Mujer es arte

  • Hits: 895
fidel fmcFidel fue un fiel defensor de los derechos de la mujer cubana. / Foto: Cubadebate
 
De emocionales, irracionales, inmorales y cualquier otro adjetivo con esa terminación, si es despectivo, se nos ha tildado. Sin embargo, la ciencia nos ha absuelto, pues nosotras llevamos la verdad de los hechos y demostramos que en “libertad” somos extremadamente “poderosas”.

No es hembrismo o que vayamos a entrar en guerra con los hombres para mostrar superioridad, pero es una certeza de que podemos lograr casi todo lo que nos proponemos.

Habría que partir entonces de la raíz: somos la sublime máquina, en cuyo interior concibe, alimenta, desarrolla y cuando todo está listo: produce. Pero, a la vez, tenemos la potestad de decidir ser madres o no. Y aunque se atiende lo circunstancial, allanamos las presiones sociales, para forjarnos como madres solteras o familia mono-parental, como desee llamársela, si el instinto ruge dentro.

En los países donde la mujer puede cursar la universidad, generalmente, ocupan el mayor índice de graduados. Ello forma parte de otro de nuestros méritos, cuando queremos algo... Y como lo de conducir se nos da muy bien, ante el volante “domamos” la carretera.

Tenemos la capacidad de ser muy empáticas entre nosotras, por eso es posible que la ex del novio de la amiga también se vuelva enemiga, le hallemos defectos... en fin, somos pura solidaridad hasta en esas cuestiones.

Porque defendemos el derecho a vestir con lo que se puede, nos quede y se quiere, cambiamos formalismo por comodidad, y tacones... bueno, a esos los cambiamos hasta por tenis en plena fiesta de quince y con el más fino vestido. Si preferimos andar descalzas en plena calle con tal de que la lluvia no nos manche las sandalias de cuero, ¿quién lo puede impedir?

Varios estudios revelan que somos mejores comunicadoras que los hombres. Tal vez por aquello de: si no convences, confundes. Otros demuestran que la tolerancia de las mujeres ante el dolor es mayor. ¿Alguien conoce a un hombre que por una simple fiebre no se crea moribundo?

Por naturaleza solemos ser sensibles: no tenemos miedo a llorar y hablar de nuestros sentimientos; recargables: pese al cansancio diario, un par de horas de sueño, un baño y el impulso de la responsabilidad serán suficientes para poner pilas; terapeutas: a algunas nos basta un corte de pelo, un cambio de color o una pintadita a las uñas para darnos ánimo y cambiar de perspectiva.

La musa de muchos artistas, por la simbología y belleza. Con curvas o sin ellas, celulitis, estrías, pecas... no importa, igual inspiramos. Gordas, flacas, chicas, altas..., no importa, lo esencial es querernos. Estudiante, obrera, licenciada... no importa, somos mujeres y con eso basta.
 

Escribir un comentario