Amor crónico

  • Hits: 1639
amor letras
 
Puede que el indicio más precoz sea un gorjeo indescifrable o la primer palabra un síntoma ineludible. Tal vez los vectores sean las profundamente brillantes páginas de La Noche de Exilia Saldaña o versos de la Mistral en voces adultas para arrullar a un crío..
 
Aún se investiga si la causa está en el ADN, alguna mutación que predispone a padecer, como feliz condenado, el Síndrome de Estocolmo por las letras.

El paciente, termina secuestrado, vencido y subyugado, sufre una enfermedad maravillosa a causa de la cual trata de absorber con la lectura, vocablos, signos, imágenes de belleza atroz, narrativa indescifrable o versos como punzantes certezas.

Y quiere, a toda costa, escribir, narrar, contar, decir, porque padecerá por siempre la urgencia de plasmar historias, para informar, distraer, por el placer de la belleza en la palabra que se da como un regalo a los desconocidos en una página impresa.

El amor por ese ente vivo que es el lenguaje, es de una cronicidad que aplasta y eleva, y nadie como el paciente sabe cuánto duele una palabra esquiva, una oración que se resiste a ser cierre semántico adecuado; un relato que no cuaja en construcción verosímil, redonda; cuando la prosa quiere volverse verso o el verso se resiste a la métrica con que se le quiere ceñir.

La de cronista, escritor, periodista, poeta, amante de los libros, gente de letras, es una pasión esquiva y dolencia tenaz e incurable: un amor crónico que solo se alivia contagiando a otros.
 
Liset Prego Díaz.
Author: Liset Prego Díaz.
Yo vivo de preguntar… porque saber no puede ser lujo. Esta periodista muestra la cotidiana realidad, como la percibe o la siente, trastocada quizá por un vicio de graficar las vivencias como vistas con unos particulares lentes
Más artículos de este autor

Escribir un comentario