Santiago Feliú, cinco años después del adiós

  • Hits: 786
Santiago feliuEl cantautor cubano Santiago Feliú fue uno de los pioneros del movimiento de la Nueva Trova. Foto: Kaloián Santos
 
Santiago toca la guitarra a la zurda y con las cuerdas invertidas (bajos en la parte inferior y agudos arriba). Se dice fácil, pero basta tratar de tocar así para entender que es una proeza titánica. Y si fuera poco, se cambia la guitarra de una mano a la otra en medio de la canción.
 
Por eso las canciones de Santiago nadie las toca bien, porque son tan complejas como su vida. Algunos han seguido su obra desde siempre, otros lo escuchan por puro esnobismo, muchos lo descubrimos tarde y lo veneramos cuidando no convertirlo en una imagen, incluso hay quien solo se sabe «Para Bárbara». Pero todos han escuchado la introducción de la revista matutina «Buenos Días», o la parte más fuerte de la canción del Ché.

El Santi define a su público como «los feligreses que vienen a escuchar a este genio incomprendido», y sin embargo, todos conocemos al Santi. Él es uno de los topos más famosos y se escucha tan vivo tocando canciones de Frank Delgado, Carlos Varela y Gerardo Alfonso, como cuando ellos tocan las canciones de él.

Santiago murió hace cinco años, pero (como dijera en una entrevista Gerardo Alfonso) yo hablo de él en presente. Y no voy a decir que está en el corazón de sus fans, o que el recuerdo lo mantiene vivo, o cualquier frase hecha para hablar de alguien muerto.

El Santi, sencillamente, está vivo. Y está vivo porque hace menos de tres años que yo lo conozco, y cuando lo escucho hablar en un concierto me río, lloro, lo aplaudo y hasta le respondo como si estuviera vivo.

Cada vez que un trovador lo menciona en un concierto y la gente se emociona y aplaude, no están aplaudiendo como se aplaude a un mártir, lo hacen como si Santiago estuviera sonriendo cómplice junto al trovador. Está vivo porque yo no supe nada de él hasta que escuché, el 12 de febrero de 2014, hace cinco años, la noticia de su «muerte», y ahora lo conozco mejor que a muchos vivos.

Los budistas ven en la trascendencia la fase superior de la existencia, él trascendió y ya no importa si el 29 de marzo no puede celebrar sus 57 años. Porque si alguien canta cosas como (...) Somos estatuas olvidadas del mañana (...), o (...) Los verdaderos hombres solo son gigantes brazos que le nacen a la tierra(...), si alguien canta (...)La vida es cuanto pasa mientras planificamos (...); entonces, o yo estoy muy mal de la cabeza, o Santiago Feliú está vivo.
 
 

Escribir un comentario