Fidel, Birán y la Constitución

  • Hits: 7234
Fotos: Carlos RafaelFotos: Carlos Rafael
 
Mucho se habla de la historia; para algunos es la novela de los hechos, la narración de los sentimientos; otros afirman que son profecías que miran hacia atrás y desconocerlas es condenarse al fracaso. Es cierto, pero coincido más con el filósofo ateniense Tucídides, quien aseveró: “La historia es un incesante volver a empezar”.
 
Desde la húmeda mañana de este 13 de agosto, bajo el viejo algarrobo del que penden, como hijos, frondosos curujeyes, más de 600 jóvenes se reunieron para conmemorar el aniversario 92 del Comandante en Jefe Fidel Castro.
 
Habían acampado en la zona de Birán durante la noche anterior y disfrutaron, hasta el filo de la madrugada, del concierto brindado por el Grupo Moncada.

Biran Debate 2
 
Hubo alegría, direcciones y teléfonos compartidos, zapatos llenos de un lodo espeso y rojo, compromiso de la juventud, integración de generaciones y mucha magia, porque en este lugar, donde creció la raíz de la familia Castro Ruz, cada día se teje la leyenda.

Biran Debate 3
 
Fueron momentos inolvidables para los 57 jóvenes que recibieron, de manos de Ernesto Santiesteban Velázquez, primer secretario del Partido Comunista de Cuba en Holguín, y de otros dirigentes, el carné de la Unión de Jóvenes Comunistas.

En medio de la música y poemas, encontró un espacio preciso, además, la presentación de la cuarta edición del libro Cien Horas con Fidel, del destacado intelectual Ignacio Ramonet, con nuevas precisiones. Numerosos ejemplares fueron puestos a la venta y adquiridos por los visitantes.

Biran Debate 4
 
Un recorrido por el sitio mostró a visitantes foráneos y holguineros la remodelación de obras que forman parte del proyecto de renovación del complejo. Hay una nueva cerca perimetral, que delimita la propiedad, se restauró el panteón familiar, hermoso en la sencilla conjugación del mármol y el bronce, mejoras en la cocina y en terrenos sembrados adyacentes.

La singularidad de la fecha y el lugar fueron el escenario propicio para el inicio del proceso de consulta popular del Proyecto de Constitución de la República de Cuba en Holguín, en el cual participaron trabajadores del Complejo Histórico de Birán e integrantes del colectivo laboral de la Casa de la Cultura del asentamiento, en el municipio de Cueto.

Desde las primeras intervenciones, los asistentes, dejaron claro que asistían a un momento trascendental, ya que cubanas y cubanos tienen la oportunidad de convertirse en constituyentes, al proponer adiciones, supresiones y modificaciones a la nueva Carta Magna.
 
Biran Debate 5
 
Lázaro Castro, director del Complejo Histórico, alabó la formulación de los Artículos 21 y 23, sobre las formas de propiedad, pues se enfatiza en la legalidad, y se ordenan y controlan mejor numerosos cambios operados desde los días del Periodo Especial hasta aquellos más actuales, como resultado de la actualización de nuestro modelo económico y social. De gran importancia fue la sugerencia de este cubano en cuanto al Artículo 70, de enriquecer el párrafo que define las obligaciones de los hijos hacia los padres.
 
Antonio López, historiador y guía del Complejo Histórico, reconoció lo avanzado de la constitución propuesta al contemplar el matrimonio como la unión voluntaria concertada entre dos personas con aptitud legal para ello, pero mostró preocupación por el tema de la posible adopción de niñas o niños en casos de personas del mismo sexo.
 
Al respecto, la diputada a la Asamblea Nacional del Poder Popular, Esther Dupón, reflexionó acerca de las justas y objetivas modificaciones que se incluirán en el Código de la Familia y otras regulaciones que defenderán, como siempre ha ocurrido, los derechos de los infantes.
 
Trabajadores y trabajadoras presentes en la consulta se interesaron por los artículos referidos a los derechos civiles, la nueva estructura del gobierno, aspecto explicado en detalle por Gertrudis Bejerano, vicepresidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular, y sobre la autonomía municipal, entre otros importantes temas.

Pasada la una de la tarde, Birán conservaba esa frialdad y ese verdor característico. Llegaba la calma, ese marasmo que acompaña al mediodía. Los jóvenes se habían marchado, los trabajadores se incorporaban a su rutina, un ave hermosa revoloteaba cerca de una Bandera Cubana suelta al viento. Fue el momento exacto cuando recordé que la historia es un incesante volver a empezar.
 
Artículo relacionado
 

Escribir un comentario