Exhiben en Festival de Gibara documental “ExChange”

  • Hits: 1917
Foto: Del autorFoto: Del autor
 
La sala estaba llena a pesar del cambio de lugar. Para llegar hasta ella hizo falta par de preguntas y un mapa. Algunos llegaron tarde y tuvieron que quedarse de pie; pero la idea de ver un documental sobre el intercambio cultural entre Cuba y Estados Unidos, acaparaba la atención de algunos, que habíanhecho oídos sordos a las multiples actividades de la presente edición del Festival Internacional de Cine de Gibara, para llegar hasta la sala B del cine Jibá, y ser testigos de la obra “Ex-Change”, del realizador Juan Carlos Travieso.
Travieso se mostraba inquieto en una esquina de la sala, quería que todo estuviera perfecto, le brindaba asiento a todo aquel que llegara, no importaba interrumpiera si al menos veía la mitad del documental sería otra persona a la que había llegado con Ex-Change, porque este es un material que identifica al cubano.

Con un montaje paralelo rozando lo caótico sitúa al espectador al mismo tiempo en Miami, que en La Habana, devenidos en epicentro del intercambio; oyendo lo mismo a Van Van que a Willy Chirino; y cuenta a groso modo la historia de intercambio cultural entre dos países, que ideologías a parte tienen muchos puntos de contacto en lo cultural.

“Ex-Change surge en un momento en el que Buena Fe estaba de gira por Estados Unidos y dicha gira era organizada por Blue Night Entertainment, una compañía radicada en Miami, que se dedica a organizar giras y conciertos de músicos cubanos por los Estados Unidos en sentido General.

Justamente cuando tocaba el día del concierto en esa ciudad, se producen un grupo de manifestaciones en contra de la presencia de Buena Fe, y los muchachos que trabajan en el equipo de la agrupación cubana, concretamente Gabriel Dávalos, pudo captar con su cámara lo sucedido.

Luego en conversaciones posteriores de Dávalos con Javier Otero, dueño de la compañía norteamericana platean lo interesante que sería hacer un documental, que recogiera testimonios de sucesos como los que había tenido la gira de Buena Fe, para que sirvieran como evidencia de lo que ha sido el intercambio cultural.

Un proceso de altas y bajas que han generado tensiones más allá de lo cultural, en lo político. Entonces ellos se acercaron a mí y me proponen hacer un documental sobre este tema. Me encantó la idea y empezamos a trabajar. Conformamos un equipo de producción en Cuba y proyectamos lo que queríamos hacer, con las imágenes filmadas y con otras que debíamos filmar y buscar”, confesó Travieso.

El proceso de rodaje de Ex-Change duró alrededor de cuatro años y medio, por lo que sin dudas fue un proyecto difícil y riguroso, contaba el realizador, sobre todo por los cambios que han ocurrido en las relaciones Cuba-Estados Unidos en los últimos años. No obstante la extensión del rodaje posibilitó al equipo constantemente repensar el producto que querían hacer y hacia dónde apuntaría. Así lo expresó Juan Carlos Travieso:

“Pasaron una serie de acontecimientos que nos cambiaron la manera de mirar cómo estaba sucediendo el fenómeno, incluso lo que muchos entrevistados nos habían dicho hasta ese momento ya no tenía validez porque habían quedado viejos los testimonios. En ese tiempo también llegó el fin de Obama a su mandato y entró Trump lo cual hizo nuevamente un punto de giro en la historia de las relaciones de los dos países y dentro de la historia del documental.”

Este material remueve emociones, que pasan por la experiencia familiar que puede tener cada quien, aunque se habla en término de distanciamiento en torno a lo cultural. La banda sonora, los testimonios y los estados de ánimo de los entrevistados remiten a un proceso en el que muchas familias cubanas han estado inmersas y por eso la gente se identifica demasiado con el tema.

“Yo siempre me siento a ver el documental nervioso esperando a ver cómo será la reacción del público. A veces me da miedo que la gente no entienda algo. Yo me pongo tenso, pero al final del material, el doble aplauso que se produce cuando parece que se acaba el documental, pero todavía no termina, y la gente aplaude intensamente y después como que gratifica esa obra que vieron y siempre es reconfortante.”

Los que llegaron hasta la sala B del cine gibareño, estuvieron atentos a la pantalla por 52 minutos, que pasaron “volando”, gracias al ritmo logrado en Ex-Change. Reían, suspiraban, por una historia contada por sus protagonistas figuras ilustres de la cultura cubana, los que se fueron, los que se quedaron, son puestos a un mismo nivel y dan su punto de vista sobre la importancia de que la cultura construya puentes y no conflictos.
Juan Pablo Aguilera Torralbas
Author: Juan Pablo Aguilera Torralbas
Licenciado en periodismo. Amante de la fotografía y de los recursos gráficos. Creo en los datos para construir historias veraces y atractivas.
Más artículos de este autor

Escribir un comentario