Instalar la video-danza en el “Malakhov”

  • Hits: 942
video danza 1Fotos: Carlos Rafael
 
La idea de convertir al Grand Prix Vladimir Malakhov en un gran festival se hace palpable en estos cinco años de fundado. Extender el programa hacia conferencias, talleres, conversatorios y clases magistrales demuestra que el evento se enriquece y sobrepasa las noches de concurso. 
 
Precisamente por este motivo se insertó, por segunda ocasión, un espacio para la promoción, análisis y creación de videos-danza: talleres teóricos y creativos impartidos por el crítico de arte Andrés D. Abreu, quien además es codirector de DV Danza Habana: Movimiento y Ciudad, encuentro internacional anual más importante que ocurre en Cuba para este tipo de creación audiovisual.

La experiencia del 2017 fue acertada, entusiamó al público, a los organizadores del festival. En la noche de premiaciones de la cuarta edición, se proyectó una pequeña pieza que fue el resultado de esos días de intercambio.

Este año se pretende lo mismo, pero con mucha más fuerza y organización, más visiblidad. Por ello la iniciativa de tener muestras de video circundando dentro del ambiente del evento, que se exhiben en el lobby del teatro Suñol.

video danza
 
El objetivo de los talleres radica en instalar el video-danza en el “Malakhov”. “Mostrar esa otra parte menos física a nivel natural del cuerpo del bailarín, desde el audiovisual, el video, desde otras acciones tecnológicas posibles que interactúen con la danza”, afirma D. Abreu.
En Cuba la producción de video-danza no es rica, todavía queda un largo camino desde la creación y la comprensión de la utilidad de esta forma sugerente de construir imágenes y mezclar al movimiento, al cuerpo del bailarín.

Sobre ello, el crítico de arte comentó: “La producción sigue siendo menor, en relación a la cantidad de compañías que tenemos y realizadores audivisuales que se gradúan en nuestra facultades de medios. Esa hibridación que debe confluir para que fluya la video-danza entre coreógrafos y bailarines, con un sentido experimental, debe crecer en algún momento, y debe propiciar mayor cantidad de obras”.

“Tal vez no se ha interiorizado por las propias compañías que estas creaciones implican tener un material audiovisual que quedará para su historia, que no solo sea ese registro chato de una coreografia. Esa elaborada y pensada producción puede ser más atractiva y sugestiva.Creo que está en la mente de muchos directores de los grupos, que pudieran apoyar más a que confluyan esas fusiones”, revela en ese sentido.

Los talleres también tiene un propósito instructivo, ayudan a conocer elementos conceptuales, técnicos y prácticos:“Insistimos en estar en todos los festivales posibles, para actualizar, para atemporizar al contexto cubano creativo con lo que está pasando en el mundo con la materia y para incentivar la producción en Cuba que todavía es ineficiente”.

Andrés D. Abreu habla de otros espacios que promueven a esta tendencia: “Aparte del Festival Internacional de Video Danza DV Danza Habana: Movimiento y Ciudad, creamos el proyecto paralelo Tecnologías Que Danzan (TQD), pensado para dotar de obras al festival y que sustenta las demás acciones que hacemos dentro de otros eventos.

TQD es un proyecto colateral, se ocupa de la ampliación, tanto dentro como fuera del país, de las relaciones por el fenómeno del video-danza cubana”. Con una mirada más amplia, TQDse apoya en otras producciones danzarias que contienen elementos tecnológicos, y no son exactamnete el video; pueden ser el mapping, el trabajo con láser, la música electrónica; según cuenta el especialista.

Acerca de las distinciones de esta no tan nueva tendencia D. Abreu asume: “El sentido coreógrafico de la producciónes esencial. El hecho de que podamos ver, sentir un cuerpo danzante dentro del material, que tiene otras posiblidades que no tiene el ser danzante sobre la escena y los formatos tradicionales de hacerdanza, esvital. Eso se logra en la conjunción de posiblidades, que brinda la unificación o la interacción de los dos lenguajes”.

Experimentar trae, a veces, demasiado riesgos, riesgos a hacer aceptados, riesgos a ser comprendidos, cuestionados. Para Andrés experimentar siempre es un bien, incluso cuando se cae en el error.

“Lo que no es sostenible es el letargo histórico, que el tiempo avance y por no experimentar y tenerle miedo al error sigamos viendo tanto en el escenario como el produccion audiovisual cubana relacionada con la danza una estética, un manera de hacer y producir que no responda a los tiempos que corren”.

“Ese envejecimiento que ocurre tanto a nivel corporal y físico sobre la escena o lo que sucede en la mirada o en la manera de crear, fotografiar o producir dentro del audiovisual cubano, si no se experimenta, si no se arriesga, no avanza. Prefiero ver una experiencia provocadora, futurista con errores, que una experiencia añejada, vetusta y aburrida;pero si fuera perfeccionista, futurista y arriesgada eso seríael máximo, es a lo que aspiramos, pero para eso hay que experimentar”.
 
Artículos relacionados:
Jorge Suñol Robles
Author: Jorge Suñol Robles
Periodista, hasta cuando duermo. Escribo porque las palabras pueden construir caminos y describir realidades, pueden cambiar el mundo. Melómano excesivo. Cubano, de pies a cabeza.
Más artículos de este autor

Escribir un comentario