Lucha Antivectorial: Prioridad de todos

  • Hits: 562
mosquito fumigacion 2
 
Ella tiene dolor en la garganta, decaimiento, rash o erupción en casi todo el cuerpo y siente como si le halaran los ojos. Él, presenta fiebre alta, malestar al tragar y cansancio acompañado de mucho dolor en músculos y articulaciones.

Ellos conforman una pareja de jóvenes profesionales, que bien conocen qué son esos síntomas y signos, pero prefieren quedarse en casa sin ir al médico y mucho menos compartir la delicada situación que afrontan con los “muchachos”, que por las mañanas preguntan desde la puerta de la vivienda si hay algún enfermo y después de la consabida interrogación hacen estampar la firma a un miembro de la familiaal lado de la relación de nombres del núcleo, como constancia de la “visita”.

Los dos llevan varios días acostados a la espera de que desaparezcan esas molestias, porque lo que sí no quieren es ingresar. Hacen caso omiso a la gravedad del asunto, tanto para ellos como para los otrosmiembros del hogar y vecinos.

Sin embargo, a esos problemas que los aquejan se les pueden agregar otras sintomatologías más graves, que sin vigilancia médica o tratamiento evolucionan a shock y en ocasiones desencadenan la muerte, pero nada los convence, juegan con sus vidas.

Al ellos poseer el virus del dengue, de picarlos un mosquito y este a su vez de picar a otra persona, esta lo más probable es que contraiga la fiebre del dengue y así, sucesivamente, la cadena de enfermos se va armandoal persistir en Holguín una elevada focalidad y dispersión del vector en todo el universo urbano, en su gran mayoría en depósitos para almacenar agua mal tapados o descubiertos; patios enyerbados y otros problemas de higienización y prevención, que la población no acaba de interiorizar.

Esas dificultades unidas a incumplimientos en casi todas las áreas de salud del municipio cabecera, en tareas tan vitales como el tratamiento focal y adulticida; incorrecta labor de la pesquisa casa a casa, fraude en el control de focos, bloqueo de casos y en determinados informes; así como plantillas de operarios y mandos de la Campaña incompletas; poca percepción de riesgo en gran parte de la población, indisciplinas en los procesos, entre otras dificultades hacen que hoy la infestación que tiene de Aedes aegypti Holguín no la haya presentado ningún territorio del país hasta ahora.

Esta apreciación la hizo el doctor Gilberto Zamora, jefe del Departamento de Control de Vectores de la Dirección Nacional de Vigilancia y Lucha Antivectorial del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), quien junto a otros funcionarios de ese organismo acompaña a la provincia en esta cruzada contra el dañino mosquito, que desde hace casi cinco años mantiene en jaque a los holguineros.

De acuerdo con su experiencia y recorridos por las áreas de la parte urbana de la ciudad cabecera, la principal problemática que afronta este territorio en la impostergable tarea es el control, que falla desde mismo momento de pase revista antes de partir al terreno hasta en los protocolos establecidos para cada proceso y participantes en la Campaña.

“Es salir cada día con la responsabilidad de hacer bien lo que le corresponde a cada cual. No hay fórmula nueva, es la establecida: Fumigar, hacer el focal y demás acciones previstas en cada circunstancia, con la honestidad y el rigor necesarios en ante una situación entoepidemiológica como la afrontada por el territorio”.

Dijo que de cumplir con lo normado se puede cortar la trasmisión y bajar la alta infestación presente en ciudad de Holguín y en determinadas áreas de los municipios de Banes y Gibara. “Hay muchos mosquitos adultos volando, pero con el tratamiento adulticida se está logrando un alta mortalidad, que debe no debe bajar si se mantiene la calidad en el trabajo y no queda casa pendiente de fumigación”.

El especialista recordó el alto costo que esta tarea ocasiona al país y puso el ejemplo que para el tratamiento con líquido cada tonelada cuesta entre 80 mil a 90 mil dólares y cada equipo utilizado en esa faena tiene el valor de 950 euros, por eso es necesario un uso racional de este medio y recurso y solo destinarlo en casos excepcionales”.

Al valorar la situación entomoepidemiológica del territorio, el doctor Eduardo Michel Serrano Riverón, director de Higiene y Epidemiología en el municipio de Holguín, explicó que al cierre de la décima semana la transmisión de arbovirósis en las nueve áreas del universo urbano presentan una elevada focalidad y dispersión del vector, con el 92 por ciento de los depósitos para almacenar aguapositivos al vector y el 66,5 por ciento de las manzanas inspeccionados reiterativas.

Por su parte la doctora Yanelis Calviño Vega, funcionaria de la Dirección Provincial de Salud, llamó puntualmente a mantener el trabajo de vigilancia y la lucha antivectorial en estrecha coordinación con la participación consciente del pueblo en la solución de los problemas, que hoy posibilitan la perpetuidad del mosquito en las viviendas y locales de organismos y entidades.

La otra manera de evitar la propagación de la enfermedad es que las personas acudan oportunamente al médico entre las 24 a 48 horas a partir de los síntomas del virus, que pueden ser tan vanales o intensos en la medida de la respuesta individual de cada paciente, por lo cual ante el primer síntoma o signo lo más importante es acudir al sistema de salud.

Dijo que en Holguín, Banes y Gibara estudiantes de Medicina realizan pesquisa y labores de higenización y de control de focos, labor precisa de mayor apoyo, pero que muy particularmente recomendaríamos que se insista con esta fuerza en cómo realizar mejor esta fundamental actividad, pues en no pocos lugares se hace sin el rigor necesario y sin la fiscalización de los responsables de la acción.

El mosquito Aedes aegypti no tiene fronteras, por eso en todos los lugares se precisa cumplir con el focal y actividades de control antivectorial. Holguín puede y debe vencer la compleja situación existente con este insecto trasmisor del dengue y otras enfermedades si todos nos unimos en su erradicación con el personal de Salud al frente.
 

Escribir un comentario