Igualitos de alma

  • Hits: 1655
igualitos cronica ipvce 1Fotos: aldia y archivo ahora
 
Llegaron cargados de muchas emociones propias del reencuentro. Volver al Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias exactas (IPVCE) donde soñaron de azul su futuro, les renueva el espíritu, aunque alegan permanecer “igualitos” de alma como hace 40 años. La cita es casi obligatoria, un compromiso sentimental los interconecta, no importa donde estén.
 
Por eso desembarcaron desde varias provincias y los que no, “bajaron” por la wifi desde tierras lejanas o enviaron su mensaje. En el bloque central de la escuela los esperaba un grupo de estudiantes para darles la bienvenida como acto de cortesía, porque ellos, los que llegaron, iniciaron la historia de la vocacional holguinera y son parte de la casa.

Sobrevino el recuento y las memorias que durante seis años marcaron su paso por la vocacional holguinera. No faltaron las décimas inspiradas en lo que fueron allí desde aquel año 1978, cuando ingresaron a la vocacional con apenas 12 años. Adolescentes inquietos, ávidos de conocimientos y descubrimientos, que supieron conjugar las ínfulas de su edad con las obligaciones de un riguroso centro.

De cuánto crecieron en valores hablaron algunos, otros hicieron un test a la memoria para traer al presente los disímiles eventos protagonizados. Todos rememoraron a los “profes” cada uno por su nombre o el que le habían etiquetado, muchos de ellos aun activos, lo que les llena de más orgullo.

igualitos cronica ipvce
 
Rieron con las anécdotas, las exquisiteces de algunos entrañables profesores, como la de Español y Literatura, encargada de desterrarles las torceduras en el lenguaje, o el de Matemática, con sus ecuaciones y logaritmos y la lógica antepuesta a todo, o los movimientos rectilíneos uniformes del Físico.

Lo cierto es que, aun con canas, arrugas y figuras menos esbeltas, vuelven a sentir el uniforme ceñido como antaño acompañado del monograma identificativo y las chalinas y corbatas para mayor elegancia; el sabor del dulce que compartieron en la beca, las maldades, los amores más o menos furtivos, la amistad conseguida en el diarismo de un centro interno...en fin.

Desde hace cinco años dan vida a esta iniciativa, que sirve de pretexto para reunirse y fundirse en abrazos y cariños, rememorar los mejores años de su etapa estudiantil y recorrer los largos pasillos, donde también aprendieron sus primeras piruetas en el baile casino.

Los igualitos, como se denominan, volverán una y otra vez, para tomarse la foto en el monumento al Apóstol, detenerse un instante en el tiempo, permitirse unas horas de recuerdo en grupo y seguir alimentando la hermosa amistad nacida en el Instituto Preuniversitario de Ciencias Exactas José Martí de Holguín.
Yanela Ruiz González
Author: Yanela Ruiz González
Lic. en Estudios Socioculturales, periodista de la Casa editora ¡Ahora! Especializada en temas de Educación y Educación Superior Fan de las redes sociales
Más artículos de este autor

Escribir un comentario