Animales pa´ su corral

Los animales sueltos o amarrados a la orilla de carreteras y caminos son una de las principales causas de accidentes de tránsito. Holguín implementa medidas para contrarrestar esta problemática

Cada mañana, José lleva a la vaca Valentina al potrero que tiene destinado para su pastoreo. En la tarde acostumbra amarrarla en el talud de la carretera de frente a su casa, "porque esa yerba es mejor, tiene más nutrientes".

Un día la soga, que ata a Valentina, quedó floja. Ella, sin dudarlo, fue a pasear cuando el sol ya se perdía en el horizonte, por lo que Ismael, el chofer de una camioneta de transporte de pasajeros apenas tuvo tiempo de esquivar el animal y en la maniobra, para evitar un desastre, perdió el control del vehículo y …

Al estruendo José chequeó rápido: Tina ok, pasajeros y conductor del carro algunos rasguños y el susto. Suspiró aliviado. Su imprudencia no había provocado mayores problemas. Contrario a lo que le sucedió a Carlitos días después, cuando iba a toda prisa en su “lambada” por la carretera turística vía a Guardalava y chocó con un "Tur", cuyo chofer no vio al joven ni a su carretón en la oscuridad de la noche. Carlitos andaba sin ninguna luz que advirtiera su presencia en la vía.

Estos son dos de los casos más proclives de provocar percances con consecuencias mortales en los caminos. Justamente, los medios de tracción animal, como el de Carlitos, intervinieron en varios hechos durante el 2017.

Infografía accidentes carretones

La estadística anual de la cantidad de fallecidos y lesionados por accidentes de tránsito, en su mayoría prevenibles, bastaría para generar la conciencia y responsabilidad social necesarias en una problemática que figura entre las cinco primeras causas de mortalidad en el país.

Sin embargo, no resulta suficiente hacer público cada año un balance de cuántas vidas se han perdido por negligencia en las carreteras, para lograr una mayor cautela y respeto a las leyes establecidas, con el fin de andar seguros en la vía.

Aunque suene algo "trillado", de tanto repetirse, el refranero popular no parece equivocarse cuando refiere que estos tipos de sucesos: "no son ni tan accidentales, ni tan inevitables", pues en la mayoría de los casos lo que falta es, precisamente, precaución. Según datos de la Comisión Provincial de Seguridad Vial en el año 2017 hubo un incremento en el número de fallecidos y lesionados, con 81 y 677, respectivamente, con respecto 2016.

Una de las causas que alarma persistentemente a las autoridades, no solo del territorio, sino también del país, es la cantidad de animales que transitan, pastorean o se alimentan en y alrededor de las vías. Situación que generó 20 hechos, declarados como atropello animal.

recogida de animales

Para evitar situaciones como esas que pueden desencadenar otras catástrofes de impredecibles consecuencias, la Delegación del Ministerio de la Agricultura en Holguín destinó una carreta con un tractor New Holland y mil litros de petróleo mensual para la recogida de animales que se encuentren sueltos o amarrados en las fajas de las carreteras y caminos, los que son llevados a los corrales depósito habilitados en cada municipio para tales menesteres.

Animales en la jaula

Al respecto, José Medina Zaldívar, jefe del Departamento de Genética y Registro Pecuario en el territorio, explicó que como principal medida para erradicar el problema por constituir "una indisciplina social que atenta contra la vida de personas y la economía nacional", a partir de enero de 2017 se decidió destinar una jaula a tiempo completo con un inspector, quien apoyado por un motorista de Tránsito va hacia los lugares donde hay animales para su recogida, amparado en los decretos y regulaciones, en los que se establece que “cuando el pastoreo sea en la carretera o faja de la vía se aplica 500 pesos de multa y el decomiso del animal”.

Y también, con el respaldo de la legislación 109 de Código de Seguridad Vial, en el Capítulo IV, referida a la protección y defensa de las vías que identifica como “prohibido conducir ganado a pastar o refrescar y permitir su permanencia en la faja de emplazamiento de la vía”.

SOS, animales en la vía

Aún cuando dos leyes prohíben la presencia de animales en la vía sueltos o amarrados es frecuente el incumplimiento de las mismas, así lo comprobó un equipo de reporteros de ¡ahora!

Este equipo de reporteros acompañó en dos tardes noche al inspector integral del Centro de Control Pecuario, Raúl Columbié Batista, quien con su grupo especializado y miembros de la Policía motorizada tenían la misión de recorrer dos trayectos importantes y de los de mayor incidencia en esta problemática: la carretera vía a Mayarí y el tramo de la Carretera Central desde el Trébol hasta el puente cercano a Cacocum.

