El estomatólogo holguinero que salvó a un delfín

  • Hits: 1548
Fotos: del autor y cortesía del entrevistadoMiguel Rodríguez junto a Bía (el delfín que salvó). Fotos: del autor y cortesía del entrevistado
 
Cada año, miles de extranjeros visitan las playas de Guardalavaca, uno de los principales destinos turísticos de Cuba, en la nororiental provincia de Holguín. Muchos se alejan de la nieve que engalana sus casas para reencontrarse con el sol del archipiélago caribeño.
 
Pero estos viajeros, no solo buscan un clima cálido, siempre piensan en su salud como máxima. Exigen tratamientos especiales porque están acostumbrados a servicios de primera; lograr la plena satisfacción de estos pacientes es el objetivo que cumple Miguel Rodríguez Garrido, en sus consultas estomatológicas.

Miguel nació y vive en Banes. Trabaja en la Clínica Internacional de Guardalavaca desde 1997. Atiende anualmente a más de mil 400 turistas. Domina el idioma inglés, el francés y elementos básicos del alemán. Su profesionalidad, mas sus conocimientos sobre la cultura cubana y las peculiaridades de otros países,han convertido a este médico como uno de los más solicitados en el territorio.

estomatologo 2Miguel Rodríguez es uno de los médicos más solicitados en Holguín.
 
Por lo general, las personas les temen a las consultas con el dentista. ¿Cómo maneja esta situación?
“La primera impresión de los pacientes debe ser fresca, acogedora. Como pudiste apreciar, nuestra sala de espera está decorada con cuadros de Cosme Proenza y Adrián Cuba, además de plantas ornamentales y muebles confortables.

“Cuento con dos compañeras excelentes: Nora y Magdalena, mis asistentes. Ellas son muy amables y profesionales, siempre están atentas a las necesidades de los clientes.

“La consulta posee vista a los jardines del hotel Guardalavaca, está equipada con un sillón de alta tecnología, rayos X digital, sistema de succión, entre otros utensilios que complementan la comodidad brindada”.

Tratamientos de mayor demanda…

“Las restauraciones dentales, la rehabilitación protésica, el blanqueamiento y la profilaxis (limpieza general de los dientes); este último, es el inicio de otros tratamientos, pues los pacientes vienen en busca de embellecer sus dientes y, en ese instante, le detecto otros problemas que los soluciono durante su estancia”.
 
¿Cómo comercializa sus servicios?

“Participo en el Manager Coctel en los hoteles. Establezco una comunicación directa con los representantes de las agencias de viaje, a quienes les ofrezco tarjetas de presentación. La atención especial a los turistas repitentes es fundamental. A través de las redes sociales los clientes pueden obtener información sobre mi trabajo.

“He tenido la suerte de participar y promover mis servicios, en diferentes eventos científicos de la especialidad: Congresos nacionales e internacionales, Ferias Internacionales en nuestro país y en Canadá”.
 
La provincia de Holguín se destaca por sus atenciones médicas a extranjeros drogodependientes. ¿Cuál es su vinculación a esta noble tarea?

“Debo resaltar la calidad de las comunidades terapéuticas: Villa Quinqué y Villa Cocal, lugares donde sus equipos médicos ejercen con excelencia su profesión para rehabilitar a estos pacientes.

“Luego, una vez que avanzan en su tratamiento, se preocupan por su apariencia física, que fue dañada por el uso de sustancias tóxicas y sus dentaduras sufrieron mucho. ¡Ese es mi momento de prestar ayuda! Algunas de estas personas me han dicho que, al ver sus dientes sanos, se sienten con deseos de volver a apostar por la vida”.
 
La anécdota del delfín…

“Aquel día, recibí una llamada del Acuario Bahía Naranjo. Me dijeron que un importante delfín mular, llamado Bía, tenía un trauma en su boca que le impedía comer. Fui a examinarlo.Después de una difícil captura por sus entrenadores, diagnostiqué que tenía dañados cinco de sus 98 dientes, los cuales se desplazaron con fractura de huesos.

“Según las características de la lesión, consideré que fue causada por un golpe fuerte, ocasionado por algún artefacto que confundió al capturar pescados o al realizar algún juego.

“Operé la zona afectada y tuve buenos resultados. Días más tarde, Bía volvió a realizar sus espectáculos, para alegrar a sus entrenadores y visitantes”.

Miguel culpa a la odontología por darle la posibilidad de conocer a su mujer: la estomatóloga de su vida. Le agradece por compartir juntos dos regalos: unos niños que nunca olvidan el cepillado dental. ¿Cómo podrían hacerlo?

Cuando se quita la bata, lo ven como un cubano innovador, en busca de nuevas soluciones ante cualquier problema. Lo han visto manchado de grasa porque sabe de mecánica, sucio de cemento porque sabe de albañilería, cargado de cables porque sabe de electrónica… “No es que sea multifacético, es que soy atrevido”.

Escribir un comentario

Comentarios  

# Pedro 09-07-2018 09:05
Hola.
También soy holguinero y quisiera llevar a mi niña a bañarse con los delfines. Pueden aclarar cuales son los requisitos.
Gracias.
Responder