Un duende de varios colores

  • Hits: 655
pavon foto okManuel Pavón es un holguinero polifacético. Foto: Carlos Rafael
 
El paso de los años han hecho lo suyo, pero los ojos achicados y chispeantes, acompañados de una pícara sonrisa, permanecen intactos en el multifacético Manuel Ismael Pavón Sánchez, cuando está cercano a cumplir sus 80 años de edad.
 

Es un holguinero de aquel y este tiempo. Sus huellas bien marcadas aparecen en el deporte y la radio, como deportista, entrenador, funcionario en Holguín del Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder), historiador deportivo, periodista, comediante, actor, excéntrico musical, maestro de ceremonias; hasta ha escrito canciones.

Su vida se ha caracterizado por simultanear en varias tareas, mas si tuviéramos que definirlo por una de sus tantas facetas, diría que la comicidad lo retrata, a pesar de su seriedad y constancia en el trabajo. Tiene tres hijos y seis nietos. Vive con su hija Francis en calle Agramonte, Holguín.

A Pavón lo conocí a mediados de la década de 1970, cuando yo hacía mis pininos como periodista en el movimiento de corresponsales deportivos voluntarios, que él dirigía junto al desaparecido Germán Pupo Ochoa. Desde entonces he reído mucho con sus cuentos, gestos y cambios de voz. Continúa sin perder oportunidad para algunas de sus ocurrencias y, como siempre, se muestra sencillo y amistoso.

Camina con dificultad, hace algún tiempo sufrió un trombo en la pierna derecha, pero llegó a la hora convenida y en el vestíbulo del periódico ¡Ahora! transitamos su andar en una extensa y animada charla, que parecía no tener fin, salpicada con anécdotas humorísticas.

Evoca su llegada al mundo y el transcurrir de su infancia: “Nací el 17 de junio de 1939, en una vivienda de madera, ubicada en calle Agramonte, esquina Maceo en Holguín. Rafael, que era herrero y Esperanza fueron mis padres y Antonia es mi única hermana.

Yo era un niño muy travieso; había pobreza y ayudaba a la abuela materna Lala a distribuir alimentos en varios puestos de ventas en la Plaza del Mercado. Entonces, solo pude estudiar hasta el noveno grado”.

¿Al deporte, cómo llega?

-Por carteles, anuncios y periódicos conocí de la existencia del deporte de la lucha, disciplina que me atrajo, al igual a otros adolescentes. Un grupo de muchachos intentábamos hacer lucha por nuestra cuenta, en un terreno baldío.

Entonces desde La Habana llegó Raúl Acao, apodado El Halcón Negro, un deportista profesional, especialista en lucha pancracio . Al vernos como practicábamos, se reía y acotó: ustedes se están matando. Nos enseñó la técnica y secretos de ese tipo de combate, en un solar que fue acondicionado como se pudo, así me hice luchador pancracio con notables resultados y participé en varias competencias aquí y otras provincias…

¿El sector deportivo te ocupó por muchos años?

-Poco después del Triunfo de la Revolución estuve entre los convocados a una reunión sobre deportes en la Biblioteca de la ciudad. Se determinó que fuera a La Habana para recibir un curso técnico, que nos preparó como entrenador de lucha olímpica (libre), tarea que cumplí por más de 10 años, incluso alisté militares y a otros atletas que luego fueron destacados gladiadores como Javier Campos, integrante de la delegación del Cerro Pelado (oro en San Juan-1966) y unos de los pioneros en los logros de esta disciplina aquí en la nueva época.

Me hice Profesor de Educación Física y años más tarde Licenciado en Deportes. A solicitud del Inder, atendí el departamento de Propaganda y Relaciones de la Dirección de Deportes en el antiguo regional Holguín y en los primeros tiempos de la nueva provincia.

Posteriormente ocupé ese cargo en el municipio capital hasta que me jubilé. Fungí como jefe de la comitiva cubana a un torneo internacional de lucha en Bulgaria y durante tres meses asumí el cargo de director provincial de Deportes, mientras viajaba al exterior el titular de ese cargo, sin dejar la responsabilidad en el departamento de Propaganda. También le he dedicado tiempo a la historia del deporte.

¿Igualmente, periodista?

