Realiza Contraloría en Holguín balance de su gestión en 2018

  • Hits: 463
contraloriaExpo Holguín fue sede del balance anual de la Contraloría en Holguín. Foto: de la autora
 
Con la premisa martiana de que “en prever está el deber de salvar”, la Contraloría Provincial de Holguín realizó su análisis de trabajo del año 2018, en cuya sesión prevaleció la importancia de los auditores internos en las empresas y organismos, para detectar a tiempo cualquier tipo de dificultad.
 
La reunión centró su atención en el funcionamiento interno de ese ente controlador de las finanzas del Estado, así como en la capacitación de los auditores, la autopreparación de cada uno de ellos y las plantillas incompletas.

Para realizar un examen exhaustivo hacia lo interno de cada centro es un requisito indispensable el conocimiento de todas las normas, disposiciones y políticas que rigen esa actividad en el país y mantener una fuerza laboral estable. Resulta indispensable además incluir la presencia de esa figura en entidades que manejan grandes presupuestos.
 
Precisamente, en el balance se abordó la disyuntiva de la Dirección de Salud en Holguín, que no implementó la propuesta aprobada por el Consejo de la Administración Provincial para fortalecer el sistema de auditoría.
 
En su lugar utilizó la del Ministerio de Salud, la que dispone, entre varias medidas, la reducción en la plantilla de especialistas; una decisión polémica y arriesgada, pues ese sector, priorizado por el país, recibe en la provincia el 42 por ciento del presupuesto del Estado, y dispone de un amplio número de trabajadores.

Por ejemplo, el hospital provincial universitario Vladimir Ilich Lenin es la segunda entidad en el territorio con mayor plantilla de obreros, después de las empresas del níquel en Moa.

Al respecto, Reinol Pérez Fonticoba, vicecontralor de la República de Cuba, significó la relevancia que tiene para la nación el cumplimiento de esa política para el fortalecimiento del Sistema de Auditoría, la cual fue aprobada por una Comisión de Buró Político del Partido Comunista de Cuba (PCC) y del Consejo de Ministros.

Resaltó, además, que es menester identificar a las direcciones administrativas que no quieren o no solicitan auditores, así como aquellas en que los directivos no se interesan por esta figura, esencial en el sistema empresarial cubano actual.

Las diversas acciones de auditoría, supervisión y control ejecutadas en la provincia durante 2018 reportaron un daño económico de 238 millones de pesos, propiciado en gran medida por el incumplimiento de los planes, cuentas por cobrar fuera de término y operaciones sin respaldo documental que, obviamente, generan presuntos hechos delictivos.

Arelis Marrero, miembro del Comité Central del PCC e integrante del Buró del PCC en Holguín, en las conclusiones del encuentro resaltó que la provincia necesita de más control y cuidado de sus recursos, por las mismas características particulares que la diferencian del resto de los territorios y complejizan su economía.

Marrero puntualizó que, ningún análisis puede desvincularse del contexto en que vive el país. “Resulta imprescindible realizar acciones de prevención a tiempo, para así poder acompañar a la economía nacional”.

La afectación de más de 230 millones de pesos demostró la existencia de fallos en esa prevención, fisuras en el control interno y para resarcirlo debe existir una correspondencia entre la magnitudde las faltas y las medidas a tomar, porque a veces se perciben problemas muy grandes y sanciones muy pequeñas, señaló la dirigente partidista.

Irma Sánchez Cruz, contralora de la provincia, trazó como objetivos de trabajo para el 2019 incrementar las labores de prevención y enfrentamiento contra las indisciplinas, ilegalidades y hechos de corrupción administrativa.

Debe consolidarse igualmente en la provincia el sistema de control y supervisión del Estado en función de lograr un desempeño estable y de calidad, como garantía del cumplimiento de la misión de la Contraloría Provincial.
 
 
 

Escribir un comentario