Durante esas jornadas se embargaron siete equinos y dos chivas; además de advertir a otros negligentes. Solo dos caballos tenían a su lado al propietario, los otros estaban sueltos o amarrados a la vera del camino y sin la presencia del dueño, poseedor o tenedor.

Animales en la vía

"La mayoría de estos animales son de bajo costo, rara vez el responsable de un ejemplar de 18 mil o 20 mil pesos lo deja sin protección, al contrario lo mantiene en un potrero bajo celoso control", comentó Columbié.

Explicó que en este año han decomisado más de 20 animales por la misma razón. “Hacer entender al infractor sobre su falta no lo hacemos solo con confiscarle el animal, sino explicándole las consecuencias de sus actos y lo que establece la Ley. No obstante, no pocas veces hemos afrontado difíciles momentos".

Para Columbié es preferible no encontrar ningún tipo de ganado suelto, pues asegura que prefiere realizar los recorridos y ver las líneas de asfalto limpias sin posibles detonantes de sucesos fatales. "La senda es todo aquello hasta donde haya una cerca que la delimite, puede ser 50 metros adentro, que si no hay una valla de contención, es vía, y ahí no puede haber animales", aclaró.


recogida de animales

Sin embargo, Arsenio no tuvo en cuenta este detalle bien definido para los propietarios de ganado mayor o menor. Dejó su potro suelto a unos 200 metros de la carretera a Mayarí, con un tráfico permanente de cualquier tipo de vehículo terrestre. En una orilla el potrillo fue enlazado y enjaulado; al rato llegó Arsenio, quien había sido alertado en una ocasión anterior sobre las consecuencias de su acto negligente.

Alcides, vecino de La Niña, después de bañar su yegua la llevó a pastar cerca de la Circunvalación, al lado de la carretera que pasa por Tránsito y conduce al Mirador de Mayabe, "porque le hacía camino a casa". Al ser cogido in fraganti admite que está consciente de su contravención; no obstante, solicita le dejen ir porque “es la primera vez”. Así sucede siempre, aunque algunos reaccionan más impulsivos.

"Antes con la 302- explica Columbié- se les hacía una advertencia a los propietarios infractores, pero ya no. Ahora se procede a la imposición de la multa y la confiscación. La ley lo dice claramente, está vedado la presencia de animales en la carretera, caminos adyacentes, vecinales, sin asfalto, en áreas militares, aeródromos, aeropuertos, áreas recreativas, educativas, de todo tipo.

Desde la puesta en funcionamiento a tiempo a completo de la jaula ha disminuido la incidencia de accidentes por esta causa, aunque hay tramos que continúan con índices preocupantes, como la Carretera Central, la de Guardalavaca, Antilla, Tacajó, Gibara y Velasco.

Infografías multas decomisos

El Teniente Coronel Yunier de la Rosa Hernández, jefe de la Dirección Nacional de Tránsito, en el balance de la Comisión Provincial de Seguridad Vial en Holguín, habló sobre la envergadura de la accidentalidad como un fenómeno que engloba desde la pérdida de vidas inocentes hasta su repercusión en la economía y la sociedad. "Cada año en el país se reportan entre 600 y 700 muertes en las carreteras y más de mil lesionados por esta causa”.


La investigación realizada demostró, que no basta con el decomiso de los animales como medida principal, que realmente lo necesario es educar a la población, extender el accionar de las Comisiones de Seguridad Vial a donde está realmente el problema.


Hoy analizamos uno de los factores que más inciden en la accidentalidad en la provincia, pero también existen otros como no respetar el derecho de vía ni prestar el debido control al vehículo; circular con desperfectos técnicos o a exceso de velocidad, así como bajo los efectos de bebidas alcohólicas.


Cuidemos la vida, la tuya y la del otro, para que no ocurran fatalidades, de las que realmente, cabe preguntarnos: ¿son realmente accidentales?

Animales pa´ su corral

La investigación demuestra que no basta con el decomiso de los animales como medida principal, que realmente lo necesario es educar a la población.

Créditos:


Periodista: Luly Legrá Pichs

Fotografía: Carlos Rafael y Torralbas

Infografías: Torralbas

Video: Equipo Multimedia

Desarrolladora web: Yeni Nogueira

Edición: Edilberto Carmona