Cáncer con prevención no es sinónimo de muerte

  • Hits: 4641
Iván siempre se cuidó “como gallo fino”. Mantenía sus dietas y tratamiento para la hipertensión en orden; por eso nunca imaginó que aquella pequeña molestia muscular sería la señal de que todo iría mal.
 
 
 
Solo tenía un vicio que disfrutaba y le transportaba a su niñez, cuando con sus hermanos se escabullían hasta debajo de la cama para probar lo que prohibía mamá. Hasta el final de su tiempo complació a su cuerpo adicto con la cantidad de nicotina que anhelaba.
 
19 días después del diagnóstico de cáncer de pulmón y una sesión de quimioterapia, Iván volvió a la infancia, a donde comenzó todo, y se marchó sin las horas suficientes para despedirse de tres de sus cuatro hijos, en aquella lúgubre habitación de hospital.
Iván tenía 60 años y había pasado la mayor parte de su vida fumando.
 
***
“En abril sentí una bolita en mi seno, gracias a Dios me di cuenta y de inmediato acudí al médico”, recuerda Luisa. “Durante varias consultas mi esposo y yo nos enteramos de que tenía un tumor. A las dos biopsias nos informaron que era un cáncer muy agresivo y era urgente actuar pronto.
 
“Tres días antes de la intervención quirúrgica ya eran dos tumores, lograron extirparlos; sin embargo, poco después los doctores dijeron que tenían que hacerme una mastectomía y extraerme todos los ganglios.
Tras dos intervenciones quirúrgicas y 16 “quimios” Luisa ya no tiene pelo y confiesa que sí, tiene miedo morir, pero no ha dejado que ese temor le gane la batalla.
 
“Asumí al cáncer como una enfermedad que se abraza, y la acepté como una posibilidad de sanarme y crecer en la vida. Nadie está exento de padecerla por más sano que sea y cuando sucede hay que afrontarlo.
“Es importante la prevención y hacerse el autoexamen de mama. El diagnóstico a tiempo y con un tratamiento convencional contra el cáncer se cura, no es sinónimo de muerte”.
 
***
CartelC
Las historias de Iván y Luisa son verdaderas, compartidas hoy, 4 de febrero, día elegido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Centro Internacional de Investigaciones y la Unión Internacional Contra el Cáncer, para concientizar sobre su prevención, diagnóstico temprano y reducir los casos de muertes evitables.
 
Con el lema “"Nosotros podemos, yo puedo" la campaña de este año se pronuncia en cuatro aspectos fundamentales: adopción de estilos de vida saludables, detección precoz, tratamiento para todos y maximizar la calidad de vida del paciente.
 
La OMS pronostica que el fallecimiento a causa de este mal aumente en un 70 por ciento en las próximas dos décadas, “ya que es la segunda causa de muerte en el mundo”.
 
Por un mayor tiempo de vida, por la familia y quienes dejaríamos si el cáncer nos “coge y vence” es necesario alejar todo lo que contamina el cuerpo, realizar los chequeos médicos anuales, el autoexamen y nunca, nunca dejar para mañana lo que puede hacerse hoy.
 
Actualmente, los tumores malignos es la segunda causa de muerte en América con 2,8 millones de personas diagnosticadas y 1,3 fallecidas anualmente, según la Organización Panamericana de la Salud.
 
En Holguín murieron por este motivo mil 921 personas en el 2017, unas 85 más que en el 2016. Especialistas del Centro Oncológico Territorial de Holguín, con sede en el hospital universitario Vladimir Ilich Lenin, aseguran que aproximadamente el 30 por ciento de los casos diagnosticados es posible evitar mediante la prevención o modificación de los factores de riesgo, principalmente el tabaquismo.
 
En esta provincia el cáncer es la segunda causa de muerte, aunque en los municipios de Rafael Freyre, Antilla, Báguano, “Calixto García”, Cacocum y “Frank País” es la primera; mientras que el sexo más afectado es el masculino con riesgo de 237 por cada 10 mil habitantes.
 
Mientras que las principales localizaciones de cáncer en hombres y mujeres son tráquea, bronquio y pulmón; aunque en los primeros tienen una alta incidencia el de próstata y estómago y en las segundas, el de mama e intestino.
 
Estos resultados ratifican la necesidad de asumir estilos de vida saludables y acudir tempranamente al médico ante cualquier cambio en nuestro cuerpo, síntoma o signo de que algo anda mal en el organismo, pues todo a tiempo tiene solución.
 
El cáncer no distingue edad, género, raza, afiliación política o religiosa. Puede tocarle a cualquiera; pero, sin dudas, la mejor medicina hasta ahora es la prevención y la asistencia médica oportuna para no darle ni un “chance” a esta enfermedad.

Escribir un comentario