Acceso
  /   ISSN 1607-6389
Actualizado: Mié, 19 Jul 2017 - 18:09

DESCARGAR
Edición Impresa

Falleció el boxeador Ángel Espinosa, primer campeón mundial holguinero (+Video)

bundesarchiv_bild_183-1988-0306-011_henry_maske_angel_espinosa.jpgEl exboxeador Ángel  Espinosa Capó, primer campeón mundial del deporte holguinero, murió, a  los 50 años de edad, este miércoles en Miami, donde trabajaba como entrenador. Las primeras informaciones sobre ese suceso no aclaran los detalles de su deceso, pero en los últimos tiempos tuvo varios padecimientos (asma, presión alta, migraña y pérdida de visión) y no cuidaba su salud. El pasado año estuvo de visita en Holguín.

En sus tiempos de esplendor, década de los 80 del pasado siglo, fue considerado el mejor púgil cubano libra por libra y uno de los más sobresalientes en el mundo amateur. Pegada, técnica y movilidad hicieron de Espinosa un  peleador integral y temido.

Su consagración llegó en 1983. En esos 12 meses se agenció 38 victorias y sufrió  cinco reveses. Fue incluido en la preselección nacional, uno de sus anhelados empeños. La primera gira por Europa le deparó dos medallas de oro y una de bronce. En la jornada final del “Nacional Juvenil”, en Matanzas, venció por decisión unánime al capitalino Joel Pera, en la mejor pelea del certamen.

Su primer gran compromiso, en noviembre de 1983, Santo Domingo, República Dominicana, escenario del Campeonato Mundial Juvenil. Allí se coronó en los 63,5 kilogramos. La noche del 23 de noviembre de 1983 fue histórica para el deporte holguinero: por primera vez un hijo de esa tierra subía al podio de los vencedores para recibir un título mundial en una disciplina individual

Solo dos meses después –enero de 1984– invadió el reinado nacional de mayores, al ganar brillantemente el Campeonato del país de los 63.5 en el “Playa Girón”, realizado en Bayamo. Con amplias decisiones de 5-0 obtuvo las tres primeras victorias para asegurar bronce. En la semifinal enfrentó el titular mundial de entonces, Carlos García, de Camagüey,  y dejó boquiabiertos a todos, cuando el holguinero lo batió en el primer asalto (RSC). Con veredicto unánime superó en la final al guantanamero Jorge Luis Ross.

En un período de cuatro meses (septiembre-1983 a enero-1984), Ángel Espinosa sumó los títulos: nacional juvenil, mundial juvenil y nacional de mayores. Otras seis veces sería ceñido con el cinturón de monarca nacional, en varias divisiones. Luego de su triunfo en el tope Cuba-EE.UU-1984, pasó a los 71 kilogramos, pero el  cambio brusco de división no fue valladar para otro gran desempeño. En el Torneo “Sierra Maestra”, pelea final, perdió con el Campeón Olímpico Armando Martínez, no sin antes demostrar sus privilegiadas cualidades. Periodistas y conocedores del boxeo bautizaron  a ese combate como uno de los mejores de la última década, en el cual Armandito y Espinosa utilizaron todos sus conocimientos técnicos-tácticos.

En su segunda incursión por Europa arrancó aplausos del público, que asistió a presenciar el final del  IV Torneo Intercopa en la República Federal Alemana (RFA). En el cierre de esa justa el holguinero superó por unanimidad a Manfred Zirlonka (RFA; bronce en la Copa del Orbe en 1982).Terminó el 1984  con cinco medallas de oro, dos de plata y una de bronce. Estrenó el 1985 en el “Girón” de Nueva Gerona, donde -a pesar de no estar en forma- se las arregló para llegar al final y vencer al impetuoso Orestes Solano (de Pinar del Río) en los 71 kilos. Adornó el calendario de ese año con seis emblemas dorados y 28 victorias sin derrotas.           

Espinosa extendió su impresionante cadena de victorias hasta finales de 1986, año en que escribió otro colosal capítulo del deporte holguinero: domingo 18 de mayo, 4 y 25 de la tarde. El árbitro alzó la mano del nororiental para declararlo vencedor ante el alemán Enrico Richert –71 kilos– en el ring del Centro de Convenciones de Reno, Estados Unidos, escenario del IV Campeonato Mundial. Espinosa se convertía en el primer monarca individual del orbe, en adultos, de todos los tiempos del deporte de Holguín.

“Realmente soy derecho, pero siempre practiqué a la zurda fundamentalmente y me ha dado tremendos resultados”, afirmó en una ocasión.

