Cachorritos de agudos contrastes

  • Hits: 4448
Las discordancias en el desempeño de los sectores fundamentales del juego y en el comportamiento individual de varios peloteros caracterizaron al equipo de Holguín (19 victorias y 21 derrotas), que ocupó el sexto lugar en la Zona Oriental y el décimo general en el V Torneo Nacional Sub-23 de Béisbol, para quedar lejos de sus aspiraciones clasificatorias.

La posición global podría mejorar, pues varios elencos tenían juegos pendientes, pero cualquier variante en ese indicador no cambiaría el evidente descenso de la selección nororiental, con respecto a la edición anterior, cuando fue semifinalista y se ubicó en el cuarto peldaño.

La manifiesta inestabilidad conllevó a los agudos contrastes en los resultados en distintos períodos del calendario. El elenco holguinero ganó solo dos partidos en sus primeras diez presentaciones; seguidamente tuvo un ascenso significativo al imponerse en 12 de 14 juegos, lo que permitió su inclusión temporal en la lucha por un boleto clasificatorio, pero volvió a decaer, esta vez definitivamente, al perder once de sus últimos 16 desafíos.

Cuando se examina el actuar de un equipo de béisbol en todo un calendario, el análisis generalmente en multisectorial, pero siempre hay elementos predominantes para bien o para mal. En el primer segmento negativo (diez juegos) a los holguineros le fallaron en cada presentación, en conjunto o indistintamente la defensa, el pitcheo y el bateo. En la segunda parte (14 encuentros) el bateo y el pitcheo levantaron, lo que hicieron posible una menor influencia de los problemas de la defensa y los errores fueron menos costosos. En los 16 partidos finales la ofensiva en general mantuvo sus guarismos, pero dispar de un juego a otro, en tanto falló varias veces el pitcheo.

Si hiciéramos una valoración de lo hecho por cada uno de los principales integrantes de la nómina, veríamos, al margen de lo que indican los números generales, que algunos fueron igualmente marcados por la inestabilidad de una jornada a otra.
 
Además, no desconocer las contribuciones que pudieron tener los elementos tácticos y estratégicos aplicados por la dirección del manager Francisco Aballe y que muchas veces determinan victorias o derrotas.

La ofensiva en cifras resultó positiva. Aún con juegos por efectuar para varios equipos, Holguín es primero compartido en jonrones conectados (21), segundo en hits (361) y bases robadas (43), tercero en average (284), OPS (766) y slugging (386); cuarto en OBP (380); quinto en carreras anotadas (209) e impulsadas (192); sexto en dobles (56)… Los holguineros embasaron mil 194 corredores, de ellos anotaron 170; en posición anotadora, 661, de los cuales 152 fueron traídos para home.

Los lanzadores promediaron 4,28 en carreras limpias permitidas (décimo), le batearon para 265 (décimo), 209 ponches (quinto) y 174 boletos (onceno)… En la defensa, el average fue de 964 (noveno) y 55 errores (decimocuarto); de ese total, 17 fueron de torpederos y 13 de antesalistas.

En lo individual en este plantel se distingue el segunda base Noel González con 400 de promedio ofensivo (segundo del torneo); conectó 10 dobles, tres jonrones e impulsó 20 carreras. El jardinero Yasiel Andi González es el segundo jonronero (empatado) del certamen, con siete, también segundo en boletos intencionales recibidos,11; average 315 y remolcó 25 anotaciones; el receptor Iván Prieto , el que más impulsó en el equipo, 35 (quinto del torneo); primero en la justa entre los que más impulsan ventaja o empate, 11; además,311 de promedio, ocho dobles y cuatro cuadrangulares conectados; el jardinero central Jorge Luis Peña sobresalió por sus 33 carreras remolcadas (séptimo), 15 dobles conectados (líder) y 10 bases robadas (tercero); compartió la segunda posición en fly de sacrificios, cinco; tercero empatado en remolcar ventaja o empate, 10; 312 de average y tres jonrones, entre otros bateadores destacados.

Lo mejor en el pitcheo estuvo a cargo de Yadier Rodríguez: cuatro victorias y un revés, 2,03 promedio de carreras limpias permitidas y le batearon para 222; José Antonio Sánchez (4-5, 3.99 y 279); Rafael Sánchez (2-1, 3.47 y 209) y Yéison Calzadilla (1-2, 2,52 y 258).

Los jugadores nombrados deben estar entre los que confirmen su pertenencia a la preselección holguinera, que se alista para la LVIII Serie Nacional. Como hemos dicho en otras ocasiones, a cada resultado, y mucho más cuando queda por debajo de las expectativas, no debe aplicarse borrón y cuenta nueva, sino someterse a profundo análisis por los técnicos, para tratar de localizar las esencias de las fallas, que sirvan de experiencias para venideras contiendas y contribuyan a mejorar el béisbol holguinero.
 
 
Calixto González Betancourt
Author: Calixto González Betancourt
Master en Comunicación Social, Licenciado en Periodismo. Especializado en temáticas deportivas. Responsable de la Columna “En esta Serie” por más de 30 años.
Más artículos de este autor

Escribir un comentario