La mùsica y el cine se encuentran en Gibara

  • Hits: 1446
conciertofestival2
 
Otra vez estamos aquí, luego de un año de desvelos. Entre la noche y el día, entre la madrugada cómplice que insiste en la música profunda y cubana. La Plaza da Silva vuelve a ser testigo de canciones, vuelve abrazar el llanto de una guitarra, las voces diversas, un piano que sangra, seduce. Es Gibara, es el mar, es el sueño de Solás.
 
La primera noche es de Silvio y Pablo Milanés, es un homenaje al Grupo de Experimentación Sonora del Icaic. Lo regalan, lo cantan, con un repetorio perfectamente escogido, Kelvis Ochoa y David Torrens. A ellos le ha tocado ser los primeros en ese escenario de historias y recuerdos. Ellos saben lo que significa este festival, vienen una y otra vez, y no se cansan.

conciertofestival3
 
En el piano, Rolando Luna. Suena Yolanda, como para embrigar esta noche de julio. Van, con ese carisma y energía que caracterizan estos cantautores desmenuzando varios canciones. Oleo de una mujer con sombrero, Mi unicornio azul, Yo no te pido son algunos de los temas seleccionados para esta descarga, que a ratos, se vuelve íntima.

Sube Ronny Barreto, y le da su sello a la percusión. Mientras, el público siente, tararea, huele a Cuba. Pero aún no acaba la fiesta. Isaac Delgado, luego, derrocha salsa por todo el escenario, pone a bailar al público con ese swing inconfundible.

Delgado se pasea por casi todo su repertorio, pero no teme incluir temas de otros artistas, coritos pegajosos que todo el mundo sabe, para “calentar” el ambiente. Des-pa-ci-to. El chévere de la salsa goza, y el público también. Invita a Elain Morales para que le acompañe, y aquello, se pone mejor. Buena manera, sin duda, de arrancar esta primera noche de festival, donde cantarán, en próximos días, otros artistas, igual de apasionados, igual de locos, igual de adictos a la canción, al poder de la música.

La noche no se detiene. Es Dj Lejardi, y trae su ritmo electónico, para los amantes del género, mientran en el INIT se descarga con el Jam Sessions. Gibara no duerme, es feliz. Es, en mayúscula, un mar de artes.
Jorge Suñol Robles
Author: Jorge Suñol Robles
Periodista, hasta cuando duermo. Escribo porque las palabras pueden construir caminos y describir realidades, pueden cambiar el mundo. Melómano excesivo. Cubano, de pies a cabeza.
Más artículos de este autor

Escribir un comentario