Museo de Arte de Gibara: una joya de la cultura en Holguín

  • Hits: 5787
museo gibara 1Fotos: Carlos Rafael
 
El Museo de Arte de Gibara, ubicado a unos 30 kilómetros de la ciudad de Holguín, atesora tras sus puertas una amplia colección de objetos decorativos de los siglos XIX y XX, lo cual lo convierte en una joya de la cultura cubana.

Único de su tipo en el oriente de la isla caribeña, en este espacio se protegen unas dos mil piezas representativas de ese período histórico, importadas en su mayoría desde Alemania, Francia, Inglaterra y otras naciones de Europa.

Muebles, jarrones, vasos decorativos, lámparas, juegos de tazas para té y café y otros objetos utilitarios, hacen de la instalación un referente para el estudio y la preservación de las tradiciones autóctonas de la región.
 
Distribuidas en 13 salas expositivas en la otrora vivienda de Atanasio Calderón, uno de los alcaldes de tales dominios en la etapa colonial, estas piezas representan firmas distinguidas, entre ellas la vajilla Limoges y la fábrica de cristal Bacará, marcas francesas de renombre.

En un maravilloso viaje a través de vitrinas y espacios iluminados es posible acercarse también a la historia económica de la Villa Blanca de los Cangrejos, a través de utensilios que fueron propiedad de familias acaudaladas de la época.
 
museo gibara 2
 
Entre estos elementos, sobresale un vaso decorativo del estilo Art Nouveau, el cual está hecho de arcilla y representa tres ninfas que se sumergen en un torbellino, según precisiones hechas a la ACN por María Chacón, directora de la institución cultural.

Esta figura, caracterizada por las líneas curvas, sensación de movimiento y las referencias a la naturaleza, constituye la única pieza registrada en un museo de Cuba con estas características, lo cual convierte su conservación en prioridad para técnicos y especialistas.

Posee la institución, además, otros atractivos como una amplia variedad de muebles estilo perilla, los cuales contienen entre sus elementos distintivos flores, hojas de plantas y balaustres torneados.

Dentro de la colección se destacan los Sillones de Viena, de la firma Thonet, introducidos a través del puerto y que ratifican al municipio costero como un espacio donde florecieron las costumbres europeas.

Inaugurado en 1972 y beneficiado recientemente con una reparación capital, el museo conserva elementos identitarios de las viviendas del siglo XX, localizados fundamentalmente en áreas de la cocina y el baño.

Preservar estas piezas y con ellas la identidad y costumbres autóctonas del oriente cubano, constituyen hoy las premisas de este inmueble, donde la cultura y el arte van de la mano.
 

Escribir un comentario