Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Lun, 18 Dic 2017 - 16:33

DESCARGAR
Edición Impresa

El pueblo holguinero honrará a sus mártires

Foto: radio ciudadEl 7 de diciembre de 1896 mueren, en una escaramuza, Antonio Maceo Grajales y, su ayudante, Panchito Gómez Toro. Con la desaparición física del Titán de Bronce, Cuba pierde uno de sus más lúcidos hijos, porque, como dijo el Héroe Nacional Martí, “tenía tanta fuerza en el brazo, como en la mente”.

Ese mismo día, pero casi un siglo después, reciben sepultura, en tierra patria, los caídos por la defensa en otras latitudes, como parte de la Operación Tributo, nombre dado a la acción de trasladar, de regreso a territorio nacional, los restos mortales de los cubanos caídos en misiones internacionalistas. Era el 1989, toda Cuba rendía homenaje a sus dignos hijos.

Con ese hecho, el pueblo cargó sobre sus hombros y sepultó a sus mártires, quienes honraron el suelo que los vio nacer y, cada año, en merecido respeto. ocurre una marcha de peregrinación hacia los panteones erigidos en cada municipio de la nación caribeña.

Al coincidir ambas fechas, une dos hechos hermanados en la historia, en los cuales el patriotismo y la entrega total a una causa justa estuvieron entre los rasgos comunes, que patentiza la sentencia de Martí: Patria es humanidad, una de las constantes enseñanzas de Fidel.

El 12 de diciembre de 1976 el General de Ejército. Raúl Castro, entonces Ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, subrayó: “…De Angola nos llevaremos la entrañable amistad que nos une a esa heroica nación y el agradecimiento de su pueblo y los restos mortales de nuestros queridos hermanos caídos en el cumplimiento del deber…”

Después de un extraordinario trabajo, con especialistas del Instituto de Medicina Legal, para la identificación y preparación de los cadáveres depositados en el Cementerio de la Misión Militar Cubana, en Angola. comenzó la Operación Tributo. Trasladaron los restos de los 2 mil 85 mártires, quienes cayeron en misiones militares y 204 en tareas civiles, en África.

“…A esta hora, simultáneamente, en todos los rincones de donde procedían, se da sepultura a los restos de todos los internacionalistas que cayeron en el cumplimiento de su noble y gloriosa misión…”, expresó el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz aquella mañana del 7 de diciembre.

El 7 de diciembre de 1989, día de Duelo Nacional, cuando toda Cuba conmemora la caída en combate de Antonio Maceo y de su ayudante Panchito Gómez Toro, entonces en su aniversario 93 y en ellos a todos los mambises, en los 169 municipios del país, inicia la solemne marcha de los cortejos fúnebres, para comenzar una tradición de cada año pelegrinar a esos campos santos.

En los llamados Panteones de los Caídos por la Defensa depositaron los restos de los combatientes internacionalistas, que perdieron la vida durante los más de 13 años de presencia solidaria cubana en Angola y en otros escenarios de ayuda a pueblos hermanos, como Etiopía y Nicaragua.

Por eso, cuando este 7 de diciembre el pueblo acuda a los cementerios, en toda la geografía nacional, en sentido recuerdo: Maceo, Panchito, los internacionalistas caídos, reciben el homenaje popular en su Patria libre y soberana. Como dijo Fidel: “¡Para ellos gloria eterna!”.


AddThis Social Bookmark Button

0 Comentarios

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.