La Casa del Lírico

La obra se desarrolla en el flamante Teatro “Comandante Eddy Suñol”, en su Sala Principal. Está completo el lunetario. El público ha ido elegantemente ataviado, como ha acostumbrado a asistir, durante 8 décadas, al coloso de la cultura holguinera. Repican las tres campanadas. Se apagan las luces de la sala. Se abre el telón…

ACTO I

MARÍA LUISA CLARK Prominente soprano cubana. Primera solista del Teatro Lírico Rodrigo Prats de Holguín. Considerada una de las mejores cantantes dentro del género lírico en el país. Es conocida como La Voz de Oro de Cuba.

María Luisa Clark no es ahora María Luisa Clark. Es HannaGlawari, La Viuda Alegre. Sale con su pericón, lo agita y, sin dar una nota, el teatro se va abajo. El público la aplaude. Entendido en el tema sabe que lleva bien puesto el sobrenombre de “La Voz de Oro de Cuba”.

Ella agradece el aplauso, el mejor premio para una artista. Y agradece también a Raúl Camayd, fundador y director del Lírico, quien la atrajo a la agrupación en el año ´69, donde se mantuvo hasta su jubilación en el 2011.

Pero la obra en sí no son las casi tres horas que puede durar La Viuda… La pieza comienza mucho antes y termina mucho después. El protagonista, el verdadero, siempre fue el teatro. La escuela de María Luisa fue su escenario.

“Imagínate que nosotros montábamos dos y tres obras al año. Raúl nos tenía en jaque. Si no aprovechábamos por la mañana o por la tardecita para ensayar, debíamos esperar a que se acabara la última tanda, porque cuando aquello el teatro era cine también. Nos cogía a veces las cinco y pico de la madrugada en el teatro. Esa era también nuestra casa”.

MARiA LUISA CLARK

María Luisa recuerda muchas anécdotas que le sucedieron en el teatro, pero “una vez me tuve que incomodar. Fue en una de las temporadas de La Viuda… En el ensayo de la mañana me percaté de que había un huequito en el escenario. Me preocupó, porque a cualquiera se le podía quedar enganchado un tacón, que cuando aquello sí usábamos pullas.

“Me dijeron que lo iban a resolver, pero en la noche del estreno, salgo muy oronda con mi pericón y caí en el hoyo. Aquello fue en la mismísima salida de La Viuda, lo primero que hace el personaje. Yo trataba de zafar el tacón y nada.

“A todas estas seguía cantando, pero con genio. Hay una parte de la canción que dice `capitaaaaaal´. No es por nada, pero yo daba un clase de La Bemol en ese momento. Dice Raúl Camayd que ese fue el la bemol más grande en la historia que él escuchó.

“Logré quitarme el zapato que siguió en el hueco. Orlando Coréestaba cantando y le hice señas para que lo sacara del hoyo. Él lo intentaba, lo halaba y no podía. Fue una experiencia incómoda sobre el escenario, pero el públicose pirtió muchísimo”.

 MARiA LUISA CLARK

La última vez que María Luisa estuvo en el teatro sintió nostalgia. Mas es dichosa, porque su generación llegó a ser la mejor de Cuba en el teatro lírico. “Fue una época maravillosa. Teníamos en el Suñol un público fidelísimo. Hasta el tercer nivel del teatro, que le decían el gallinero, se llenaba. Las colas eran larguísimas. Doblaban por el Museo de Ciencias Naturales y llegaban hasta el Conservatorio de Música.Tuvimos muchos éxitos en toda Cuba y en varios países, pero mi mejor aplauso fue en el Suñol”.

 

ACTO II

MARÍA DOLORES RODRÍGUEZ Reconocida soprano holguinera. Directora de la Filial de Canto Lírico de la Universidad de la Artes en Holguín. Actual directora del Teatro Lírico Rodrigo Prats.

María Dolores Rodríguez es hoy la directora del Teatro Lírico Rodrigo Prats. Sobre el escenario da las indicaciones pertinentes al joven elenco que interpretará próximamenteLa Viuda Alegre.

Más de una vez ella fue La Viuda y Cecilia y María La O y tantas otras. El secreto de sus éxitos los guarda el Suñol y también todos los aprietos que nunca descubrió el público, como aquella vez en el ensayo general de “Cecilia Valdés”:

“El director de la puesta era Alberto Dávalos. A él le encantaba que nosotros saliéramos del público. Yo era Cecilia y debía correr por un pasillo de la sala del teatro. Nelson Martínez era José Dolores Pimienta, y venía corriendo por el otro. Ambos tenemos serios problemas de visión y no podíamos actuar con espejuelos.