 “Espinosa representa el ejemplo clásico que concilia todas las corrientes boxísticas dentro de la escuela cubana de boxeo. A este temible derecho virado a la zurda se le puede ver enfrascado en combate estilista  frente a un púgil como Henry Maske o combatiendo en una pelea cuerpo a cuerpo con Armando Martínez”, escribió el eminente entrenador cubano de boxeo Alcides Sagarra, en su libro Charlas entre cuerdas , donde igualmente acotó refiriéndose a Espinosa: “ sus planteamientos tácticos son variados; para él la técnica es un medio de lucha al que no siempre recurre, es difícil determinar en qué mano carga más dinamita, si en su poderoso jabb o en su pesada mano zurda... las cualidades singulares de Espinosa le facilitan éxitos frente a rivales muy difíciles. En buena forma deportiva, el holguinero no pierde con ningún boxeador en el mundo”. ..Si grande fue 1986 para él, más extraordinario sería 1987,

En esos 12 meses obtuvo otra cadena de triunfos (23 éxitos) y abarcó ocho medallas áureas, entre ellas las ganadas en los X Juegos Panamericanos de Indianápolis y la Copa Mundial de Belgrado, en los 75 kilos.En el Torneo de Halle, RDA, lo designaron como “fuera de serie” y en Indianápolis anestesió al monarca del Planeta en los 75, Darin Allen, de Estados Unidos.

En 1988, sumó 11 medallas máximas. Seleccionado como el púgil más valioso en cinco justas internacionales.

Después de obtener tres medallas de oro en 1989 –incluida la conseguida en el Match Mundial de retadores, en cinco asaltos, frente al alemán Eurico Richter –Ángel Espinosa tuvo problemas por ausencia al entrenamiento.

En el controvertido V Campeonato Mundial de Boxeo, Moscú-1989 (famoso por las parciales decisiones a favor de los anfitriones), Espinosa  cayó en el cartel final, ante el soviético Andrei Kurniavica.

Sagarra analizó ese revés en el mencionado libro Charlas entre cuerdas: “Para el Campeón Mundial de Reno-86, la lección de Moscú-89 será imborrable. En varias ocasiones le advertimos que los títulos se obtenían en el entrenamiento; sin embargo, Espinosa hizo caso omiso de mis recomendaciones y la de su preparador, Sarbelio Fuentes. Los periodistas no se equivocaron: la apatía y el desgano en el gimnasio explican cómo el mejor boxeador aficionado del orbe- en la segunda mitad de la década del 80-  perdió claramente su pelea”.

 “Sin embargo, para el Campeón de Reno-86 todo no ha sido tristeza: él ha legado páginas imborrables al acontecer del pugilismo mundial contemporáneo. No en balde el extraordinario Ray Leonard (titular Olímpico de Montreal-76 y luego Campeón profesional) lo calificó como un extraclase”, reconoció Sagarra y agregó: “su derrota en el “Mundial” de  Moscú no pudo borrar  una historia brillante. La de Espinosa está entre la más selecta de la escuela cubana de boxeo”.

Su caminar boxístico que se inició a los 11 años, lo detuvo en los Juegos Olímpicos de Barcelona-92, donde, luego de dos victorias, perdió cerradamente en pos del bronce. El Espinosa de 1992 estuvo muy lejos de ser el imbatible y famoso púgil de la etapa de 1986-1989.

Decidió alejarse definitivamente del cuadrilátero, convencido de que ese deporte ya no tenía el mismo significado de antaño para él.

Los especialistas consideraron que en ese momento Espinosa no estaba acabado físicamente como pugilista, pero todo esfuerzo y consagración, como se demanda para un deportista de alto rendimiento, necesita fuertes incentivos espirituales y cuando no existen es difícil o imposible materializarlos.

Sentimos insatisfacción porque algunos hechos y otros motivos no le permitieron conquistar por lo menos un título olímpico, ni aumentar su cosecha dorada mundialista de 1986, para lo cual Ángel Espinosa tenía sobradas facultades, pero también hubo regocijo porque nunca antes se había retirado un deportista holguinero con el aval de premios tan alto como el abarcado por este boxeador. El adiós se hizo efectivo en el “Cardín”-93 (Sancti Spíritus). En el Torneo Internacional Juvenil efectuado en Holguín en junio de 1993 se le rindió –junto a otros  ex boxeadores distinguidos– un homenaje de despedida.                                                                                             

 Ángel Espinosa transitó invicto por los Torneos Nacionales por equipos y obtuvo otras victorias en enfrentamientos en los que no se otorgaron medallas. Logró titularse en el país en cuatro divisiones: 63,5; 71; 75; y 81 kilos, que fue récord en el boxeo cubano.

