Cuando las fosas “suenan”

  • Por Equipo Multimedia
  • Categoría: Especiales
  • Visto: 14327
Leer más...

El matrimonio de Elizabeth Hidalgo y Rafael Domingo Pérez vive un infierno en la vivienda del padre de ella (Carretera a Gibara número 241), donde las aguas albañales de una fosa colectiva desbordada filtran por el piso del cuarto. El aliviadero se llena con facilidad, porque es pequeño, sirve a varias viviendas y hasta las excretas de varios corrales para puercos van a parar allí, por indolencia de algunos de sus usuarios.

Animales pa´su corral

  • Por Equipo Multimedia
  • Categoría: Especiales
  • Visto: 7122
Leer más...

Cada mañana, José lleva a la vaca Valentina al potrero que tiene destinado para su pastoreo. En la tarde acostumbra amarrarla en el talud de la carretera de frente a su casa, "porque esa yerba es mejor, tiene más nutrientes".

Adictos al “hierro”

  • Por Jorge Suñol, Yelena Verdecia y Enrique Betancourt
  • Categoría: Especiales
  • Visto: 15226
Leer más...

Sus vidas prácticamente transcurren en los gimnasios. Entrenan dos, tres y hasta cuatro veces al día. Hijos de "Narciso". Amantes del espejo, de las pesas, y el músculo.

Sin flores para un final

  • Por Elizabeth Velázquez y Maribel Flama
  • Categoría: Especiales
  • Visto: 9153
Leer más...

 

Para Emilio, la muerte de su madre fue un golpe brutal. Llevaba varios días respirando con dificultad, y todos sabían que el desenlace era cuestión de tiempo. Sin embargo, esa certeza no menguó el dolor, y la familia se resistía a la despedida. Comenzaba un proceso de duelo, que adquirió matices de indignación cuando Emilio supo que la fábrica de coronas “Los Álamos”, ubicada en los altos de la funeraria del mismo nombre en la ciudad de Holguín, solo podía venderle dos ofrendas para el velatorio.

Allí trabaja, hace 16 años, Ana Elsa Bravo, y confiesa que cuando se ha normado la cantidad de coronas ha pasado momentos muy amargos. “Los familiares nos preguntan por qué no podemos hacerle más de una corona y en la fábrica particular, al frente, sí pueden. Yo le digo que no depende de nosotros. Hay quien lo entiende, pero otros nos maltratan y ofenden. Un día nos mandaron a sembrar boniatos”.

 

Con la comida no se juega

  • Por Super User
  • Categoría: Especiales
  • Visto: 4851
Leer más...

 

Oferta y “abuso” vuelve a tocar las puertas de la insatisfacción popular y la respuesta gubernamental al problema ha sido escrita en blanco y negro. Desde el pasado 21 de octubre hasta el 31 de diciembre del 2017 se aprobó un listado de precios topados máximos para la comercialización de productos agropecuarios seleccionados.