/   ISSN 1607-6389
Actualizado: Vie, 22 Sep 2017 - 11:29

DESCARGAR
Edición Impresa

Intersexualidad: ¿Soy Hombre o Mujer? (+Infografía y Video)

intersexualidad-portada1.jpg¿Un hombre que también es mujer, o viceversa? Las interrogantes llueven y, aunque algunos entienden, la gran mayoría se escandaliza ante el fenómeno de la Intersexualidad.

La ambigüedad sexual, de cualquier forma, ha producido en los seres humanos diversos sentimientos, que van desde la burla, pena y miedo, hasta el rechazo, a causa del malestar y confusión que esta provoca.

La intersexualidad ha sido un tema controversial en la historia de la humanidad. En la antigüedad, muchos eran quemados en la hoguera, acusados de ser enviados diabólicos, posesos, hechizados... Incluso en las “avanzadas” Grecia y Roma, los hermafroditas, como antes se les denominaba, eran acosados cuando se descubría su condición.

intersexualidadantiguedad1.jpgDurante la Edad Media y el Renacimiento, el hermafroditismo se reconoció en los códigos civiles y canónicos; luego se convirtió en motivo de intereses morbosos en las refinadas cortes francesas e italianas, y finalmente quedaron como fenómenos de exhibición en circos.

La investigadora cubana Adriana Agramonte Machado, estudiosa del tema, cita en su artículo “Intersexualidad y Estigma Social”, un texto de Thomas Laqueur, donde se narra lo siguiente: “Marie de Marcis estuvo a punto de morir en la hoguera. Fue bautizada con nombre de mujer y creció hasta lo que parecía un estado adulto normal en un pueblo cercano a Ruán. Sus patrones testificaron que tenía períodos regulares y el testimonio médico en su proceso confirmó que, en efecto, había pertenecido a tal género desde su nacimiento. Pero se enamoró de la sirvienta con la que compartía la cama, lo que le reveló que tenía pene y, por tanto, era hombre.

Ambos deseaban casarse pero en lugar de ser reconocida como hombre, después de que su pene creció, fue juzgada por sodomía y declarada culpable. Bajo la presión del juicio no pudo mostrar el órgano en la debida forma. Sin embargo, cuando el doctor Duval entró en escena encontró el miembro perdido penetrando en la vulva y probó que no se trataba del clítoris porque, después de frotarlo, obtuvo una eyaculación de espeso semen masculino. Su intervención salvó a Marie de la hoguera [...], sin que se le reconociera de momento el nuevo género. El tribunal ordenó que continuara vistiendo ropas de mujer hasta los 25 años y que se abstuviera de mantener relaciones sexuales con ningún sexo en tanto continuara su vida de mujer.

INTERSEXUALIDAD EN CUBA

Según la citada investigadora, el primer caso registrado de intersexualidad en Cuba data de 1813 y fue descrito por el doctor Tomás Romay y Chacón, en el Diario del Gobierno de La Habana. Desde aquella época hasta la actualidad, las personas con ambigüedad sexual han dejado de ser percibidas como “monstruos peligrosos”; sin embargo, debido a mitos y leyendas, aún son percibidas como “fenómenos” y motivan curiosidad, confusión y hasta cierto rechazo.

A pesar de los adelantos de la ciencia y la evolución de la sociedad, aún suelen ser víctimas de la estigmatización social y de asociaciones con la homosexualidad, e incluso han sido catalogados, irrisoriamente, como bisexuales.

¿QUÉ DICE LA CIENCIA?

Conceptualmente, la intersexualidad es una condición poco común por la cual un individuo presenta discrepancia entre su sexo cromosómico (XY/XX), gónadas (testículos/ovarios) y genitales (pene/vagina), poseyendo, por tanto, características genéticas y fenotípicas propias de hombres y mujeres en grados variables. Puede poseer, por ejemplo, una abertura vaginal, la cual puede estar fusionada a un órgano eréctil (como un pene o clítoris) más o menos desarrollado y ovarios o testículos, los cuales pueden ser internos.

La anatomía intersexual no siempre se detecta al nacer. Algunas veces se descubre cuando la persona llega a la pubertad e incluso, muchos seres humanos viven y hasta mueren sin que el trastorno sea develado para él/ella o la ciencia. Según afirma el doctor A. I. Hughes, de la Sociedad Intersexual Norteamericana, “la ambigüedad sexual puede manifestarse de diferentes formas; por ejemplo, una persona puede nacer con una apariencia externa femenina pero tener una anatomía interna típicamente masculina. Se ha estimado que las anomalías genitales ocurren en uno de cuatro mil quinientos nacimientos”.

En 2006, la Sociedad Europea de Endocrinología Pediátrica publicó un estudio sobre desórdenes intersexuales con el objetivo de elegir una terminología que fuera más descriptiva, reflejara mejor esta condición y no tuviera una carga peyorativa. Se acuerda, entonces, llamar a cualquier enfermedad intersexual: “disorders of sex development (DSD)”; en español: “trastornos del desarrollo sexual”.

INFOGRAFA.jpg

INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA

Ante las protestas de grupos de activistas intersexuales y testimoniantes, se ha detenido, en algunos sitios del mundo, la readecuación sexual en la niñez. Hoy se aboga porque se espere a la madurez de la persona y que independiente de su identidad de género, sea esta quien decida su condición fisiológica.

Ante el criterio de que solo existen dos sexos, la intersexualidad es todavía un fenómeno. Sin embargo, aumenta la cifra de personas que entienden que es una condición genético-biológica de la raza humana. Se debate, incluso, la posibilidad de establecerla como un tercer sexo. Más allá del debate, es prudente el análisis profundo de este tema, el respeto a la otredad y la reflexión de médicos, padres y la sociedad toda.

Para ampliar sobre el tema, SexuadosTv, propone el siguiente video:

 


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or