 2000.

Para quienes creyeron en las“bolas” que suscitó aquel asunto, arribar al decimonoveno año tras el advenimiento del nuevo siglo, sobradas son las razones para festejar la despedida del que se va y el augurio del nuevo que llega con la victoriosa hazaña de continuar la vida, respirar y poder mirar hacia el futuro.

Otros son más sensibles. Y llegar a este punto les motiva a redoblar sus muestras de afectos y consolidar sentimientos de más unión familiar, hacia la pareja, el trabajo y quienes acompañan en cada jornada.En tanto, hay quienes incluso son un poco más ambiciosos y enrumban su deseo a la conquista de sueños, al crecimiento en el orden profesional, fundar la familia deseada y lograr el hogar donde estacionar la vida, o simplemente superar lo ya obtenido.

Lo cierto es que, todos, desde el cristiano hasta el yoruba, desde el que tiene de congo hasta carabalí, ponen su fe en un mejor año, para seguir construyendo la nación con todos y para el bien de todos, como dijera Martí, el guía indisoluble de la obra revolucionaria que nos legó Fidel, a quien dedicamos cada paso que escalamos en la espiral de la Cuba nuestra, que este Primero de Enero llega a 60 años de soberanía total.

Fortalecerlas conquistas en el territorio y el trabajo en las comunidades, lograr producciones materiales, de bienes y servicios que se acerquen cada vez más a la satisfacción de la demanda de la población, forman parte también del deseo para el venidero año, al que además se suman los anhelos de una educación más perfeccionada, mejores índices de salud y de crecimiento espiritual, culto y en valores de los holguineros.

Y si nos dejaran escoger qué desterraríamos, sin duda alguna, pensaríamos en cómo desechar la convulsión de las absurdas políticasde absurdos gobiernos, que lejos de brindar solución a las crisis económicas, la hambruna, las desgracias humanas, dedican alma e ideas a los ataques bélicos, a los pretextos para asediar y adoptar actitudes injerencistas que van en detrimento de los pueblos.

Para regocijo de los cubanos, de los holguineros en particular, esa estela amarga que envuelve al mundo, aunque no deja de afectarnos, no será el motivo que este 31 de diciembre, prive a los más de 11 millones de cubanos para festejar con la tradicional cena de fin de año en familia y el advenimiento de un aniversario más del triunfo que gozamos.
Yanela Ruiz González
Author: Yanela Ruiz González
Lic. en Estudios Socioculturales, periodista de la Casa editora ¡Ahora! Especializada en temas de Educación y Educación Superior Fan de las redes sociales
Más artículos de este autor

Escribir un comentario