El culto de los cubanos.

  • Hits: 2236
marti tampa
 
La pregunta es: “¿por qué José Martí quería que la ley primera de nuestra república fuera el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre?” Porque para el Apóstol nada había más importante que el ser humano, como centro de la sociedad y, en la actualidad, piedra angular de nuestro modelo.
 
El 26 de noviembre, del ya lejano 1891, en el Liceo de Tampa, en el discurso conocido: “Con todos y para el bien de todos”, el Más Universal de todos los Cubanos defiende la dignidad plena del hombre que, desde el mismo Año del Centenario de su natalicio, Fidel Castro en su alegato La Historia me Absolverá y en toda su fructífera existencia hizo suyo tan digno precepto.
 
La definición de dignidad expresa: Es una cualidad del que se hace valer como persona, se comporta con responsabilidad, seriedad y con respeto hacia sí mismo y hacia los demás y no deja que lo humillen, ni degraden.
 
Toda la vida del Maestro estuvo centrada en lograr el bienestar de las mayorías, porque con los pobres de la tierra quiso siempre su suerte echar. Plena sintonía existe en el actual Proyecto de Constitución, con los anhelos del Maestro, que el constituyente pueblo cubano discute, en un ambiente de total democracia.
 
La Constitución es la ley fundamental sobre la cual se asienta un Estado. Establece los fundamentos de la nación, estructura de los poderes y sus alcances, a la vez que, garantiza derechos y deberes de los ciudadanos.
 
Es el documento jurídico-político más importante de cualquier país, la ley que traza las líneas legislativas para el resto de las normas que involucran a todos los sectores de la sociedad.

El humanismo caracteriza nuestra Carta Magna y, aunque requiere cambios, para atemperarla al presente, en esencia tiene ese principio muy acorde con la sociedad que construimos.
 
En cada una de sus partes está el sentido de preocupación, ocupación y defensa de los intereses y aspiraciones del pueblo, por lo cual una peculiaridad es el reforzamiento al acceso y derecho al trabajo; así como a la salud y la educación que se mantienen gratuitos y realzan su alcance como conquistas.
 
Los derechos, deberes y obligaciones abundan en la Ley de Leyes, que en nuestro caso es el real sentir mayoritario y dista mucho con otras pertenecientes a distinto Sistemas. La sensibilidad nos distingue, en cualquier circunstancia para que sea el culto de los cubanos.
 
No es lo mismo cambiar un término, una frase o proponer eliminar un artículo por considerarlo no acorde a las enseñanzas durante décadas que no defender la esencia de “esa voz del pueblo” existente en Cuba hace 60 años, Nuestra Constitución necesita actualización, para ponerla equivalente a los cambios en el Modelo Cubano, pero nunca renunciar a la naturaleza de una Sociedad diseñada pensando en los humildes y para los humildes.
 
Sobresale como valores supremos del ordenamiento jurídico: el disfrute de la libertad política, equidad, justica e igualdad social, solidaridad, humanismo, bienestar y prosperidad individual y colectiva, fruto de la historia, la identidad y la cultura de la nación cubana, desde el inicio de su Revolución el 10 de octubre de 1968, por el padre de la patria, Carlos Manuel de Céspedes.
 
Otro de los planteamientos sometido a examen es considerar al trabajo como un valor primordial en nuestra sociedad, constituye un deber, un derecho y un honor.
 
Entonces ¿por qué es necesario realizar un referendo para aprobar la nueva Constitución? Está entre las preguntas que merecen reiteración:
 
Porque es una reforma total y no parcial y requiere de un método de participación ciudadana mediante el cual el pueblo puede aprobar o rechazar una ley u otra disposición jurídica a través del sufragio.
 
Cuando se realice el referendo, cada ciudadano cubano tendrá la oportunidad de votar por la aprobación de la nueva Constitución con una simple cruz en la casilla con el SI o el NO.
 
Con eso queremos subrayar, para evitar confusiones, que una negativa es no estar de acuerdo con el documento completo, no algún contenido, de ahí la importancia en un consenso que mostrará la conciencia de nuestro pueblo.
 
