Liuba del ‘64

  • Hits: 3691
Foto: Carlos ParraLiuba María Hevia en concierto en la Plaza de la Marqueta en Holguín, como parte de la gira para celebrar sus 35 años en la música. Foto: Carlos Parra
 
¡Cuidado! No te dejes engañar. Liuba María Hevia no es lo que parece. Mucha gente piensa que es del campo por su timidez, por interpretar guajiras y tonadas. Pero es más habanera que La Giraldilla.
 
Es “nacía” en Maternidad de Marianao y “criá” en El Cerro. De raíz es bien campesina, aunque también guste de cantar habaneras. Su mamá era guajira de Matanzas y su papá, de Santa Clara. Así que heredó esa humildad y el sentido del humor agudísimo de la gente de campo.
 
Sí, pues Liuba no es tan seria como se ve en el escenario. Dice que se comporta bien formal en los conciertos, “porque si me pongo a hacer jaranas, no tengo para cuándo acabar”.
 
Tomada de su perfil de Facebook. Tomada de su perfil de Facebook.
 
Siempre anda acompañada del amor de su vida: la guitarra, inventándose canciones. Eso la define como trovadora, aunque no luzca el desaliño casi consustancial a los cultivadores del género. Una hora frente al espejo antes de esta entrevista lo confirmó.
 
Tampoco te dejes llevar por el calendario que indica que Liuba tendrá próximamente 54 diciembres. Ella se siente aún como la niña que actuó en el concurso “Todo el mundo canta” o como la muchacha que en los ’80 llegó al Conjunto Artístico de las FAR.
 
No cree en las pesas. Lleva una dieta estricta que consiste en “salir a comerse el mundo” cada vez que se sube a un escenario.
 
Acaba de cumplir 35 años repartiendo granito de canela y cantándole al abuelo, aniversario que celebra con una gira nacional que la trajo a Holguín entre el 14 y 17 de septiembre.
 
“Mis lazos con Holguín son muchísimos y en las giras siempre he estado por acá. Aquí Ediciones La Luz tuvo la gentileza de hacer el cancionero ‘Liuba del 64’, una selección de temas relacionados con el amor y que ha sido visitado por mucha gente. Me encuentro en la calle con jóvenes que me llevan el libro para que les firme autógrafos.
 
“Tengo muchos amigos holguineros, como Edelis Loyola, la cantautora para niños. Hay un tema de ella en el disco ‘Travesía Mágica’, ‘El Piojo’, que es muy popular y ya tiene video clip.
 
“Cada vez que la interpreto me gusta contar que la autora es de Holguín, tiene varios hijos y sacó muchos piojos y por eso hizo esta canción tan divertida y que es un placer para mí cantarla”.
 
 
Más coqueta que Estela (el granito de canela), Liuba reacomoda su pose en el asiento. Pide opinión sobre cómo se ve su pelo y que por favor no le tiren fotos hablando, porque sale haciendo muecas y para su público hay que mostrar siempre el mejor lado. Cuida su imagen con el mismo fervor con que defiende sus criterios sobre la composición para niños hoy:
 
“Hay compositores no buenos en la música para niños que hablan en diminutivos y de una manera casi tonta. Y hay autores grandes, que son poetas, narradores de historias para los pequeños que ellos saben reconocer.
 
Foto: Kaloian Santos CabreraFoto: Kaloian Santos Cabrera
 
“Nunca estuve a favor del perrito y el gatico en las canciones. Para los niños no hay que bajar para que entiendan, como muchos piensan. Todo lo contrario. Los niños vuelan muy alto, más alto que los adultos. Nosotros perdemos la sensibilidad y la imaginación con el tiempo. Somos muy de lo tangible, los pequeños no. A ellos no les hace falta lo tangible para creer. Para ellos hay que hacer y dar lo mejor, levantar siempre la parada”.
 
Liuba es de los poco artistas que ha conservado un “Si sostenido” en dos vertientes de la carrera musical, la infantil y la de adultos:
 
“Hay gente que me define por la música para niños, porque es lo más divulgado. La música infantil transita por una zona sagrada que es la familia. Esta vertiente no envejece, porque siempre hay un niño que recicla lo que antes escuchó su tío, su papá o su mamá.
 
“Con la música para adultos pasa otra cosa. El público es más de la moda. Afortunadamente trabajo con un segmento que no es mayoritario, sino el que busca la trova y es muy fiel. Siempre se mantiene cerca del artista, más allá de la moda. Ese es el camino que le di siempre a mi carrera.
 
