¿Congo, carabalí o chino?

  • Hits: 2141
chino 1Pablo Choy Peña es Vicepresidente de la Asociación de Descendientes de la Colonia China de Holguín y Director de la Escuela Provincial de Wushu / Fotos del autor
 
Españoles, africanos y aborígenes. Estos son los componentes étnicos principales de Cuba. Pero hay otro que, a pesar de estar presente, no siempre es tan reconocido como estos: el componente chino. Todos ellos, de una forma u otra, han influido en la idiosincrasia de nuestro pueblo.

Pablo Choy Peña es ejemplo claro de la mezcla que conforma al cubano. Sus ojos ligeramente rasgados revelan un pasado histórico más allá de sus ancestros, que simboliza la fuerza de una cultura, el deseo de protegerla y su afán de transmitirla a las futuras generaciones, obra que defiende desde su puesto de Vicepresidente de la Asociación de Descendientes de la Colonia China de Holguín y Director de la Escuela Provincial de Wushu.

Hace más de 70 años que su padre y abuelo abandonaran la tierra que los vio nacer y llegaron a esta isla paradisíaca, pero difícil en todas sus épocas. Ellos como muchos otros inmigrantes chinos, portaban la esperanza de forjar un futuro mejor en estas tierras caribeñas, no siempre alcanzado, pero si deseado y perseguido.

En su casa y trabajo hay dragones, budas y un altar de San Fan Con, el legendario guerrero chino convertido en santo; pero también hay imágenes de Fidel, el Che, y Martí, toda una amalgama de combinaciones culturales y esotéricas a veces un poco difíciles de creer, pero siempre presentes, además de la tradición más reconocida por el público en general: las artes marciales. Su uniforme de satín negro con el símbolo chino de ‘’Wushu’’ en el lado izquierdo del pecho, lo demuestra.
Resuena una vez más esa típica frase de que el que no tiene de congo, tiene de carabalí, aunque esta vez hay que agregarle, si no tiene de carabalí, tiene de chino.

chino 2Práctica de Wushu dirigida por Pablo Choy-
 
¿Cómo fue que llegó a Cuba su familia? ¿De dónde proviene?

- “Mi familia proviene de Cantón, como la mayoría de los inmigrantes chinos. El primer miembro de mi familia en venir fue mi abuelo. Él dejó a cargo a mi papá de un pequeño negocio que tenía, nada importante, luego mi papá lo vendió y con ese dinero vino a Cuba, eso fue a principios de los años 1940”.
 
- ¿Domina el idioma chino?

- “Del dialecto cantonés conozco algunos términos, sólo los básicos. Estoy más familiarizado con el chino mandarín, que es el idioma oficial de China y desde pequeño lo aprendí de mi padre, aunque como no lo practico tanto quizás la pronunciación no sea muy precisa”.

- ¿No le gustaría visitar algún día China?

- “Claro que me gustaría, de hecho, es uno de mis mayores deseos. Sería fantástico visitar el pueblo de donde mi familia proviene y conocer de primera mano la cultura de la China actual. Siempre es bueno reconocer las raíces y regresar al lugar de origen. Pero por el momento no se puede, todo el mundo sabe por qué, no es necesario decirlo”.

- ¿Podría explicarme qué es el ‘’Wushu’’?

- “El ‘’Wushu’’ es el sistema que agrupa las artes marciales originarias de China. Se considera un deporte de combate, pero también es un método utilizado en la defensa personal y posee cualidades muy beneficiosas para la salud física y mental de quienes lo practican porque se enfoca en el desarrollo de la fuerza interior del individuo y aporta concentración y dominio”.

- ¿Cómo fue que se vinculó a él?

- “Hace alrededor de 10 años fui operado de la cervical y por ello tenía que realizar mucha fisioterapia. Entonces conocí al antiguo Director de la Escuela Provincial de Wushu de Holguín, que por aquel entonces funcionaba como un grupo de aficionados que lo practicaban por su cuenta, y este me explicó que no era solo un deporte, sino que podía utilizarse como terapia física por sus cualidades y que si lo practicaba podía ayudarme mucho en mi recuperación. Poco a poco fui vinculándome con el grupo y luego de la creación de la Escuela me convertí en miembro oficial. Ahora soy su director, desde hace tres años aproximadamente”.

- Es además el Vicepresidente de la Asociación de Descendientes de la Colonia China de Holguín, ¿no le crea conflictos con su trabajo en la Escuela?

- “La verdad es que no. Me ofrecieron el cargo porque como la Escuela no tiene local propio practicamos en la sede de la asociación, así que fue una estrategia para vincular un poco las dos entidades, que, aunque funcionan como organizaciones diferentes tienen un objetivo similar, que es el de preservar las tradiciones y costumbres del pueblo chino”.

Al terminar nuestra charla, no faltó su invitación a practicar Wushu. La despedida fue “a lo chino’’: mano izquierda abierta apoyada sobre el puño de la derecha a la altura del pecho. La escena parecía sacada de una película sobre el Monasterio de Shaolin; pero no, su saludo fue sinónimo de: “nos vemos, mi hermano”, porque así es esta Isla, un lugar donde hasta los chinos se sienten cubanos.

Al entrevistarlo, comprendí que su amor por China es gigantesco, a pesar de no conocerla; que las raíces se llevan en el corazón y no en el pasaporte porque lo más importante es conocernos a nosotros mismos y para ello hay que saber quiénes somos y adónde vamos.
 
chino 3El Wushu es utilizado como método terapéutico para el adulto mayor

Escribir un comentario