Ante todo: Enfermera

  • Hits: 1342
Entrevista EnfermeraFoto: Carlos Rafael
 
La cofia blanquísima sobre su cabeza de por sí revela la lealtad y vocación profesada por la carrera escogida hace un cuarto de siglo. Las dos líneas negras horizontales al frente e igual número en posición diagonal en ambas alas, que adornan el accesorio, reafirman esas y otras muchas cualidades de esta enfermera, ejemplo de responsabilidad, respeto, y humildad en el cumplimiento de una de las profesiones más sacrificadas de las Ciencias Médicas.

La cantidad de esas finas rayitas y el lugar donde son colocadas expresan el nivel jerárquico del que las porta. La licenciada Yamilé Ramírez Guerrero hace tres años está al frente del Departamento de Enfermería de la Dirección Provincial de Salud Pública con el encargo de representar y liderar a los más de siete mil 220 enfermeros y enfermeras de Holguín, por eso el realce de su cofia.

Ella asume la tarea con la autoridad y prestigio ganados a su paso por las diferentes ocupaciones desempeñadas desde su graduación con Título de Oro en la filial de ciencias médicas Aridez Estévez Sánchez, de Holguín, en 1998.

Con ese pergamino de sello dorado y ser parte del movimiento Mario Muñoz Monroy regresó a Cueto, de donde había salido en 1993 a cumplir sus sueños de niña, que ni su matrimonio a la temprana edad de 15 años lo había truncado.

Así a la menuda jovencita se le vio primero incorporarse a la atención primaria en el área de Marcané, después en el policlínico de la cabecera municipal, para progresivamente ir ocupando, cada vez nuevas y más complejas, misiones en importantes actividades de la asistencia médica, docencia y en activa vida política, por su doble militancia y miembro no profesional del Buró municipal de la Unión de Jóvenes Comunistas.

Cuando la Misión Milagro tuvo por escenario a la otrora escuela de trabajadores sociales Celia Sánchez Manduley la trajeron a Holguín, como subjefa de Enfermería, para así contribuir “a través de aquel proyecto, fruto de la idea de Fidel y Hugo Chávez, a que miles de venezolanos fueran operados de catarata, pterigión y otras patologías oftalmológicas; unos recobraron la visión y otros la mejoraron”.

A esa lista se agrega su ayuda solidaria en la República Bolivariana de Venezuela, las funciones cumplidas como especialista de cuadros en la Dirección provincial de Salud y de funcionaria en el Departamento de Urgencia, Emergencia y Trasplante.

Así, a grandes rasgos, pudiera parecer que todo fue fácil para la seño Yamilé, a quien matrimonio y maternidad de dos muchachos le llegaron quizás precozmente, por lo cual tuviera que conjugar muy bien responsabilidades laborales, políticas y sociales con las de madre, esposa e hija.

Yamilé confiesa, que a lo largo de estos años de profesión muchos momentos han marcado su vida, unos gratos y reconfortantes y otros propiciaron amar, valorar aún más a la Patria, lo que tenemos. Sin embargo, hay algunos que recuerda constantemente, por lo que rememora algunos a través de los cuales revela sentimientos contenidas.

“En 2001 cuando el XV Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes celebrado en Argelia. Fui representando a Cueto y en La Habana poco antes de la partida llegó el Comandante en Jefe Fidel para despedir a la delegación cubana. Él, siempre atento a los mínimos detalles, se interesó por si iban pediatras, ginecobstetras y si había alguna embarazada en el grupo, a lo que le respondieron que sí y que coincidentemente era de su tierra. Pidió conocerla. Yo tenía 26 semanas de gestación y me llevaron a su encuentro.

“Indescriptible esa plática con Fidel. Primero quiso conocer sobre cómo estaba Cueto, para después narrar vivencias de su paso por allí cuando niño y adolescente. Dijo de su placer de caminar y montar a caballo por esa zona, al tiempo que preguntó si seguía la línea del ferrocarril atravesando el pueblo. Me puso la mano derecha en la barriga y dijo: ¨pensaba que estabas gordita, pero mira es embarazada. Vas a regresar bien del viaje, tendrás un varón y será un hombre de bien¨. No se equivocó, hoy mi hijo cursa el onceno grado en la escuela vocacional Camilo Cienfuegos y es un joven excelente. Su despedida fue con un abrazo y un beso del que guardo una foto que siempre ha presidio la sala de mi sala”, afirma.

De su paso por Venezuela en el estado de Barinas guarda decenas de anécdotas; sin embargo, una la marcó para siempre. “Una madre de un niño de seis años arrodillada implorándome lo operaran de un tumor en un ojito, porque en una clínica particular le solicitaban seis millones de bolívares fuertes. Hicimos la coordinación y el paciente viajó a Cuba, donde fue intervenido sin costo alguno. Estos casos duelen y chocan, porque no estamos acostumbrados a verlos ni vivirlos”.

Como parte del Equipo de Trasplante y donación de órganos dice haber conocido de la mano de la doctora Eloida de las bondades, humanismo y gesto altruista de muchas familias holguineras, que en medio de su dolor con el consentimiento informado, donan tejidos y órganos de sus seres queridos fallecidos, para salvar la vida de otras personas. “Es un tema muy sensible que refuerza valores y compromete más a los profesionales de la Salud”.

En este momento de la plática soslaya hablar más de sí y prefiere resaltar de manera específica el papel del personal de enfermería, sobre el que aclara que “no es auxiliar del médico, sino un profesional con personalidad propia, que complementa la labor de los galenos. El perfil de enfermería es amplio, está presente en todo y cada uno de los procesos, define resultados del sistema de salud, porque somos responsables de la vigilancia las 24 horas del enfermo, damos continuidad a cada una de las indicaciones médicas en los distintos niveles de atención”.

Habla con orgullo de los más de siete mil 220 enfermeros y enfermeras, de ellos cinco mil 644 son licenciados, 259 especialistas y mil 600 técnicos medio y del total seis mil 670 son de sexo femenino; del poder de convocatoria que tiene esta fuerza, pues a la voz de mando la gran mayoría responde con disciplina, porque hay una formación rigurosa desde la escuela.

“La filial de la Sociedad Cubana de Enfermería en Holguín tiene liderazgo y cuadros muy valiosos, tanto en la atención primaria como secundaria, que saben compulsar a sus trabajadores a servir y hacerlo bien. No hay programa donde nuestra fuerza no esté presente y contribuya a cumplir y obtener resultados dignos de nuestro sistema de salud”.

Reafirma sus palabras con una frase de Florence Nightingale, paradigma para los que como ella visten de blanco y llevan la cofia: “La enfermería es un arte progresivo, en el cual permanecer inactivo es haber fracasado”.
 

Escribir un comentario

Comentarios  

# Guest 11-05-2018 21:54
Doy fe de esas palabras y de esa mujer ejemplo de abnegación sacrificio entrega profesionalismo humanismo modestia Felicidades
Responder
# Jorge 14-05-2018 10:56
Felicitaciones a esta excelente profesional de la enfermería.
Responder
# RmG 14-05-2018 13:12
es una muestra de profecionalismo, y una gran compañera.
Responder