 En su aval oficial incluye 310 combates, 294 victorias y 16 derrotas en nueve divisiones. Atesoró  62 medallas de oro, nueve de plata y tres de bronce.                                                                                                                 Posteriormente Ángel Espinosa fue entrenador (Academia Provincial). En el año 2000 quedó entre los 15 deportistas más destacados del siglo XX en su provincia Viajó  varias veces al extranjero y definitivamente  ubicó su residencia en EstadosUnidos.


AddThis Social Bookmark Button

7 Comentarios

  • Yaide,

    Gracias por tu contesta. Efectivamente, si no mal recuerdo fue alrededor del mes de Octubre del 2015.

    He estado comunicándome con amigos del Espina, entre otros Garbey, que todos están destrozados por su desaparición y piensan velarlo el lunes.

    Quisiera seguir estando al tanto de su despedida, aunque sea a distancia, y también hacerte llegar algunas cosas como escritos que hice los últimos años sobre él, quizás encontrando una vía más directa de comunicación con ustedes. No sé si los compañeros de AHORA.CU podrían ayudar si es que su deontología se les permita (ya que pienso que se reciban nuestros respectivas direcciones de correo cada vez que se ponga un comentario aquí). A mí, me pueden encontrar también en Facebook cómo "Ahmed del Fajardo".

    Gracias de antemano a ellos por hacerte llegar esta solicitud.

    Saludos penosos,

    Ahmed
  • Ahmed I:
    Gracias por sus palabras, coincido con usted, la muerte de su madre fue algo q lo destruyo, fue muy duro aún no cumple 2 años de haber fallecido, estuvimos cerca de él brindándole apoyo, para las amistades les comento q se están haciendo los trámites para trasladar el cadáver a su Holguín, si eso sucede esperamos q los amigos y el pueblo q lo admiro le diga el ultimo adiós.

  • Yaide, Carmen, y demás amigos y familiares,

    Mi más sentido y sincero pésame. Permítanme trasmitirles lo propio de parte de Juan Carlos Lemus. Él lógicamente se emocióno mucho por la desaparición del que fue su amigo y compañero de equipo durante tantos años.

    Aunque soy hombre y que ni puedo decir que llegué a ser amigo del Espina, yo también he llorado bastante, cómo muchos otros lo harán hecho ... Siempre recordaré su amibilidad y su interés en platicar conmigo, después de poner su firma en el par de guantes que siguen colgados en la entrada de mi casa, juntos a una preciosa fotografía de su último combate en Barcelona 1992. Desde que me llegó la triste noticia, no he parado de revisar los videos, fotos, y artículos que tengo de su persona.

    Espero que pronto se difundan imágenes del gran Campeón para que las jóvenes generaciones también vean el inmenso atleta que fue.

    La reciente pérdida de su mamá fue el golpe más duro que recibió en su vida, que descanse feliz junto a ella ...
  • En nombre de la familia y las amistades muchas gracias por estas palabras, estamos envueltos en un gran dolor, le decimos adiós a nuestro querido Ángel Espinosa Capo, al que le dio gloria a Cuba y su patria chica su Holguín.. Descansa en paz… Estoy segura que estarás junto a tu querida madre en el cielo
  • Mis condolencias para el boxeo cubano
  • Al ver esta noticia tube que llorar porque Cuba perdio uno de los mejores boxeadores del siglo para mi es un Tifilo y lo siento mucho por Cuba y por su familia, espero Dios le de un buen lugar en el cielo
    En nombre de los cubanos me atrevo decir que lo sentimos mucho y a su familia que también siento su dolor y de suguro tambien el pueblo cubano, no podemos olvidar los momentos de alegria que nos dio y las medallas tambien ademas el era mi amigo y en realidad el era amigo de todos los que los conocian
    Carmen
  • Yo estaba vigilando la red estas últimas horas, en espera del primer homenaje a este inmenso boxeador.

    Tal cómo será el caso para mucha otra gente, El Espina fue mi ídolo, el número 1 para siempre. Su desaparición es algo MUY triste, la verdad.

    Espero que en las horas y días venideros se harán muchas más muestras de admiración y reconocimiento a esta mítica figura del boxeo cubano y mundial.

    Descansa en paz Campeón ...

    P.S. Pequeña rectificación en cuanto a los videos: el primero es frente a Allen, el segundo es frente a Montiel, ambos en Indianápolis 1987.

1000 caracteres

Cancel or

Copyright © 2000-2017 Periódico AHORA. Se autoriza la reproducción de trabajos de nuestro sitio, siempre que sea de forma íntegra y se acredite la fuente.
Compatible con IE7, IE8, Firefox, Opera, Safari y Google Chrome. Resolución óptima: 1024 x 768 píxeles.