“Yo le decía:`José Dolores, ese matrimonio no puede efectuarse´. Cuando él sale corriendo le grito: `A él no, a ella´.Sube al escenario y, pensando que mataba a Leonardo Gamboa, le metió una puñalada a otro personaje. Mató al que estaba en la derecha y se murió el de la izquierda. Morimos de la risa”.

FOTO 04 MARiA DOLORES

De otros sucesos ha sido protagonista el mismísimo teatro, que han puesto a prueba los nervios y los vértigos de Lola. “Meponían en un columpioy se suponía que me bajaran hasta el escenario, pero se quedó a la mitad.Tuve que cantar encaramada a medio teatro y esperar a que cerraran el telón para que alguien me sacara de allí”.

Susto mayor aquel día, previo a la inauguración oficial del teatro en 2011, luego de una década cerrado. “Aquella noche actuaría Frank Fernández. Sus técnicos acababan de ubicar el piano eléctrico sobre el escenario.

Estaban probando el sistema contra incendios y alguien abrió una llave. Cayó una cortina de agua como la mismísima cortina del Suñol. Menos mal que está en el borde del escenario y no en el centro, donde se ubicó el piano. Fue un verdadero bautizo”.

FOTO 03 MARiA DOLORES

Dice Lola que elSuñolpone a prueba a los cantantes: tiene un problema de acústica desde sus orígenes, porque nació como cine. Sin embargo, “el que conquista este coloso, puede cantar en Cuba entera”.

“El Suñol es nuestra casa. Ahí nacimos todos: el Lírico, la Orquesta Sinfónica, el Ballet de Cámara, Codanza, Alas Buenas, Palabras al Viento…Todo va a parar al Teatro `Suñol´, porque es la casa mayor de la cultura holguinera”.

ACTO III

LORETA RODRÍGUEZ MESA Joven cantante del Teatro Lírico Rodrigo Prats de Holguín. Profesora de la Filial de Canto Lírico de la Universidad de la Artes en Holguín y de la Compañía Infantil Voces de Ángeles.

Loreta Rodríguez se estrenará como solista del Teatro Lírico en muy poco tiempo. Ya luce como laValencienne de la opereta La Viuda Alegre, el personaje que baila can can, hace splits y demandará de ella además buenas dotes histriónicas y vocales.

 LORETA

El retono le quita el sueño. Es muy joven, pero lleva 11 años en el canto lírico. Cuando entró como estudiante, el “Suñol” estaba en reparación. Pero después de julio de 2011 las cosas cambiarían. Aún padece los mismos sentimientos de la primera vez que actuó en el teatro.

“Da miedo antes de salir, cuando estás en la pata, arreglándote el vestuario. Pero cuando sales es otra cosa, te sientes dueña en ese momento de la escena. Cuando el público reacciona a lo que tú estás haciendo es el premio a tu esfuerzo.

“A Alejandro Millán, nuestro coreógrafo, le gusta ponernos coreografías muy grandes. Al principio se me olvidaban los movimientos, porque siempre está el sustico ese. Uno trata de empatar con el otro, mira al que está al lado;pero sí se suda frío y el corazón se te pone a mil”.

FOTO 06 LORETA

Loreta ya no es Loreta. Es Valencienne. Cantará y bailará. Estará muy concentrada, atenta a sus vínculos con el resto de los personajes, a la escena para ver lo que está pasando, a la siguiente actitud que tendrá la Valencienne.Después será Cecilia o la Viuda o María La O y enfrentará los mismos retos que María Luisa y María Dolores para recibir los aplausos del público, fiel, exigente, conocedor; para conquistar el coloso de la cultura holguinera.

El Teatro Eddy Suñol acoge hoy las presentaciones de la cuarta y más novel generación del Teatro Lírico de Holguín, integrada por los niños de la Compañía Voces de Ángeles.

 

Créditos:


Periodista: Rosana Rivero Ricardo

Fotografía : Carlos Rafael y  Cortesía de las entrevistadas

Video: Ernesto Herrera Pelegrino

Edición: Yani Martínez

Desarrolladora web: Yeni Nogueira

Escribir un comentario