Dime qué escuchas y te diré quién eres

  • Hits: 2883

Los exponentes del "género"Los exponentes del "género"La música forma parte indisoluble del ser humano desde los tiempos del homo sapiens, pues más allá de una manifestación artística permite identificar los valores culturales de una nación, sus costumbres y tradiciones más arraigadas.

De esta expresión cultural nadie escapa. Ella tiene el poder de complacer las preferencias de cada persona a través de disímiles formatos y estilos, dotando de especial protagonismo a sus creadores.

Sin embargo, su historia demuestra que es la juventud y dentro de esta los adolescentes el grupo etario que recibe con mayor fuerza la influencia de la música, ha sucedido así de generación en generación y muchas veces estos ritmos luego trascendentales como el rock and roll, en su época, fueron objeto de crítica por los adultos.

Hoy es el reguetón y la música electroacústica los géneros que se encuentran en la preferencia de los más jóvenes, descubrir cuán trascendentales serán o no es tema para los especialistas; lo que sí es objeto de este reportaje es valorar cuáles son las conductas que asociadas a la música hoy afectan la imagen de muchos adolescentes de Cuba y el mundo.

Los jóvenes tienen una manera muy particular de entender y asumir su inserción en la sociedad y en este proceso construyen su identidad a partir de los bienes culturales que consumen, señaló la doctora Edeltris Cuenca, jefa del servicio de psiquiatría en la provincia de Holguín.

Explicó que el consumo cultural cohesiona al adolescente con su grupo de amigos y de acuerdo con las características de este consumo establecen un sistema de creencias que determina su comportamiento, incluyendo apariencia estética, lenguaje y vocabulario.

El Palón Divino, canción del reguetonero Chocolate, es expresión de letras vulgares, discriminación y alta popularidadEl Palón Divino, canción del reguetonero Chocolate, es expresión de letras vulgares, discriminación y alta popularidad

Entonces aparecen en el estrado canciones como “Noche de Brujas del “Chacal” y el “Micha”, cuya letra no solo degrada hasta el subsuelo la riqueza del idioma español, sino que contribuye a gestar en las nuevas generaciones la imagen de la mujer vista como un objeto sexual.

“Un trago, dos tragos, tres tragos, las emborrachamos y después nos vamos, con todo el dinero nos quedamos le prometemos, y después no nos casamos. (El Chacal ft. Micha- Canción: Noche de brujas)”.

Ericka Campo, estudiante de séptimo grado de la secundaria básica Camilo Cienfuegos reconoció que, el reguetón le encanta precisamente porque es la música que está de moda entre los adolescentes y en su caso prefiere a intérpretes como “El Chacal” y “Yomil y el Dany”.

Jorge René Estrada, alumno del Instituto Politécnico Manuel Piti Fajardo comentó que prefiere el reguetón porque, además de ser el que más se escucha en las fiestas, es el ritmo ideal para bailar en pareja, debido a la sencillez de sus pasos.

Para Amanda Martínez, quien se declara a sí misma poco consumidora del género por lo groseras que pueden llegar a ser estos temas, acotó, que a ella no le afecta las actitudes que esos artistas promueven, pero es testigo de cómo incide en varios de sus compañeros, quienes sí hablan y actúan igual a esos reguetoneros.

Está demostrado, enfatizó la doctora Cuenca, que la música constituye el estímulo que más eficazmente recibe el ser humano, el cual incide directamente en el cerebro para bien o para mal.

Indicó que una letra que incite a la violencia y desvalorice a la mujer trae consigo implicaciones para aquellos que la escuchan, incluso hay especialistas que aseguran que el individuo que durante tres horas se exponga a oír un mismo tipo de música siempre le quedará algo en el sub-consciente.

Walder Raúl Sánchez, joven profesor de la enseñanza secundaria básica en Holguín, destacó que desde su corta experiencia lo más preocupante que ha visto en las aulas es la apropiación que hacen los adolescentes de los estilos de vida.

El consumo de bebidas alcohólicas y estupefacientes junto con la aspiración de felicidad que se resume en los audiovisuales en un harem de mujeres, mansiones de lujo y el auto del año, agregó, son algunos de los principales atractivos que encuentran estos niños de 12 y 14 años en el género.

Enfatizó que en este sentido es deber de la escuela y la familia velar por las preferencias musicales que hoy mueven a los jóvenes en Cuba y Latinoamérica.

Davel Pedrosa opinó que, aunque disfruta el reguetón prefiere la música popular bailable como los Van Van porque expresan algo más sólido mientras que en el reguetón existe mucha repetición y no da un mensaje en concreto.

No nos corresponde a los adultos dirigir el consumo musical de las nuevas generaciones, reflexionó la psiquiatra, sino orientar desde la infancia el acercamiento a una cultura musical que contribuya desde las edades tempranas a la formación de gustos estéticos adecuados.

“Somos la bandera del fucking reguetón con la mente en alto cumplimos una meta llevar a todo el mundo la fiebre del cubatractom. (Yomil y el Dany - Canción: Evolutions).”

Resulta evidente la falta de creatividad de estos tristemente célebres “artistas”, quienes necesitan irrespetar un himno patrio, símbolo de una de las conquistas más significativas de la Revolución Cubana: la “Campaña de Alfabetización” para trasmitir un mensaje mediocre y reiterativo.

Listas de éxitos musicales en Cuba: a la izquierda la de la radio cubana, y a la derecha del popular programa de TV: Lucas. En rojo, están destacados los temas de reguetónListas de éxitos musicales en Cuba: a la izquierda la de la radio cubana, y a la derecha del popular programa de TV: Lucas. En rojo, están destacados los temas de reguetónAlexis Triana, director de Comunicaciones del Ministerio de Cultura, declaró que no existe una política que exija la promoción de la música cubana como bien lo hace República Dominicana con el merengue, asunto que no sucede en Cuba, donde un operador de audio decide la promoción musical.

Reconoció que es cierto que con prohibiciones no se llega a ninguna parte y el reguetón es expresión de un fenómeno sociológico bien complejo en la sociedad cubana y latinoamericana en general; sin embargo, urge una política de jerarquías en la difusión de contenidos.

El verdadero problema, enfatizó Triana, radica en que mientras el MINCULT depura de sus catálogos artísticos a estos pésimos reguetoneros, la red de emisoras los difunde y “Lucas” los empodera, supuestamente bajo la misma política cultural, pero que en realidad conviene más a los representantes de los artistas y sus pagados difusores.

La música forma parte del patrimonio inmaterial de Cuba y defenderla es tarea de todos. No se trata de condenar al reguetón como género musical, y ejemplo de ello son los Orishas quienes por suerte son motivo de orgullo, sino de hacerle frente a las letras de aquellos exponentes que en vez de un bien producen un mal.
 


Escribir un comentario