Solo en un país socialista, en el cual el bienestar, la ocupación y preocupación del gobierno se centra en el ser humano, cabe el pensamiento martiano que en la Constitución Cubana debía ser el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre.
 
Rodobaldo Martínez Pérez
Author: Rodobaldo Martínez Pérez
Máster en Comunicación Social, autor del blog Holguín Ahora.
Más artículos de este autor

Escribir un comentario

Comentarios  

# Osmel 20-09-2018 14:48
..."La definición de DIGNIDAD expresa: Es una cualidad del que se hace valer como persona, se comporta con responsabilidad, seriedad y con respeto hacia sí mismo y hacia los demás y no deja que LO HUIMILLEN, ni degraden."...
Ayer en mi centro de trabajo se discutió el proyecto de constitución y le confieso periodista que me dieron muchas ganas de levantarme y opinar tantas cosas llegado el momento de hablar sobre el artículo 68, el tan afamado y controversial artículo del matrimonio entre personas del mismo sexo. Sabe usted porque no me puse de pie y dije muchas verdades, porque a pesar de que hace unos cuantos años reconocí públicamente y en mi familia lo que soy, no me gusta mezclar mi vida personal con la laboral, y puede que en mi centro trabajo, del cual soy miembro por más de un año ya los comentarios estén, eso es algo de lo que siempre se comenta, pero me doy a respetar y no hablo de mi preferencia con nadie. Ayer confirme que mi colectivo está lleno de rabia, odio y fobia por personas como yo, llegue a sentirme excluido, humillado y me carcomían las ganas de responder con muchos argumentos válidos a las opiniones ofensivas y sin fundamentos que muchos tiraron al aire tan fácil como beberse un vaso de agua, sin preguntarse en su nivel de conciencia si en el colectivo habían personas que como a mí, les llegaran directamente tan hirientes palabras, me dio al final del día pena por ellos, incluso por el propio moderador de la reunión que vino no sé de donde supuestamente preparado para desarrollar el debate, ese que a mi entender no era la persona ideal para conducir un proceso tan importante y serio como este, él mismo propició el debate sobre este artículo, pues llegado el momento en que nadie hablaba él explícitamente y hasta tajantemente diría yo, con una sonrisa que rozaba lo burlesco y ofensivo pedía criterios para encender la llama que al final termino por devorar por el día de ayer mi sentimiento de autoestima y el resto de mi jornada laboral me sentí tan mal que hasta deseos de irme a mi casa me dieron. Y yo reflexionaba sobre nuestra historia y el rechazo y discriminación que ha existido hacia las personas pobres, las mujeres, los ancianos, y a las personas negras como ese mismo moderador del cual le acabo de hablar, se imagina usted a este compañero de tés negra en medio de una reunión de blancos que piden más esclavitud, látigos y persecución para los mismos en los tiempos de la colonia, como se sentiría ese compañero en medio de una situación como esa?, así me sentí yo ayer, sin vos ni boto, y lo más pésimo del caso es no se conformaban con decir solamente que no estaban de acuerdo con el articulo por una de las tantas razones que ponen, todas o casi todas erradas, no bastaba con eso, tenían que incluir en sus intervenciones el odio, las burlas, ofensas y agravios contra personas como yo y además hablaban en sentido general, como si todos los que somos gays fuésemos de la misma pila, como les falta por aprender a conocernos… Espero que en este país no todos sean como mi compañero de trabajo que ayer opinaron sobre ese artículo, igual espero que no todos los moderadores que se han preparado para discutir el Proyecto de Constitución actúen de la forma que lo hizo el que por desgracia le correspondió a mi centro laboral...Hoy ya no me preocupa que el artículo 68 se apruebe o no, creo esto les preocupa más a los propios heterosexuales que a la misma comunidad gay, hoy estoy pensando en tantos que como yo van a tener que soportar esta misma situación. Gracias por publicarme.
Responder