“Al final estas dos vertientes se unen. Hay canciones para adultos y para niños que se mezclan en los conciertos. Por ejemplo, me piden el tema del abuelo en los conciertos infantiles que es una composición que, morfológicamente, no es para los más pequeños.
 
Kaloian Santos CabreraKaloian Santos Cabrera
 
“Las dos variantes de mi carrera para mí están en un mismo plano. La música no tiene edad, aunque tenga destinatario en su creación, si tiene calidad a la hora de percibirla. Me levanto a veces escuchando música infantil que hace amigos míos de otros países, o los clásicos como María Elene Walsh o Gabinoldo Soler, porque me parece ingeniosa, maravillosa.”
 
Ella es una especie de Einstein de la poesía y la melodía (y no tiene miedo de revelar “la ecuación” del éxito):
 
Foto: Andy RuizFoto: Andy Ruiz
 
“Compongo de maneras disímiles, sobre todo cuando tengo deseos de decir algo. No me invento hacer canciones. La vida me sorprende en música y letras. Soy más dada a la inspiración. Mis canciones son ‘pequeñas crónicas de viaje’, como decía Teresita Fernández citando a Walt Whitman. Son mis sentimientos, mis dolores, mi vida”.
 
Aunque Liuba es “cinturón negro” cantando y componiendo, no cree que tenga la gran voz ni las grandes canciones:
“Soy muy práctica y objetiva. Tiendo a ser obsesiva en un estudio de grabación, me exijo mucho, aunque exijo también cuando escucho a los demás, no creas que solo es conmigo”.
 
El lunes 17 de septiembre, visitó el Hospital Pediátrico de Holguín. Alegrarle la vida a los pequeños, es algo que ha caracterizado sus giras:
 
“Siempre he hecho este trabajo. Lo comencé con Ada Elba Pérez, la autora de la mayoría de las canciones del disco ‘Travesía mágica’, cuando empezó a escribir sus primeros temas. Las estrenamos en el Hospital Oncológico de La Habana y se convirtió en un hábito.
 
“Es parte importante de mi vida, de mi carrera, asistir a los círculos infantiles, a las casas de niños sin amparo familiar, a los barrios, pero básicamente a los hospitales. Creo que ahí es donde se fundamenta de verdad el proyecto que nos gusta tanto: Travesía mágica.
 
 
 
Foto: Carlos ParraLiuba María Hevia recibe el Hacha de Holguín , máxima distinción que otorga en el territorio a instituciones y personalidades destacadas. Foto: Carlos Parra
 
“Lo hacemos en todas las provincias y en todos los países que visito. Más ahora que me declararon Embajadora de Buena Voluntad de la UNICEF y utilizo, en el mejor sentido de la palabra, los mecanismos de comunicación para llegar a los hospitales públicos y tener contacto con los niños de otras naciones”.
 
Dice Liuba que “una cosa es la edad del rostro y otro la del alma”. Por eso, a los 35 años de carrera artística, se siente “como si hubiese empezado hace dos años”:
 
“Tengo la necesidad de búsqueda y el susto ante lo mal hecho como el primer día. Me siento como la muchacha que inició en la trova en 1982, un tanto asustadiza, procurando hacer lo mejor posible y, sobre todo, con la necesidad de ser útil en lo que hace, porque uno tiene un objetivo entrañable con su raíz y con su pueblo”.
 
La televisión la espera. No hay mucho tiempo y una representante con algún nombre asiático y más molesta que comer con “palitos chinos”, casi no deja hacer, la que por fuerza, fue la última pregunta:
 
¿Qué significan para ti tu madre, la guitarra y Cuba?
 
“Mis tres grandes amores. Las tres son lo mismo y van en un mismo lugar”.
 
 
Rosana Rivero Ricardo
Author: Rosana Rivero Ricardo
Rosana Rivero Ricardo. Periodista 25 horas al día. Amante de las lenguas... extranjeras, por supuesto. Escribo de todo, porque “la cultura no tiene momento fijo
Más artículos de este autor

Escribir un comentario

Comentarios  

# Irma Valdes 22-09-2018 11:31
Linda entrevista, como es linda la persona que es Liuba. Todo lo que narra, los que la seguimos desde siempre, lo sabemos, pero no nos cansamos nunca de volver a sentirlas, porque son como una lluvia de ángeles gloriosos, que se nos acercan a florecer nuestros días!
Gracias, Liuba! Gracias Rosana Rivero Ricardo!
Para ambas va, además de mi gratiitud, un abrazo largooo!
Hasta... siempre!
Responder
# Rosana Rivero 27-09-2018 15:03
Gracias Irma Valdés por leernos y comentar. Otro abrazo largo de vuelta.
Responder