-Fui, varios años, periodista deportivo en Santiago de Cuba y Holguín. Reporté eventos en esas ciudades y otras para la radio, periódicos nacionales, colaboré con el ¡ahora! y la antigua revista LPV. En 1972 narré por Tele Rebelde un tope amistoso de lucha libre Cuba-Bulgaria, en Santiago de Cuba.

¿Temprano comenzaron las inclinaciones por la cultura y la actuación?

-En 1953, con solo 14 años forme un dúo musical de comediantes Los Caza Moscas, que hacía presentaciones en las emisoras CMKF y CMKO. En un estudio radial llamado Cristal promocionábamos firmas comerciales como la galleta Yeya.

Formé parte de las orquestas Estrellas de Oriente y Melodías del 64, y del quinteto los Piser, tenía en ese tiempo 20 años de edad. En estos desempeños me ganaba algún dinero. Como aficionado, trabajé en el teatro en un local de la calle Aguilera e integré un dúo excéntrico musical con Manolo Caballero.

Como prestación de servicios trabajé en el secretariado provincial (Oriente) del Sindicato de la Educación, la Ciencia y el Deporte (SNTECD) en Santiago de Cuba y en el sindicato de Artes y Espectáculos (SNTAE) en el Regional Holguín.

Soy fundador del grupo dramático de la emisora provincial. Por más de dos décadas laboré como aficionado en la radio, lo que me dio derecho después a evaluarme y tener el primer nivel de actuación, Cuando me jubilé en Deportes, me convertí en profesional de la Radio.

He actuado en varios programas cómicos e infantiles, como Fiesta de Colores. En mi quehacer aparecen también desempeños en cuentos humorísticos, teatros, novelas, programas históricos; en dramatizados en la televisión y en el teatro con obras como El Médico a Palos y Tupac Amaru.

En 1977 hice un video: El Tiburón, de Enrique Jorrín, junto al comediante William Delgado y la cantante Fara María, en la villa Don Lino. Fue visto en varios países de Europa.

Igualmente tengo varias colaboraciones con los estudios Anima del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos, en doblajes a los animados en las obras Abdala, Cuarta Dimensión y El Camarón Encantado, que fue escogido entre las 10 actividades más importantes de la cultura holguinera en 2015.

Dicho animado participó en un Festival Internacional del Cine Latinoamericano. He sido animador y presentador de espectáculos artísticos y deportivos y jurado de programas deportivos en el Festival Nacional de la Radio de 1994, efectuado en Holguín.

¿Y actualmente, qué haces?

- En Radio Angulo, además de Fiestas de Colores, actúo en varios espacios dramatizados, entre ellos Estampas Holguineras, el instructivo El Farolero y los cómicos Entre el Jigüe y el Marañón y La cosquilla. Actúo además en El Cuento y La Novela. Escribo textos para las presentaciones de los locutores y atiendo el espacio Historia del Deporte en la Revista Deportiva del Domingo, que cumplió 29 años.

¿Fiesta de Colores te ha marcado?

-Soy fundador de ese programa, que lleva 37 años en el aire. Hago el personaje El duendecillo Estropajo, con varios tonos de voces. Me dieron el Diploma por constancia y amor a ese espacio infantil en su aniversario 35. La gente, los muchachos en la calle, a veces me llaman por el nombre del personaje…

¿Muchos otros reconocimientos?

- Recibí el Micrófono de la Dignidad, las medallas Mártires de Barbados, Fundador de los CDR, XX aniversario de las FAR, Fundador del Inder y otros. He recibido Premios en Festivales Provinciales y Nacionales de la Radio Cubana.
No podía Pavón despedirse sin hacerme reír nuevamente, al repetirme pasajes del su monólogo cómico de los dos ejércitos, cuando una de las partes envió un mensaje al enemigo, con una gallina porque no había paloma mensajera y con la advertencia que si durante esa encomienda el ave ponía un huevo no se lo fueran a coger.
Calixto González Betancourt
Author: Calixto González Betancourt
Master en Comunicación Social, Licenciado en Periodismo. Especializado en temáticas deportivas. Responsable de la Columna “En esta Serie” por más de 30 años.
Más artículos de este autor

Escribir un comentario