Valores que defender

  • Hits: 1238
 
Preguntaron a una recién graduada que cambiaría ella si volviera a estar en las aulas nuevamente. Sin pensarlo mucho dijo: “aprovecharía mejor el tiempo”.

Con esta simple frase incluyó tener más altas notas, leer más y aprovechar más algunas asignaturas optativas, no incluidas en la evaluación, pero sí necesarias en la preparación integral. Muchas veces, en aras de no esforzarse tanto se limita el currículo.

Annie, una estudiante de quinto año de Medicina, muy esforzada desde su mismo inicio con guardias voluntarias y detrás del más mínimo conocimiento, aparejadamente a sus estudios de pregrado, con un prometedor futuro, aprende constantemente el inglés y quiere sacar la licencia de conducción.

Mientras, Alex es un jovencito a quien le otorgaron la especialidad de informática y ahora pasa el Servicio Militar. Confiesa que en la medida que tenga posibilidades en ese año “del verde” reforzará su inglés y tratara de incorporar saberes en oficios.

La gran diferencia la rige el prestigio futuro entre quienes apuestan por una mejor formación y los conformados con la mediocridad, porque un profesional competente es buscado, da seguridad y quien no lo es, causa rechazo con escasa posibilidad de triunfo.

Es lamentable la concepción de resultar excelentes de los que tienen un signo de peso en la cabeza, no importa el tipo de persona que sea.

Valoro mucho a esas instituciones preocupadas por ofrecerles a los jóvenes cursos de adiestramientos relacionados con urbanidad, cortesía, modales, educación formal y hasta la forma de caminar públicamente.

Ninguna sociedad puede progresar con hijos mal educados, por tanto, si queremos hablar de desarrollo debemos defender, primero, cómo son los ciudadanos que la conforman: Respetuosos, éticos, dignos, honestos, equilibrados, solidarios, humanistas, amables, generosos.

Reflexione con este relato:

Un anuncio decía: 'Se vende preciosa casa frente al mar. Tiene 3 plantas, jardín y piscina. Valor $1 dólar'.
 
Aquello parecía una tomadura de pelo, pero un vagabundo sintió curiosidad por saber qué clase de broma podría ser esa.

Al llegar a la dirección preguntó ¿es una rifa o un chiste?. No, le contestó una mujer, y ese es el precio. El hombre sacó del bolsillo el último dólar que le quedaba, adquirió la propiedad y conoció la historia:

Antes de morir, expresó la esposa, mi marido indicó en su testamento que yo debería vender la casa y luego transferirle el dinero de la venta a su amante.
 
¡Hombre y no puedo dejar de cumplir el último deseo de un moribundo! Estuve publicando el anuncio cada semana desde hace seis meses, pero ha sido usted el único que ha decidido venir.

Moraleja: Es necesario creer que lo imposible es posible y nunca pierda una oportunidad.
 
Author: Hilda Pupo Salazar
Periodista especializada en temas de educación y valores. Autora de las columnas Página 8 y Trincheras de ideas.
Más artículos de este autor

Escribir un comentario

Comentarios  

# ariel 01-09-2018 15:08
Buenos días
En estas vacaciones he tenido la oportunidad de visitar varios parques, entre ellos el parque Lenin, parque de la Maestranza, el acuario, los dos zoológicos de La Habana. En estos recorridos me he percatado de las tantas actividades ilícitas que suceden en estos lugares que están concebidos para el disfrute de los niños. Existen personas que con único fin, lucran sin importar las consecuencias venden duplicando y triplicando el precio ofertan mercancías tentadoras para los niños, muchas de ellas son adquiridas en la red minorista de tiendas y acaparadas por este tipo de personas y me pregunto hasta cuando hay que permitir que los revendedores usen estos lugares y por ende a nuestros hijos como puntas de lanzas para obtener sus fines, lo mismo venden desde animales vivos, confituras, juguetes lo que he visto son paseos en familia se convierten en niños llorando y revendedores con los bolsillos llenos pero a que costo.
Cada ves que voy a este tipo de instalaciones me siento estafado, robado, impotente. Las autoridades de estos parques lo permiten he incluso les alquilan espacios para sus actividades en el zoológico de 26 hay mas revendedores que animales el parque del zoológico de 26 se lo han arrendado a cuentapropistas y 5 minutos en el tiovivo cuesta 5 pesos el mismo tiovivo que siempre ha estado lo único que le han puesto un muñeco inflable, muchos de estos aparatos son inventados y ofrecen muy poca o ninguna seguridad para nuestros hijos, los hay con cables de 220VL con lavas de nailon como aislante.
Estuve en el zoológico nacional en la entrada es agobiante la cantidad de revendedores que hay muchas de las cosas que venden son compradas en la misma instalación de estos parque y cuando se agotan son revendidas en estas mismas instalaciones hay policías cuidando la cola, le pregunte al policía que por que permiten este tipo de ilegalidades como el acaparamiento actividad económica ilícita especulación todas estas actividades están vigentes en el código penal el agente me respondió lo mío es cuidar la cola.
En el parque de la Maestranza hace días fui y para mi sorpresa no había ningún revendedor de los que para entrar al parque hay que caminar en puntillas de pies para no pisar sus sabanas llenas de artículos para revender, me dijo una empleada del parque que es que habían inspectores poniendo multas, cuando me fui del parque estaba lleno de revendedores, y la unidad de la policía está a menos de 150 metros del parque, lo más triste es que es de conocimiento de la policía, la fiscalía, el gobierno, el partido, en fin de todas las organizaciones del país, porque todos tenemos hijos, nietos, sobrinos el que no lo ve es porque no quiere verlo, y no se hace nada , es una lástima que usen a nuestros hijos que son los que sufren, les pido de favor que hagan programas que pongan al descubierto a este tipo de personas que sin escrúpulos afectan a la sociedad. El estado cubano ha hecho un esfuerzo muy grande para que los niños cubanos disfruten sus vacaciones en unas instalaciones excelentes y seguras y que sean usadas por estas personas para estos fines muchas gracias por su atención.
Responder