La vocación pedagógica de Amaury

  • Hits: 677
Entrevista Director 1Fotos: TorralbasSi lo ves llegar no imaginas su empuje. Conversa como muchacho y tiene la energía de uno. Su puesto de trabajo no puede ser el buró, porque está en todas partes al mismo tiempo, viendo que cada cosa esté en su sitio.
 
No fue el azar quien llevó a Amaury Azahares al trabajo en Educación, sino una fundada vocación pedagógica que germinó desde la infancia, tanto que su madre al verlo empeñado tras las clases en repasar a otros niños, siempre afirmaba “él va a ser maestro”.
 
Con 44 años, este licenciado en Educación Primaria ha dedicado 20 a la dirección de instituciones escolares. No por un encargo caído de arriba y cumplido a regañadientes, ni por quedar bien u obtener un codiciado beneficio material, sino por el placer de que reine el orden, de velar por el bien y la disciplina, porque si faltan recursos, bienes, útiles, no falte nunca el empeño, materia imprescindible en la tarea de educar.
 
Cuando una se acerca a la escuela primaria Remigio Marrero, de Pueblo Nuevo, en la ciudad de Holguín, percibe que hay un especial cuidado por la pintura, la jardinería y la limpieza. Sin embargo esta apariencia es algo reciente pues el centro estaba en condiciones bastante precarias. No obstante muchos afirman que Amaury siempre fue muy atento a estos detalles y a pesar de que la infraestructura de la escuela estaba muy deteriorada, él siempre ha perseguido que cada proceso transcurra con las condiciones óptimas teniendo en cuenta la realidad del contexto.
 
Posee usted un afán perfeccionista ¿Por qué?
 
“No porque la escuela ahora esté en mejores condiciones, realmente en todas las instituciones que he dirigido, me he dedicado a la organización e higiene, aunque ella no se encuentre en el mejor estado, pero hay que luchar por lo que se tiene y evitar que avance el deterioro.
 
Eso es lo que hago, pero con el ejemplo personal siempre. Si hay que recoger basura, reparar una puerta o buscar un saco para los escombros, estoy a la delantera para que el claustro continúe ayudando en materia de orden y limpieza.
 
Cuando me designaron dirigir este centro, los comentarios respecto a la comunidad me impresionaron porque eran negativos y uno viene con la idea de que puede suceder algo malo. Al llegar me reuní con el consejo de escuela y todos los padres de los alumnos y les comenté cuál era mi aspiración, qué necesitaba de ellos, en qué nos podíamos apoyar para llevar a cabo un mejor curso escolar y los padres dieron su disposición. Realmente no veo que la comunidad sea tan difícil, no voy a decir que es muy parecida al centro de la ciudad pero no es como se comenta, sino que precisa apoyo, comprensión y eso es lo que hacemos. Llevo tres años en esta escuela y creo que hemos logrado cambios significativos, los padres apoyan un poco más la institución, comprenden y confían más en sus trabajadores.”
 
Pero también la apariencia de la escuela Remigio Marrero ha cambiado.
 
“Con la construcción quedaron cosas pendientes, pero junto a las familias estamos tratando de resolverlas para que quedemos todos satisfechos.
 
En cada espacio concientizamos al niño para mantener la reparación que se hizo porque los que continúan necesitan que la escuela se mantenga limpia, que sea el espejo de la comunidad y esto hay que trabajarlo sistemáticamente, que cada maestro se sienta responsable de ese pedacito, que esta es su casa y así llevarlo a los niños y la comunidad.”
 
¿Cuáles son las cuestiones más complejas que debe enfrentar?
 
“Lo que más nos golpea ahora es la cobertura docente y estamos buscando  solventarlo con el aprovechamiento del consejo de dirección para cubrir las especialidades y que este no sea un problema para la familia y los escolares aunque nos carguemos con un poco más de trabajo.
 
Tambien la entrada de los padres a la institución en cualquier horario, lo cual dificulta la concreción de los procesos cotidianos. Otra cuestión que no hemos podido lograr es la puntualidad en las primeras horas del día.
 
Actualmente nos ha tocado el perfeccionamiento de la educación bien de cerca y uno de los aspectos a los que considero se debe prestar especial atención es la integración escuela –familia- comunidad. Es necesario dar el papel protagónico a la primera a fin de llevar a cabo el trabajo con la familia. Considero que se debe tener en cuenta lo relacionado con esta y el hecho de que hoy no esperan resolver los problemas conversando, quieren hacerlo por su propia cuenta. Creen que pueden entrar a las instituciones y tomar las riendas de determinados procesos. No quieren dar la jerarquía, que tiene el trabajo en la escuela, el director, el maestro. Pienso que debe dársele el valor que merece al trabajador de la Educación.
 
No decimos que todo lo que se hace en la enseñanza es perfecto. Si un educador se equivoca y le pega a un niño, debemos buscar el camino correcto para aplicarle las medidas respectivas, pero no debemos tomar justicia por nuestras propias manos.”
 
En la escuela se da un hecho particular hace ya más de un año. La actividad psicoeducativa familiar por profesionales de diferentes ramas.
 
“Esta experiencia empezó sin darnos cuenta y ha tomado auge, no solo aquí, también en la comunidad, porque incluye padres a los que en un encuentro semanal se les da una explicación detallada acerca de la atención a sus hijos con trastornos por déficit de atención con hiperactividad.
 
Nos ha servido de mucho para el vínculo con el psicopedagogo, el maestro y la familia de los niños con estas características. Cuando me hablaron de este trabajo lo vi como algo muy importante. No podía descuidarlo y perder esta oportunidad y brindé todo el apoyo a mi alcance.
 
Desde entonces he visto un gran cambio en padres y niños y los logros que hemos tenido en esta escuela de educación familiar es producto a que nos ha brindado las herramientas para el manejo de los estudiantes. Ahora se está capacitando también a los docentes de forma semanal y será mucho más fructífero.”
 
Entrevista DirectorH 2Cuando este proyecto comenzó, dentro de la escuela no había un espacio específico para él y transcurría en medio de la reparación. Aunque sus actividades son aparentemente ajenas al proceso docente educativo como se concibe habitualmente, el director siempre se ha ocupado de que se realicen, pese a las vicisitudes. Tal vez por eso durante la pasada jornada del educador, padres miembros de la escuela de educación familiar para niños con Trastornos por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), se acercaron a Amaury con un especial encargo. Útiles y materiales de oficina, modesto premio al esfuerzo cotidiano.
 
“Por esos días se estaba reparando la escuela y me encontraba distribuyendo unos recursos. Los padres me tomaron por sorpresa y hasta se me aguaron los ojos porque no lo esperaba. Fue un detalle que no imaginé pues lo que hago es por amor, porque me toca y no en espera de un detalle.”
Liset Prego Díaz.
Author: Liset Prego Díaz.
Yo vivo de preguntar… porque saber no puede ser lujo. Esta periodista muestra la cotidiana realidad, como la percibe o la siente, trastocada quizá por un vicio de graficar las vivencias como vistas con unos particulares lentes
Más artículos de este autor

Escribir un comentario